Buscar

@En1buena

Lo demás es puro cuento

mes

julio 2015

LEY DEL OFFSIDE (según pasan los años)

Recordaremos por siempre los goles de Suárez contra Inglaterra que nos valieron el triunfo en Brasil 2014.

El segundo nació tras un saque de Muslera que Gerrard procuró rechazar y no hizo más que habilitar a Suárez que estaba por delante del penúltimo defensor.

Es verdad que cuando nació la jugada -al patear Muslera- Suárez estaba habilitado, pero supongamos que no lo estaba y que llegamos al cabezaso de Gerrard tal como se ve en la foto -con Suárez adelantado-. Qué pasaría?

Gerrard habilitó a Suárez.jpg Imagen principalHOY ESA JUGADA SERÍA ANULADA!

Sucede que cambió la regla. Actualmente, un rechazo involuntario (sin intención) del defensor no habilita al atacante que se encuentra por delante del penúltimo defensor.

Al momento de aquél partido contra Inglaterra cualquier toque del balón de un defensor, sin importar la forma, habilitaba al rival.

Hoy debe haber un acto «deliberado» por parte del defensor para que el atacante, adelantado, pueda sacar «ventaja» de su posición. Ello se traduce en una toma de decisión o control del balón EFECTIVA!

Fonseca en offsideEl anterior cambio significativo a la regla del offside ocurrió en 1992.

Analicemos una jugada que tuvo a Uruguay como protagonista para ver cuál fue el cambio. En 1990 el gol de Fonseca contra Corea, en la hora, nos permitió ganar 1-0 y así pasar a octavos de final.

En ese momento la regla indicaba que EL ATACANTE DEBÍA ESTAR POR DETRÁS DEL PENÚLTIMO DEFENSOR.

Pues bien, cuando Domínguez levantó el centro en esa ultima jugada la posición de Fonseca no dejaba dudas, estaba en offside!

La regla actual indica que el atacante estará habilitado si se encuentra «en la misma línea» que el penúltimo defensor.

Aquella jugada, traída al tiempo actual, habilitaría a Fonseca ya que el pie del coreano lo dejaría en la misma línea.

Tengamos en cuenta que ni antes, ni ahora, se deben considerar los brazos a los efectos de analizar la posición del atacante.

POSICIÓN DEL JUEZ ASISTENTE DURANTE EL ENCUENTRO

Algunos dicen «el línea no puede cobrar (un gol) desde un lugar donde no pueda ver la línea final». Eso es un error!, el línea debe cobrar desde el lugar donde la jugada le exija estar.

LíneaY ello es con el penúltimo defensor -sin importar su condición-.

SALVO EN UN CÓRNER O UN PENAL LOS LÍNEAS JAMÁS ESTÁN SOBRE LA LÍNEA DE GOL.

¿Por qué? Porque el reglamento le exige estar SIEMPRE con el penúltimo defensor, así sean dos jugadores de campo.

¿Y por qué en un córner o penal sí están sobre la línea final? Porque junto con el lateral y el saque de arco son las únicas jugadas donde no hay offside y, por lo tanto, no tienen que controlar la posición del atacante.

¿Qué pasa si el penúltimo defensor está en su cancha, pero cerca del círculo central, y en la media luna está el último defensor con uno o más atacantes?

SU REFERENCIA EN EL PARTIDO ES EL PENÚLTIMO DEFENSOR Y ANTE ESTE DEBERÁ ESTAR PARADO, ASÍ ESTÉ A UN PASO DE LA MITAD DE LA CANCHA Y ESTÉ TODO EL EQUIPO RIVAL POR DELANTE.

FOUL – PENAL

No todo contacto es foul y tampoco toda acción de juego, donde no hay contacto, no puede ser pasible de sanción. Ello es así tanto dentro como fuera del área.

La Regla 12 indica que el hecho de jugar de forma peligrosa no implica necesariamente el contacto físico entre los jugadores. Si un jugador pone en riesgo el físico del adversario, aunque no lo toque, genera una infracción al reglamento que debe ser penalizada.

La norma toma en cuenta y castiga una acción que pudiera llegar a causar daño en el rival o a uno mismo; por eso, el trancar con la cabeza, que a todos nos gusta como acto de rebeldía, es penado con un tiro libre indirecto para el rival.

Muchas veces el público en general –incluido gran parte del periodismo- hace una diferenciación que el reglamento no prevé, según el lugar de la cancha donde ocurre determinada acción de juego.

Por eso digo que:

Si ante el más mínimo contacto en el área se pretende cobrar penal –como muchos piden cuando ello sucede-, ante el más mínimo contacto en el centro del campo se debería cobrar foul. Y sabemos que ello no es así.

Y si ante el más mínimo CONTACTO CON LAS PIERNAS en el área se considera y cobra penal, la lógica indicaría que ante el más mínimo contacto con el resto del cuerpo también debería cobrarse. Ello tampoco ocurre, ni es así.

 

FucileTampoco el reglamento prevé que un jugador tenga que andar a los saltos para evitar el golpe de un rival. Por lo tanto, LA TAN ESCUCHADA FRASE “FUE A LA PELOTA” DEBE SER ERRADICADA.

Un ejemplo claro encontramos en la incidencia que derivó en la infracción cometida por Jorge Fucile ante Alexis Sánchez en los 4tos de final de la Copa América de Chile 2015.

Varios dijeron que por el hecho de “ir a la pelota e impactar primero en ella” ni siquiera debió cobrarse infracción, lo cual es un error.

Tampoco comparto que haya sido una jugada de roja directa, ya que no hubo intención deliberada de golpear.

Considero que en esa jugada el árbitro aplicó perfectamente el reglamento por cuanto prevé que es infracción el hecho de disputar un balón “de manera imprudente, temeraria o con el uso de una fuerza excesiva que puede poner en riesgo el físico del adversario”.

La propia regla 12 nos dice qué debemos entender por temeraria: «significa que el jugador realiza la acción sin tener en cuenta el riesgo o las consecuencias para su adversario”. Y agrega que cuando el futbolista «juega de forma temeraria es necesario amonestar».

También define el uso de fuerza excesiva para casos en que «el jugador se ha excedido en la fuerza empleada y corre el riesgo de lesionar o lesiona a su adversario». En ésos casos prevé que sea expulsado del terreno de juego.

En lo personal entendí pues justificada la decisión del árbitro en aquella incidencia. La acción de Fucile fue temeraria mas no hizo uso de una fuerza excesiva con riesgo para el físico del adversario; de ahí que haya correspondido tarjeta amarilla y no roja directa.

HANDS (MANO) DENTRO DEL ÁREA

¿EN QUÉ CASOS DEBE COBRARSE PENAL?

Es un tema recurrente la discusión respecto a la situación de juego donde la pelota impacta en la mano o brazo de un jugador de campo, que se encuentra defendiendo dentro de su área.

Si efectivamente existe contacto de la pelota con alguna de ésas partes del cuerpo debemos pasar a valorar con qué intención lo hizo, responsabilidad que corresponde exclusivamente al árbitro. Ello por cuanto el reglamento prevé que se cobre tiro libre directo si un jugador toca deliberadamente el balón con las manos. Tiro libre directo que, dentro del área, es penal.

Entonces se presentan distintas hipótesis:

Si el brazo está contra el cuerpo y la pelota impacta en él, o en la mano, no debe cobrarse infracción por cuanto no existe esa acción deliberada o intencional.

Si el brazo está separado pero se trata de una jugada rápida o un impacto violento (por ejemplo a poca distancia) que hace imposible que el defensor pueda llegar a encoger su brazo para pegarlo al cuerpo, tampoco debería cobrarse infracción pues seguirá faltando la intención.

¿CUÁNDO ENTONCES DEBE COBRARSE INFRACCIÓN POR MANO DENTRO DEL ÁREA?

Mano Suárez Ghana 11) Cuando deliberadamente se toca la pelota con la mano o se extiende el brazo para interceptar la trayectoria del balón.

2) Cuando se realiza una acción o movimiento imprudente del cuerpo que lleva a un movimiento innecesario o evitable. Por ejemplo:

Ejemplo 2 b manos arriba tiro librea) si me tiro a barrer y la pelota toca en la mano o brazo -así sea por casualidad-;

b) si en un tiro libre salto con el brazo arriba o procuro taparme la cara con las manos separadas del cuerpo;Ejemplo 2 c. Mano Brasil jpg

c) si salto a defender con los brazos arriba.

Acciones como estas son evitables en el juego. Se puede jugar, correr, saltar, todo sin necesidad de cometer esos actos deliberados e imprudentes.

Esas acciones son sinónimos de “ampliar el radio de acción”. Frase que en Uruguay empezó a escucharse hace poco y, sin embargo, hace décadas se instruye a los árbitros con esa directiva.

En los ejemplos que vimos sería:

a) una acción de marca “normal” prevé que un defensor corra al atacante que lleva el balón con intención de quitárselo de pie y con el pie. Si se tira a barrer de atrás estará ampliando su radio de acción por lo que si por casualidad la pelota rebota en su brazo o mano debe cobrarse penal.

b) y c) en un tiro libre es imposible saltar sin los brazos al costado pero totalmente innecesario hacerlo con ellos arriba o separados del cuerpo. Si es así, el defensor estará abarcando más superficie de lo que la jugada “normal” requiere.

Finalmente una consideración personal ya que no he leído ni escuchado instrucción de la FIFA en este sentido.

3) Si se saca ventaja deportiva de una acción, donde la pelota impacta en la mano -o brazo- dentro del área, también entiendo debe cobrarse penal. Sería cuando un jugador, sin importar la intención, frena la trayectoria de una pelota que tenía, inevitablemente, destino de gol.

Recordamos todos la jugada de Suárez contra Ghana o el gol que evitó un defensor español contra Uruguay en el primer partido de Italia 90’ ante un cabezazo del pepe Herrera. Ambos en la línea y en acciones deliberadas.

Pero pensemos en un defensor que está en la línea, con los brazos apenas separados del cuerpo y al que, sin intención, la pelota le impacta en una de esas zonas evitando el gol. Allí entiendo debería cobrarse penal por sacar una ventaja deportiva con una parte del cuerpo cuyo “uso” está prohibido en el juego.

Mano de Sebastián FernándezEs lo mismo que ocurrió con el gol marcado por Sebastián Fernández en el clásico del 09.11.15 (Nacional 2-Peñarol 1).

Si vamos a la letra fría del reglamento, el jugador quizás no haya tenido intención deliberada de impulsar la pelota con la mano. Lo que sí no cabe dudas es que: la pelota dio en la mano y con ella se marcó el gol sacando una ventaja deportiva con una parte del cuerpo que el reglamento prevé no se puede utilizar para impactar la pelota.

ESTE SOY YO

Hola! Gracias por ingresar.

Te contaré quién está detrás de @En1buena y cómo nace mi pasión por el deporte.

Nací en 1975 soy abogado y periodista deportivo. Viví una infancia feliz donde no existían soldaditos, puzzles, play móvil ni otros juguetes; lo único que yo quería era correr atrás de una pelota.

El niño fue creciendo y en el liceo era el encargado de confeccionar, con papel y cinta adhesiva, la mejor pelota posible para que unos 100 alumnos corrieran tras ella en la previa al ingreso a clases.

Era tal la pasión por la celeste y los clubes de mi país que en «los clásicos» que allí se jugaban solía hacerlo un tiempo de cada lado. Así tienen un adelanto de lo que es mi relación con los grandes. Sepan entonces cuando lean una crítica hacia SU equipo que no soy de su tradicional rival!

Mi otra gran pasión, la Formula 1, nació a los dos o tres años cuando mi padre advirtió la atención que me despertaba ver y escuchar esos autos correr. Lo que él comenzó hace tantos años se convirtió en una sana costumbre que lleva a que por nada del mundo me pierda una carrera.

Pero el deporte va más allá de esas dos ramas y mi pasión también.

En épocas donde no existía Internet con un Google donde hurgar y aprender sobre deportes, aguardaba ansioso la llegada de la revista «El Gráfico» que religiosamente, todos los martes, mi padre traía a casa.

Así fui nutriéndome y tomándole el gusto al deporte en general. Casi sin darme cuenta iba aprendiendo la historia de la mayoría de ellos, sus reglas y principales referentes.

Me recibí de abogado y trato de subsistir ejerciendo como tal pero mi gran pasión me llevó a cumplir con una formalidad, recibirme de periodista deportivo egresando del IPEP con la máxima calificación en el año 2002.

Siempre me gustó hablar de deportes en cualquier ámbito: cumpleaños, reuniones, comidas, cualquier ocasión era válida para ir enloqueciendo a los destinatarios de las “alocuciones”, mis amigos.

Estadísticas, acontecimientos pasados, recrear situaciones o anécdotas -así uno no las haya vivido sino leído- eran y son, parte de esas reuniones.

Luego comencé a plasmar mis opiniones por escrito para que algún familiar o más entrañable amigo hiciera el cumplido de decirme “te quedó bien”.

La primera fue una breve reseña ante la muerte de Ayrton Senna a través de una máquina de escribir (Remington).

Luego con Internet llegó el mail y así resultó más fácil tener un interlocutor para intercambiar opiniones o dar puntos de vista.

Muchas de esas opiniones empecé a guardarlas y las terminé transformando en algún “artículo”. Algunos se perdieron, otros los iré colgando por aquí tal como fueron escritos en su momento.

Así, ante cada acontecimiento deportivo de relevancia aprovechaba para escribir alguna cosa; muchas fueron a modo de terapia ante algún traspié o hecho “indignante” motivo por el cual difícilmente pueda subirlo acá.

Todo eso hasta que llegó Twitter! Mis amigos felices porque ya no son ellos solos los que me padecen sino todos ustedes que están del otro lado.

Sepan ustedes que me permiten hacer algo que me apasiona. Sigo jugando a ser periodista, ejercito la memoria, me divierto y puedo hacer algo que no tiene precio, dar libremente mis opiniones retroalimentándome con las de ustedes.

A todos los que están del otro lado, gracias!

MI RELACIÓN CON URUGUAY Y «LOS GRANDES»

Muchas veces me preguntan ¿“cómo puede ser que no seas de ningún cuadro”?

La respuesta es siempre la misma…“estás equivocado, si bien mi pasión y admiración incondicional es por la selección nacional, me siento orgulloso de SER DE TODOS LOS CUADROS”

Padre de Nacional, tío de Peñarol, desde muy chico me llevaron a ver a uno u otro sin obligarme a ser de uno en particular. Así, no me identificaba con ninguno sino que festejaba y me alegraba por los dos. Y con ambos, siempre, íbamos a ver a Uruguay.

Llegó la década del 80’ y ya con 5 años disfruté de una época gloriosa para el fútbol de mi país: Peñarol ganó la Copa Libertadores en 1982 y 87; Nacional en 1980 y 88, se ganaron las Copas Intercontinentales del 80, 82 y 88, la Interamericana y Recopa del 1989. Ufff!!

Pude ver a Uruguay ganar la Copa Oro de campeones del mundo en (1980/81) y las Copas América de 1983 y 87. Lo vi en otra final continental en 1989 y clasificar a los mundiales de México 86 e Italia 90.

Siempre iba al Centerario a ver a Uruguay, como hasta hoy, justamente en una década donde de locales la selección sólo perdió un partido (Perú en 1981); claro que ése partido costó caro, la eliminación de España 82.

Así me acostumbre a ver ganar siempre a mis clubes y mi selección. Recién en México 86, al perder ampliamente con Dinamarca y quedar eliminados con Argentina, me di cuenta que perder era algo que también podía pasar.

Lamentablemente en los 90’ la realidad cambió. La selección comenzó a transitar caminos difíciles y los clubes uruguayos nunca más ganaron nada; de hecho, desde entonces y hasta el presente (26 años) llegaron a 4 finales continentales y las perdieron todas.

Me aburrí de criticar todo y desilusionarme día a día si no se lograba ser campeón. Ello hasta que con la selección, a partir de 2010, volví a cambiar mi pensamiento.

Si bien siempre la selección fue una isla y siguió definiendo a nivel de Copas América: campeones 1995 y 2011, segundos en 1989 y 1999, terceros en 2004 y cuartos en 2001 y 2007, igual yo no me conformaba y la criticaba por no clasificar a los mundiales, no jugar bien, etc, etc.

Todo por un EXITISMO INJUSTIFICADO BASADO EN LO QUE FUISTE Y NO YA EN LO QUE SOS.

Ahora si estás del otro lado ya sabés que mi sangre es celeste, está formada por cinco colores y que quiero lo mejor para TU club.

Siempre me emocioné y acompañé a mi selección pero cuando TU equipo, que también es el mio, definió o define algo, podés tener la certeza que allí estuve y estaré: Nacional 2009, River Plate en la Sudamericana del mismo año, Peñarol en 2011 y Defensor en 2014; en todas ésas instancias definitorias estuve en el Estadio acompañando y vivando por los clubes de mi país.

Eso si, al fútbol uruguayo no voy! Considero que la grandeza de nuestros grandes se ha hecho puertas afuera.

FUI SOCIO DE PEÑAROL Y NACIONAL, FUI A ALENTAR A SUS “BARRAS” OCASIONALMENTE CON LA MISMA PASIÓN.

FUI A LA COPA AMÉRICA de 1995 CON CAMISETA DE NACIONAL (de un amigo que jugaba en inferiores), GORRO DE PEÑAROL Y ENVUELTO CON BANDERA DE URUGUAY

Considero que el fútbol de mi país ha sido generoso conmigo. Vi cosas que otros amantes del fútbol de otros países jamás vieron; tuve el privilegio de estar presente y ver en vivo a Uruguay campeón de América tanto en mi país (95’) como en el exterior (Bs.As.2011) y cumplí el sueño de ver (in situ) a la celeste en un mundial en uno de los partidos más memorables de su historia reciente (&ING 2014).

Puedo morir tranquilo, pedir más sería ser desagradecido; de todas formas, me gustaría morir más tranquilo y volver a ver algún día a los «grandes» de mi país otra vez campeones continentales.

LA COPA AMÉRiCA EN CONSTANTE DESPRESTIGIO

Son varios los elementos por los cuales se puede afirmar que la Copa América, edición tras edición, va perdiendo el prestigio que alguna vez la llevó a ser considerada el evento más importante de selecciones luego de un mundial; de hecho, por 14 años se desarrolló sin que existiera la citada contienda.

I. En primer lugar se trató de un evento exclusivo de la Confederación SUDAMERICANA de Fútbol; de nadie más. Siempre estuvo -y está- regulado por su ente madre, la Conmebol.

Producto del dinero y la corrupción llegó México. Suena fuerte pero no lo digo yo, lo acaba de decir el FBI dando cuenta que los manejos turbios por los cuales se pidió el procesamiento de varios dirigentes de FIFA -la mayoría de Concacaf y Conmebol- datan de 1991.

Da la casualidad que los dirigentes de aquella época decidieron dar ingreso a México a la Copa América de selecciones, en el año 1993 y posteriormente invitar a sus equipos a la Copa Libertadores, a partir de 1997.

Ello, sin tener en cuenta el papelón que significó invitar a Japón en 1999. Sí, una Copa América con Japón!

Si la explicación de que esté participando México es el dinero o cantidad de televidentes, inviten a China o la India que seguro les será más redituable.

Por si fuera poco, los mexicanos se burlan del torneo mandando equipos de segunda categoría para luego ir a jugar la impresentable Copa Oro; un triangular que siempre definen EEUU, México y la “potencia” de turno, actualmente, Costa Rica.

II. En los últimos años tuvimos otros elementos dignos de la época romana que llevaron, por ejemplo, a que algún país poderoso del continente renunciara a participar.

Por supuesto riesgo de amenaza terrorista la selección Argentina decidió no concurrir a la edición de 2001 en Colombia. Podemos pensar que eso pasó hace un siglo pero no, fue hace nada más que 14 años!

III. Otra payasada que ya es hora de ir cambiando y que ha beneficiado a casi todos los que participan es el “Calendario fácil para el local”.

Digo que benefició a casi todos ya que, con el actual formato iniciado en 1993 y hasta esta edición, falta Brasil para que “se complete la vuelta” y todos los sudamericanos hayan organizado el evento desde entonces. Y en todos los casos se repite la constante:

a) evitar, salvo una catástrofe, a Argentina y Brasil no sólo en 1ra ronda sino en cuartos de final;

b) tener a Bolivia o Venezuela como “el fácil” del Grupo;

c) ello sumado a tener más descanso en todos los partidos hasta una hipotética final.

IV. Impresentable sistema de clasificación. ¿Hasta cuándo seguirán clasificando los dos mejores terceros? Mientras la FIFA eliminó en 1998 este absurdo mecanismo en América seguimos dando lugar a la especulación y suspicacia.

No sólo carece de seriedad hacer clasificar a los terceros sino que, además y para hacerlo completo, se juegan los últimos partidos de cada serie en distintos días y horarios, es decir, con resultados vistos.

¿Quieren que clasifiquen dos terceros? Pues bien, hagan jugar los seis partidos de la última fecha TODOS a la misma hora.

Porque no me vayan a decir que lo arreglamos invitando más países de la Concacaf para llegar a 16 y así permitir que sólo clasifiquen los dos primeros.

NO! La Copa América es el nombre de un torneo que fue, y debe ser, exclusivamente para países sudamericanos.

V. Descreimiento hacia todo lo que sea la autoridad, empezando, lógicamente por el arbitraje. En este continente los árbitros padecen las faltas de respeto más grandes que se puedan concebir: empujones, ademanes e insultos además de las ya clásicas y hasta insoportables protestas por absolutamente todo.

A modo de ejemplo tenemos el «empujón» de Cavani al juez de línea en el partido contra Chile. El uruguayo entendió que éste se había equivocado y no tuvo mejor idea que ir a pecharlo! Poco importa ya si la infracción estuvo bien cobrada o no, hay que partir de una premisa, el respeto a la autoridad.

SI POR UNA PROTESTA NO TE DAN VUELTA UN FALLO, MUCHO MENOS POR INCREPAR O GOLPEAR A UN ÁRBITRO

Esto sólo se va a terminar cuando la FIFA mandate a los árbitros a actuar de manera intransigente en el sentido de que, ante la más mínima protesta se proceda a amonestar y ante el más mínimo roce, ademán o insulto, se expulse.

ALCANZA CON PONER EL EJEMPLO DEL RUGBY, deporte “violento” por naturaleza donde los jugadores saben de antemano que, en el acierto o en el error, “EL ÁRBITRO SIEMPRE TIENE RAZÓN”.

A nadie se le ocurre increpar, menos aún empujar a un árbitro; ¿por qué?, porque las sanciones son tremendas! Como las de Luis Suárez en Brasil, todas!

VI. Le demostramos al mundo que nuestros deportistas son físicamente inferiores a los de otras partes del mundo. POR ELLO, EN CUARTOS Y SEMIFINALES HEMOS ELIMINADO LOS ALARGUES. Algo inconcebible!

Para la final sí, para dos fases previas no. Si le quieren encontrar una explicación lógica no la van a encontrar.

Ya saben qué opino sobre los alargues. No viene al caso repetirlo sino marcar la contradicción dentro del mismo torneo.

VII. Si de contradicciones hablamos tenemos esta perla. LA CONMEBOL NO ACTÚA DE OFICIO! LO HACE SÓLO A INSTANCIA DE PARTE! 

Si bien la  Conmebol está subordinada a la FIFA y esta actúa de oficio parece que aquella, a través de su reglamentación y órganos competentes, ha decidido no hacerlo salvo denuncia de parte.

Significa que si Luis Suárez mordía en la Copa América, salvo que el damnificado hubiera denunciado, no habría existido sanción. Un disparate!

Otra… cuando se expulsó a Neymar tras el partido con Colombia las primeras informaciones que llegaron indicaban que los 4 partidos de sanción (roja directa más agresión) debían ser cumplidos en competencias de Conmebol (Copa América) y no en las próximas eliminatorias como sí se dijo, inmediatamente, que debía hacer Cavani por doble amarilla y expulsión que sufrió contra Chile.

Algo que era absurdo y violatorio del principio de igualdad fue corregido a las pocas horas; tanto como la sanción a Jara que inicialmente fue de tres partidos, comunicada “de parado” ante algunos periodistas por un boliviano que no sabía ni dónde estaba parado quien afirmó, rotundamente, que LA SANCIÓN ERA INAPELABLE. Pues bien, a los cinco días la pena pasó de 3 a 2 partidos.

En fin, hasta aquí algunas de las cosas que en pocos minutos se pueden escribir sobre el desprestigio que edición tras edición va perdiendo la Copa América; un torneo que otrora fue ejemplo para todo el mundo.

EL GOL DE VISITANTE

EN QUÉ CONSISTE LA REGLA Y CÓMO PODRÍA MEJORARSE

Hace años que en varias competencias internacionales se juega con este sistema y muchos siguen aún sin entender en qué consiste.

Suele decirse, erróneamente, que el gol de visitante vale doble y eso no es así. Por ejemplo…

Si un equipo gana de visitante 0-2 y luego pierde de local 5-6 con el razonamiento de que “vale doble el gol de visitante” ése equipo quedaría eliminado (9-12). Sin embargo, la realidad indica que clasificó (7-6). ¿Por qué?

Porque la regla del gol de visitante implica que: 1) en caso de igualdad en puntos y 2) goles, clasificará 3) quien haya hecho más goles de visitante.

En lo personal lo considero un sistema justo que hace más interesante la competición premiando, generalmente, al que más trabaja por hacer goles.

De todas formas SE PODRÍAN HACER ALGUNAS MODIFICACIONES. Por ejemplo:

EN SUDAMÉRICA: Entiendo es un disparate que en la final de los máximos torneos del continente (Copa Libertadores y Sudamericana) no pese el gol de visitante como sucede en el resto de dichos certámenes.

Si no hay desempate en cancha neutral lo lógico es que se mantenga el criterio utilizado durante todo el certamen.

Sin embargo, en caso de igualdad en puntos y goles, en lugar de ir directamente a la definición por penales como ocurre desde 8vos de final hasta la semi final, inclusive, se opta por jugar 30 minutos de alargue en el 2do de los partidos; con un agravante, mientras en la Libertadores el 2do partido final se juega en el país del equipo que tuvo más puntos en la primera fase (merito deportivo), en la Sudamericana el 2o partido es definido A DEDO! (no hay fase previa).

En teoría 30 minutos de alargue sin gol de visitante favorecen al local; en la Libertadores podría ser entendible, en la Sudamericana es una locura.

EN EUROPA. A diferencia de lo que sucede en el continente americano a partir de los octavos de final de sus diferentes torneos, en caso de empate en puntos y goles tras el segundo partido, en lugar de ir directamente a la ejecución desde el punto del penal para definir un ganador, se juegan 30 minutos de alargue.

En los octavos de final se definen los partidos en la cancha del equipo que terminó primero en su serie.

Pero a partir de cuartos de final puede darse el caso que se enfrenten dos primeros o dos segundos con lo cual, se estaría premiando a un equipo por el simple hecho de que el azar lo ubicó como visitante en el segundo juego.

Porque entiéndase bien, la regla del gol de visitante, EN EUROPA, favorece claramente a quien juega de visitante el segundo partido. Veamos por qué con dos ejemplos:

1) Cuartos de final con un 1° de Grupo contra un 2°.

El visitante que llega al alargue tiene 30′ de «ventaja» respecto local que, en teoría, ha sido mejor que el rival en fase regular.

Un gol que convierta el 2º obliga al local (1°) a convertir dos.

*esto también se puede dar en Octavos*

2) Cuartos de final que enfrente a dos 1os o dos 2os.

La situación es peor ya que aquí el visitante en el segundo juego se beneficia del azar. No se toma en cuenta ningún criterio deportivo.

Entonces se me ocurren dos posibilidades:

  1. Eliminarse la regla en los alargues. De forma de que efectivamente quien terminó 1º en el grupo tenga la ventaja de jugar 30’ más, con su gente y sin que un gol rival lo obligue a tener que hacer dos para poder avanzar.
  2. Mantener la regla dándole la opción al equipo mejor ubicado en fase regular de elegir dónde definir. En caso de tratarse de dos 1os o dos 2os se debería tener en cuanta quién terminó mejor la fase regular (tal como por ejemplo se utilizó  en la Copa Libertadores para establecer las localías a partir de 8vos de final).

Blog de WordPress.com.

Subir ↑