Buscar

@En1buena

Lo demás es puro cuento

Categoría

Basquetbol

Gracias Manu Ginobili!

Emauel Ginobili salió ovacionado y así parece haber puesto fin a su carrera como basquetbolista. Hemos podido disfrutar a un profesional de película, un deportista excepcional.

Por la exigencia que implica la NBA, los años en que se mantuvo en el 1er nivel, el hecho de haber sido campeón italiano, de Europa, de América, Oro olímpico y cuatro veces de la NBA, seguramente estemos ante el mejor deportista argentino de todos los tiempos.

Integra un grupo selecto junto a otros grandes pero rápidamente me nace diferenciarlo de cada uno de ellos.

Juan Manuel Fangio corrió tan solo 52 carreras en 8 años.

Diego Maradona fue una cosa desde 1979 a 1990 y otra bien distinta hasta 1997, cuando se retiró.

Guillermo Vilas fue un fuera de serie en polvo de ladrillo, no así en otras superficies. Que no haya sido número 1 en el ranking para mi es lo de menos; fue un crack.

Yo me atrevo a poner a Ginobili, al menos, a la par de Carlos Monzón con una diferencia; mientras Ginobili siempre jugó contra los mejores en todos los torneos que disputó (en Europa, en la selección o en la NBA) el pugilista mediano muchas veces peleó con los llamados “paquetes” que suele haber en el boxeo.

Más allá de ser o no el mejor deportista argentino lo cierto es que ha sido un placer haber visto a uno de los mejores jugadores FIBA de todos los tiempos. Un fuera de serie!

A CASI 20 AÑOS, CUÁNDO VOLVEREMOS A SER CAMPEONES SUDAMERICANOS DE BASKETBOL?

Mientras que en el fútbol, por cuestiones físicas antes que técnicas, todo es cada vez más parejo, en el básquetbol también por cuestiones físicas, la brecha entre distintas selecciones es cada vez más grande.

El año pasado cuando se le ganó a Brasil en el preolímpico decía: “no vale un campeonato ni clasificación pero lo celebro ya que pocas veces vi a Uruguay por encima de Brasil terminado un partido oficial”.

Es que como ocurrió en el Panamericano de 2007, cuando vencimos a Argentina en un final increíble y obtuvimos la medalla de bronce, no se trató de una victoria más. Vencer a nuestros vecinos cada vez se ha hecho más difícil jueguen con titulares o un equipo alternativo.

Si ellos jugasen siempre con el 100% de su potencial, en estos tiempos sería prácticamente imposible ganarles.

Es por ello que a Uruguay no le queda más que prepararse de la mejor manera, desde lo mental y físico, para cuando ello no suceda sorprender, no perdonarlos y así soñar con el título sudamericano.

Así fue como sucedió en las dos últimas conquistas continentales del seleccionado: 1995 en Montevideo -foto de portada- y 1997 en Venezuela.

Nos consagramos campeones habiendo perdido en ambas ocasiones con Brasil pero venciendo a un seleccionado argentino que no había concurrido con su mayor potencial; no obstante, ellos sí pudieron vencer a los brasileños lo que a la postre nos posibilitó terminar primeros.

Ojalá se pueda imitar un proyecto similar al que se hizo con las selecciones uruguayas de fútbol.

No se puede apostar a la casualidad y así esperar a que aparezca, de un día para el otro, una camada de 12 jugadores con un mediano talento que nos permitan algún día volver a ser campeones.

Hay que apostar a las formativas. Hay que recorrer cada rincón del interior del país. Hay que buscar físicos que sean acordes a las exigencias del básquetbol de hoy para luego darles las herramientas necesarias para convertirlo en un buen jugador.

Es esa la mejor manera de estar preparados para que, en cada oportunidad que las grandes potencias pestañeen, seamos nosotros los que podamos alzarnos con la gloria.

 

 

 

 

LIGA URUGUAYA DE… (UN) BASKETBOL QUE NO LEVANTA

Las finales de la LUB 2014-2015 vienen siendo un resumen lo que es el basquetbol uruguayo actual: mediocre.

Lo triste es que la mediocridad nace de la propia competencia y no necesaria ni exclusivamente de quienes practican el deporte.

La forma de disputa del campeonato es un espanto. A los dirigentes del basket no se les cae una idea, ni siquiera copiada de algún lado, para poder levantar el nivel y mejorar en todo sentido.

Con ver la organización y forma disputa de todos los campeonatos de la FUBB rápidamente nos damos cuenta que Uruguay nunca más, salvo un milagro, podrá soñar con ir a un mundial o JJOO.

Cuando aún peleábamos sudamericanos (lo único que podríamos aspirar a conquistar hoy) al basquetbol en Uruguay se jugaba todo el año; se arrancaba con un torneo invierno, luego el federal y se terminaba con una liguilla (con refuerzos) que solía ser éxito en cuanto a espectáculo y público.

Cuando aún ganábamos sudamericanos se jugaba de 1ra a 4ta, a la vez! Hoy se juega la LUB y el Metro descansa. Así permitieron que gran parte de los que juegan un campeonato, se cambien de camiseta y en pocos días ya estén participando de otro, en otra divisional. De esa forma se vienen tapando y desmotivando a jóvenes jugadores, proyectos, etc.

Antes no se pagaban derechos de televisación. Canal 5 pasaba algunos partidos y a veces Canal 10 transmitía las finales del Federal; y luego sí se comercializaba la Liguilla. Igual había buena concurrencia porque el espectador del basquetbol, mucho o poco, siempre fue fiel al deporte más allá de cómo le podía ir a su club.

La TV pudo ayudar a llevar el basket a todo el país, el proyecto de LUB también, pero la carencia de ideas de la dirigencia desmoronó el sueño en menos de 5 años.

Ya no quedan equipos del interior, la integración es un chiste y todo se reduce, como toda la vida, al Departamento de Montevideo.

Hay un sinfín de cosas que se hacen mal, entre ellas, permitir indiscriminadamente el cambio de extranjeros en los equipos hasta la etapa semifinal del torneo, algo inconcebible!

Sucede que las reglas, disputa de los campeonatos, fechas, todo, absolutamente todo, se vota en Asamblea de clubes. Son ellos pues los responsables y los únicos que pueden ayudar a cambiar esta realidad; ¿qué esperan?

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑