En la tarde de hoy se procederá, pese al escándalo de los últimos días, a elegir el destino de la FIFA por los próximos cuatro años. Los candidatos: su actual presidente, Joseph Blatter y el príncipe jordano Alí bin Hussein.

 Uruguay anunció, a viva voz, que no votaría a Blatter! Brasil se volvió y el resto de CSF optó por votar al suizo más allá de las denuncias de corrupción, arrestos y pedidos de extradición formulados por el FBI.

A Uruguay le vino un ataque de moral ante los hechos de pública notoriedad en una actitud que da vergüenza ajena.

La dirigencia uruguaya olvidó que votó, más de una vez, a uno de los corruptos apresados, para que permaneciera al mando de la AUF durante 9 años!

Si Uruguay está en contra de algo que sea de la elección en sí, dadas las circunstancias y proceda como Brasil, retirando su delegación absteniéndose de votar.

Luego no vayamos a quejarnos por alguna “represalia” encubierta. La CSF dijo que votaría en bloque al actual presidente y los únicos que hoy no vamos a hacerlo somos los uruguayos.

Blatter será un inescrupuloso pero me temo que su rival para la elección de hoy, el príncipe jordano Alí, que no necesita ser corrupto para nadar en dólares, puede llevar a la FIFA a un caos sin precedentes.

Y si de algo puedo estar seguro, es que a esta parte del mundo Alí la olvidará por completo.

Pensemos que si nuestro gran aliado y defensor de los derechos de las asociaciones de la Conmebol -en caso que gane el jordano- va a ser Maradona estamos en el horno!

Sinceramente prefiero que gane Blatter, que en una de esas cae preso o se siente en la obligación moral de ceder el trono rápidamente y ahí si, en una nueva elección y con otros candidatos, barajar y dar de nuevo.

Anuncios