Más allá del dolor que causa no haber podido acceder a la final del mundial Sub 20 corresponde, antes que ver las causas y errores atribuibles a nuestra selección, resaltar lo hecho por Venezuela.

Es hora de darle mérito al equipo de Dudamel quien podrá, en pocos meses, hacer algo que ninguna selección en el mundo puede hacer, subir a la mayor de cara a al mundial de Catar, a todo este seleccionado Sub.20.

Porque no hay nada mejor para un entrenador que poder cambiar un plantel entero cuando el que había no reunía las condiciones mínimas de competitividad. Y eso sólo se puede hacer sin presión ni exigencias desmedidas; nada mejor entonces que un país como Venezuela para poder hacerlo.

Al día de hoy restan cuatro partidos para terminar esta eliminatoria y Venezuela ya está eliminado para Rusia 2018. El técnico podrá optar entre rescatar algún jugador de los que ha venido jugando -y “cuidar” a los Sub.20- o darle entrada desde ahora a la base sub campeona juvenil para que comience a adquirir experiencia sabiendo que la eliminación no es producto de su trabajo.

En cualquier caso esta generación tendrá una preparación bárbara de cara a Catar 2022; contará con una base de jugadores de entre 22 y 23 años con una experiencia de 5 a 7 años jugando juntos. No es poca cosa.

Más allá del resultado y los objetivos que puedan llegar a lograr, lo cierto es que es que tendrá una de las mejores bases, en lo que a trabajo y planificación se refiere.

Anuncios