Buscar

@En1buena

Lo demás es puro cuento

Categoría

MOTOR

QEPD JULES BIANCHI

Ha fallecido el piloto Jules Bianchi tras una larga batalla de nueve meses donde su mente ya no estaba, y su cuerpo finalmente decidió ir a boxes. Él y su familia ya pueden tener paz.

Lamentablemente tras 21 años de la última muerte en un GP de Fórmula 1 (Ayrton Senna – GP San Marino 1994) volvimos a chocar con la peor palabra que los amantes del automovilismo podemos encontrar.

Lo que más rabia provoca es la forma en que se sucedieron los acontecimientos que desencadenaron en tamaña desgracia.

Retomo lo escrito aquella madrugada del 5 de octubre de 2014 vía twitter para quizás en 20 años poder repasarlo, acordarme de este joven piloto que hoy nos dejó, y sentir que su muerte no fue en vano.

Podremos tener buenas carreras, algunas aburridas, años monótonos como los recientes, pero hay algo que debe primar por sobre todo, la seguridad.

En los últimos 30 años haber perdido «sólo» 2 vidas en un deporte de alto riesgo había significado un logro enorme.

Es verdad que suena muy fuerte porque hablamos de vidas que se pierden de un momento a otro pero ello es parte del riesgo que todos los pilotos asumen al subirse a un auto de carrera.

Cuando la gente pide espectáculo debe pensar que la vida de un piloto depende del más mínimo detalle y que errores como los que derivaron en el accidente de Bianchi NO se pueden permitir, NO pueden pasar.

Sepan que los pilotos de las primeras décadas de la F1 no sólo eran guapos; todo el espectáculo estaba montado dentro de una inconsciencia absoluta: «medio» casco, cero protección dentro del cockpit, no utilización de chalecos antiflamas ni cinturones de seguridad y varios etcéteras.

ES INAUDITO EN LA ACTUALIDAD QUE UN COCHE CHOQUE CONTRA UNA GRÚA CON TODA LA TECNOLOGÍA Y COMUNICACIÓN QUE EXISTE EN LA F1.

Bianchi 1

Siempre pensé que nunca más se iba a malograr una vida como sucedió con Tom Pryce y un auxiliar de pista en Sudáfrica 1977; para mi, la muerte más absurda de la historia de la F1.

Un auxiliar cruzó la pista con un mata fuegos para apagar un principio de incendio de un coche al otro lado, Pryce no lo vio y lo atropelló con tanta mala suerte que el bomberito dio en su cabeza y así ambos fallecieron.

Hoy un F1 puede ser incontrolable al momento de despistarse por el motivo que fuere: pérdida de un alerón, pista mojada, lo que sea; pero jamás puede ser su destino una grúa! No se concibe que un elemento contundente como este esté a la salida de una zona de escape.

Los errores se pueden evitar para que no se conviertan en horrores y eso, lamentablemente, fue lo que sucedió aquél domingo.

El primero fue, vaya a saber por qué ($$$) el cambio de hora de ese GP (históricamente se compitió 2hs antes). Pasó que la visibilidad durante la carrera fue casi nula.

El segundo y principal fue no haber sacado el safety car habiendo elementos extraños en la pista como lo era, nada menos, que una grúa. Los marshall debieron inmediatamente comunicar el 1er despiste para que los equipos a su vez avisarán a los pilotos mientras el safety salía a pista.

La excepción es que se lleve a un piloto que está grave al hospital del circuito; el protocolo marca que si es así, inmediatamente se lo traslada en helicóptero al hospital más cercano.

Si bien aquí la gravedad era tal que no se podía trasladar al piloto, de todas maneras, si se hubiere querido, por las condiciones climáticas reinantes, el helicóptero no hubiera podido partir. Eso de ninguna manera puede pasar.

Sigo pensando que después de ver tanta negligencia, con todo el dolor y lo que me gustan los GP “viejos”, el de Japón debe desaparecer por un tiempo.

LA ORGANIZACIÓN TIRÓ 30 AÑOS DE TRABAJO EN SEGURIDAD POR LA BORDA OLVIDANDO QUE EN F1 22 PERSONAS SE JUEGAN LA VIDA EN CADA CARRERA.

Nos hemos mal acostumbrado y creemos que los coches son indestructibles (casi lo son) pero la cabeza sigue siendo la parte del cuerpo más delicada, vulnerable y que resulta imposible proteger en su totalidad.

Luego que murió Senna (1994) se mejoró en ese sentido. Los vehículos cuentan con protección a los costados de la cabeza lo que hace que esta no quede expuesta a un golpe directo ni a un «latigazo».

Luego de la muerte de Gonzalo Rodríguez (1999) se trajo a la F1, desde Indy, el Hans Device (soporte para cabeza y cuello) que desde entonces ha sido fundamental para evitar graves lesiones y la muerte por fractura de cuello.

Luego del accidente de Massa en 2009 se ha mejorado notoriamente también en la estructura de los cascos.

El año pasado en Silverstone, unas fechas antes del accidente de Bianchi, sacaron el safety car para reparar un guardarraíl tras un duro impacto sufrido por Raikkonen. A muchos les pareció exagerado y vaya que no lo fue! Alcanza recordar lo que en su momento fue la muerte de Helmut Koinnig en 1974 (decapitado tras pasar por debajo del guardaraíl).

Pensemos que el auto de Bianchi pasó (cabeza incluida) por debajo de la grúa. La barra anti vuelco se deshizo y fue la que paró el coche tras una tremenda desaceleración de 50G.

Fue un milagro que no haya sido decapitado y sobreviviera al impacto.

Los pilotos necesitan un Dios aparte. Como en todos los órdenes de la vida siempre se necesita un golpe de fortuna; lamentablemente Jules no la tuvo.

Hay accidentes tremendos que no tienen consecuencias y quizás otros golpes no tan aparatosos, pero sí precisos, que los tienen.

Accidentes tremendos sufrieron no hace tanto Kenny Brack (Indy), Kubica (F1) y Heidfeld (Formula E en la primer carrera de la historia disputada el año pasado); todos sin consecuencias mortales.

Similar al de Heidfeld fue el de Jacques Villenueve en 1982. El alemán quedó dentro de su cockpit, el canadiense salió despedido y falleció en el acto como consecuencia del golpe.

Otros pasaron por la F1 a toda velocidad y encontraron “desgracias” fuera de las pistas: Graham Hill, Michael Schumacher, Clay Regazzoni, Frank Williams, Andrea De Cesaris y más…

ES QUE LA MUERTE SIEMPRE SUBE CON LOS PILOTOS EN CADA CARRERA. ELLOS DEBEN TRATAR DE ENGAÑARLA CON ALGUNA MANIOBRA O CON LA AYUDA DEL DESTINO.

Hoy se nos fue un joven piloto tras dar dura batalla a la muerte. Recordémoslo con la alegría que se desprendía de su sonrisa. QEPD Jules Bianchi.

“GONCHI” MUCHO MÁS QUE UNA PELÍCULA

Recién llego de ver «Gonchi», una película que de principio a fin te deja con los sentimientos a flor de piel. Quiero agradecer nuevamente a su director Federico Lemos (@fedelemos26) por la invitación y felicitarlo por haber hecho un trabajo espectacular.

Gonchi te posiciona en lo que es la vida de un joven que lucha por alcanzar sus objetivos: a fondo, cargada de sueños, sacrificios, mucho esfuerzo y varios golpes, algunos de los cuales, lamentablemente, no dan revancha.

Es imposible no emocionarse al recordar la vida de Gonzalo Rodríguez. Lloré y mucho por su trágico final; al ver la película, me volvió a pasar lo mismo.

El deporte me llevó a llorar por dos acontecimientos: la derrota de Uruguay en la final del mundial Sub.20 de Malasia (1997) y al enterarme de la pérdida de Gonchi aquél fatídico 11 de setiembre de 1999.

Respuestas al por qué pude encontrar con el tiempo. Haber podido ver a Uruguay campeón del mundo, aunque juvenil, fue algo siempre soñado por mi.

Al perder aquella final le desolación fue total. ¿Por qué? Porque SEGURAMENTE NUNCA MÁS IBA A VER A URUGUAY EN UNA INSTANCIA SIMILAR.

Eso pasa cuando perdés algo y sabes que difícilmente lo puedas recuperar o, en todo caso, puedas volver a estar tan cerca del objetivo.

En el caso se Gonchi no sólo se acabó un sueño sino, y lo más importante, la vida de un ser espectacular. Como amante de la F1 supe que a partir de aquél 11.9.1999 nunca más iba a poder ver a un uruguayo tan cerca de competir en algo que es mi pasión.

Recuerdo aquella tarde cuando escuché por Canal 4 a Flavio Bonavena dar la triste noticia. Me fui solo a la vereda a llorar desconsolado. Lo mismo me pasó cuando llegó al país y fui a recibirlo a la rambla en una tarde lluviosa.

El comienzo de la película me llevó a mi infancia cuando corría carreras de bicicleta con mis hermanas cual si fuera un Gran Premio de F1. En una ondina “saltaba” las curvas que armaba con sillas que hacían las veces de chicana.

Cascos

Es que mi niñez está asociada a la pelota y la F1. Torta de cumpleaños, “chaleco antiflama”, «cascos”, en fin, sueños similares a los que algún día tuvo Gonchi.

CumpleAquellos que me pregunta por qué o cómo hago para ver carreras a las 3AM aquí tienen una explicación.

Cuando llegué de ver la película y me preguntaron si era triste porque entré aún lagrimeando simplemente respondí: «es que cuando Gonchi corría yo sentía que lo hacía con él».

Además de ser contemporáneo y compartir la misma pasión por el automovilismo lo admiraba por ser uruguayo, su constancia, talento, don de gente y varios etc.

Ver y escuchar en la película la admiración y respeto que Gonchi despertó en sus colegas causa un orgullo aún mayor. Rivales que llegaron a lo que él quería y que fueron vencidos en la pista, más de una vez, por nuestro gran piloto.

Muchos amigos no fanáticos del automovilismo por años me han preguntado ¿Gonchi hubiera llegado a la F1? Siempre les respondí lo mismo: no tengas dudas!

No olvidemos que llegar a F1 no es sólo largar los domingos 20 veces al año. Ser piloto de pruebas o tener la chance de pilotar un test, también lo es. En la película vimos a Montoya que fue campeón de F.3000, Indy, ganó las 500 millas y 7 carreras en la F1.

A ese Montoya nuestro Gonchi venció en más de una oportunidad! Pese a los roces entre ambos el colombiano homenajeó a Gonchi más de una vez corriendo con el logo de “Speedy Gonzalo” en su caso.

Del mismo modo, algunos compañeros de Gonzalo llegaron a la F1 habiendo sido superados ampliamente por él como Gaston Mazzacane (Minardi, Prost) y Justin Wilson (Minardi).

Da una impotencia enorme ver como todos, ABSOLUTAMENTE TODOS los campeones de F.3000 y GP2, desde 1985 a la fecha, pilotaron un F1.

Aquí todos los campeones de F.3000 que han sido pilotos titulares de F1: Christian Danner, Ivan Capelli, Stefano Modena, Roberto Moreno, Jean Alesi, Eric Comas, Christian Fittipaldi, Luca Badoer, Olivier Panis, Jean C.Boullion,  Vicenzo Sospiri, Ricardo Zonta, Juan P.Montoya, Nick Heidfeld, Bruno, Junqueira, Justin Wilson y Sebastian Bourdais.

Luego tenemos a Jörg Müller (96) piloto de pruebas de Arrows, Sauber y Williams, y a Bjorn Wirdheim (03) tester de Pacific.

Desde 2005 la antesala de la F1 pasó a llamarse GP2; la situación no cambió y todos, incluso el último campeón (2014), se han subido alguna vez a un F1.

Han sido pilotos titulares: Nico Rosberg, Lewis Hamilton, Timo Glock, Giorgio Pantano, Nico Hülkenberg, Pastor Maldonado y Romain Grosjean.

Luego están los que ya han sido pilotos de prueba: Davide Valssecchi, Fabio Leimer y Joylon Palmer.

Entonces, si Gonchi ganó, peleó títulos y se codeó con todos los que salieron campeones y llegaron a la F1 cuando él corría, su destino, sin dudas, también era el de acceder a la máxima categoría.

Gonchi Mónaco
Celebrando su victoria en el GP de Mónaco 99′

 

Claro que el talento llega hasta la puerta de la F1. Allí sólo se permite la entrada a los que van acompañados (de dólares)!

Hoy Gonchi me volvió a emocionar.

Lo quiero recordar con esa enorme y contagiosa sonrisa que regalaba todo el tiempo y agradecerle por la extraordinaria lección de vida que dejó a los niños de este país. En Gonzalo siempre tendrán un extraordinario ejemplo de lo que significa luchar por sus sueños.

SENNA ETERNO

Hace 20 años entraba en boxes, para ya no salir, el mejor y más rápido piloto de todos los tiempos A UNA VUELTA, el brasileño Ayrton Senna

Vi más de 600 carreras, cientos de pilotos, muchos ganadores, algunos campeones, pocos tan grandes como él. No fue de mis pilotos preferidos, sí de los que más admiré.

Lotus_sennaRecuerdo como si fuera hoy su 1er triunfo en Estoril (POR 1985) dando clases de manejo bajo el agua. También su obra maestra en Inglaterra (1993) al pasar cuatro autos en la 1ra vuelta.

Por todo lo que nos regalaste a los que amamos la Formula 1, eternamente gracias!

SENNA – FANGIO – SCHUMACHER MEJOR NO COMPARARLOS

Han pasado más de 10 años de la muerte de uno de los más grandes pilotos de la historia de la Fórmula 1 y siguen apareciendo comparaciones entre el brasileño y el actual campeón, Michael Schumacher, que llevan a su vez a compararlos a ambos con el pentacampeón argentino, Juan Manuel Fangio.

Lamentablemente en estos casos se termina cayendo en frases hechas y sobre todo, en la falta de imparcialidad producto del gusto que pueda tener cada uno por un piloto en particular ya sea porque lo vio, es de su nacionalidad, le resulta simpático, admirable o cualquier otro motivo.

No pretendo dar un veredicto respecto a quién entiendo fue mejor sino marcar ciertos argumentos que siempre veo se dejan de lado a la hora de hablar de este tema.

Lo de Fangio fue extraordinario, por lo que significaba correr en los años 50′, con medidas de seguridad que no existían y cuando un accidente era sinónimo de muerte.

Como él siempre manifestó, supo elegir año a año el mejor auto y producto de ello es que ganó sus cinco títulos con cuatro marcas diferentes.

Senna y Schumacher corresponden a una época diferente de la F1 donde la exclusiva habilidad conductiva fue dando paso a la electrónica, ingeniería, telemetría, y varios etcéteras que se fueron poniendo al servicio de un auto de carrera. De todas formas no cualquiera maneja un F1.

Antes que Schumacher otros se sentaron en un Benetton y no trascendieron; luego de su partida sucedió lo mismo y la escudería sólo pudo ganar una carrera en las siguientes seis temporadas, hasta su desaparición.

Significa que Schumacher ayudó, en poco más de dos años, a desarrollar un auto y llevarlo a lo máximo para que, además de ganar el campeonato de pilotos (1994/95) la escudería obtuviera su único título de constructores en 1995.

Se dice que ahora el alemán gana porque Ferrari es la escudería con más dinero y en definitiva el mejor auto.

Se olvidan que Schumacher llegó al equipo en 1996 y que recién en su quinta temporada con la marca italiana pudo conseguir el primer título.

Olvidan también que Ferrari siempre fue el equipo con mayor presupuesto y que sin embargo, habiendo pasado pilotos de la talla de Villenueve, Prost y Mansell, por nombrar tres grandes, no pudieron consagrarse campeones, necesitando 16 temporadas para un nuevo título de constructores y 21 para el de pilotos.

En ambos casos la «mala racha» la cortó Schumacher quien consiguió, desde entonces, en forma consecutiva, seis y cinco títulos respectivamente.

Significa que Schumacher, más allá de su manejo, ha sabido comprender y utilizar toda la tecnología que ha estado a su alcance para desarrollar los autos que conduce y llevarlos a lo más alto.

Además, los que dicen que siempre corrió con el mejor auto, no deben olvidar que los mejores momentos de Ayrton Senna, fueron cuando tuvo el motor Honda a sus espaldas, en campeonatos “monótonos” disputados únicamente con su compañero de equipo, el francés Alain Prost.

El brasileño ya no fue el mismo cuando su coche pasó a ser empujado por el motor Ford.

Sin dudas que el máximo talento del brasileño se demostró en sus inicios con el modesto Toleman Hart y el recordado Lotus Renault, con el cual ganó su primer carrera (en Portugal 1985).

Lo mismo sucedió hace pocos años atrás con los Williams de Hill y Villenueve. Ganaron sin despeinarse sus campeonatos (96′ – 97′) al tener el motor Renault y luego ninguno de los dos logró destacarse en otras escuderías. Incluso Williams pasó a ser un equipo más hasta asociarse con BMW donde hasta el momento, tampoco ha ganado una sola carrera.

Por eso hay que ser muy medido y no caer en frases hechas al momento de hacer comparaciones. Fangio fue un monstruo, Senna también, pero Schumacher no se les queda atrás. Desde su estado físico inigualable, pasando por su manejo tanto en lluvia como en seco, hasta la forma de poner a punto un auto, hacen que sea un piloto completo e seguramente en el futuro inigualable.

Muchos tratan de opacar su éxito por las «repudiables» órdenes de equipo que se han dado en el último tiempo. Cuidado!, no olviden que Fangio ganó su cuarto título del mundo luego de que su compañero de equipo (Peter Collins) le cediera su auto en el Gran Premio de Italia de 1956, deteniéndose en boxes y abandonando la carrera, en aras de favorecer a su compañero y llevarlo a la victoria.

Seguramente nadie cuestionó aquél episodio como ahora se hace con el alemán. Aquello estaba permitido, lo de ahora también. Ambas cosas no son agradables para el espectáculo pero ello excede a los involucrados y pasa exclusivamente por el reglamento.

No olvidemos que Schumacher también se privó de ganar un par de carreras; una en Malasia 1999 a manos de Irvine (cuando volvió de su fractura sin chances de pelear el título) y la otra en Indianápolis 2002 (a Barrichello en señal de agradecimiento por haberle “cedido” algún Gran Premio).

También se lo critica por sus toques en Adelaida 94′ con Hill y en España 97′ con Villenueve. En el primer caso cabe preguntarse si realmente fue un acto forzado y mal intencionado, como sin dudas lo fue el de 1997.

En aquella carrera Hill tenía más de 20 vueltas para buscar pasar al alemán en otro lugar del circuito y no en la curva más cerrada; sin embargo, preso de la ansiedad, equivocó el procedimiento y arruinó su carrera y posibilidades de ser campeón ese año.

Lo de Jerez en 1997 si bien fue una mancha en su carrera, por demás censurable, no queda muy lejos de lo que fue la actitud de Prost contra Senna en 1989 para conseguir su tri campeonato (en la chicana de Suzuka), ni la maniobra «suicida» del brasileño contra el francés, a 250 km/h en la primera curva, de la primera vuelta, en el mismo circuito y al año siguiente, para la obtención de su bi campeonato.

POR ESO, COMO EN TODAS LAS DISCIPLINAS DEPORTIVAS, MEJOR QUE COMPARAR ES DISFRUTAR.

A Fangio no lo vi correr pero alcanza leer lo básico de la historia de la F1 para admirarlo. De Senna y Schumacher vi todas sus carreras y seguramente a ambos les deba la pasión que hoy siento por este deporte.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑