Buscar

@En1buena

Lo demás es puro cuento

Etiqueta

Brasil

BRASIL & ARGENTINA ¿Clásico de dónde?

Como amante de la historia del fútbol, a la cual Argentina ha contribuido desde sus comienzos, me llama poderosamente la atención como con el paso del tiempo se escucha, cada vez con más fuerza, sobre todo del otro lado del Río de la Plata, que el clásico de la albiceleste es contra Brasil.

Muy lindo el márketing y todo lo que rodea al fútbol pero cuando se habla de clásico de selecciones, no sólo a nivel sudamericano sino mundial, solo se puede mencionar uno: URUGUAY & ARGENTINA.

Todos los demás son rivalidades ocasionales.

En el enlace están algunos de los motivos por los cuales Uruguay es el único clásico que tiene Argentina, y viceversa; no obstante, me quiero detener en elementos objetivos que hasta hacen quedar en ridículo a los “hinchas modernos” del vecino país.

¿Por qué en ridículo?

Porque más allá de haber inventado un clásico donde nunca lo hubo, no se dan cuenta que si a alguien no pueden gastar en su historia, al hablar de fútbol, es justamente a Brasil.

El hincha moderno para fundamentar este clásico parte de los octavos de final de 1990 cuando con gol de Caniggia la albiceleste derrotó 1-0 a los brasileños, en un partido donde fueron dominados -recibieron tres pelotas en los palos- y una genialidad de Maradona posibilitó lo que parecía imposible.

Así como cuatro años antes construyeron de la nada un clásico contra Inglaterra, a partir de ese día inventaron un clásico contra Brasil.

Dicho esto, vayamos a los elementos objetivos por los cuales antes de hablar, babosear o querer cargar a un brasileño, los argentinos deberían morderse la lengua.

MUNDIALES

Empecemos por el torneo más importante a nivel de selecciones. Ese partido de 1990 es el único conseguido por Argentina contra Brasil en una Copa del Mundo.

Previo a ese campeonato se habían enfrentado en tres ocasiones con dos triunfos de Brasil (1974/2-1 y 1982/3-1) y un empate (1978/0-0).

Entonces, así como Argentina eliminó a Brasil de 1990, en una Copa que finalmente no ganaron, los brasileños eliminaron a los vigentes campeones del mundo en 1982, en un mundial que tampoco estos ganaron.

Balance final en toda la historia de las Copas del mundo: Brasil 2 & 1 Argentina, 1 empate.

Mundiales obtenidos desde 1990: Brasil 2 & 0 Argentina.

COPAS AMÉRICA

Sabido es que el fútbol de selecciones se remonta, a nivel de torneos continentales, a 1916 cuando tras la creación de la Confederación Sudamericana de Fútbol se implantó la disputa del “Campeonato Sudamericano de Selecciones”.

Alcanza con leer lo que fueron aquellos primeros torneos para saber dónde estuvo y está el único clásico. Pero vayamos únicamente a los enfrentamientos Argentina – Brasil.

Vale decir que EN TODA LA HISTORIA DE LA COPA AMÉRICA el seleccionado argentino VENCIÓ SÓLO UNA VEZ A BRASIL EN UNA DEFINICIÓN (1937/2-0).

Es decir, en 46 ediciones que se llevan disputadas solo una vez la albiceleste derrotó a Brasil en una final.

Brasil en tanto se ha impuesto a Argentina en dos definiciones de Copa América (2004/2-2 más penales y 2007/3-0).

Pero desde que se habla de clásico (1990) la diferencia entre ambos seleccionados ha sido brutal, sobre todo por las consecuencias de sus enfrentamientos:

1991: ARG 3-2 BRA (Liguilla final, no fue partido final ni se decidió el torneo en ese encuentro)

1993: ARG 1-1 BRA (4tos de final, avanzó ARG y terminó siendo campeón)

1995: ARG 2-2 BRA (4tos de final, avanzó BRA y fue finalista)

1999: ARG 1-2 BRA (4tos de final, Brasil campeón)

2004: ARG 2-2 BRA (Final, Brasil campeón por penales).

2007: ARG 0-3 BRA (Final, Brasil campeón).

2019: ARG 0-2 BRA (4tos de final, Brasil campeón)

ENTONCES, DESDE QUE APARECIÓ “EL CLÁSICO” EN 1990, RESULTA QUE:

Títulos: Brasil 4 & 2 Argentina

Partidos: Brasil 3 & 1 Argentina, 3 empates.

– Argentina no le ganó una final de Copa América a Brasil;

– Brasil le ganó dos finales de Copa América a Argentina;

– Argentina fue campeón dos veces habiendo enfrentado a Brasil camino al campeonato.

– Brasil fue campeón, las cuatro veces, habiendo jugado contra Argentina camino al campeonato.

COPA DE LAS CONFEDERACIONES

La Copa de las Confederaciones, antiguamente llamada Rey Fahd, se disputa desde 1992 y es otro torneo oficial de selecciones que ambos han sabido ganar y donde se han llegado a enfrentar “los clásicos rivales”.

El único encuentro disputado entre Brasil y Argentina ocurrió en la final de 2005. El resultado fue un contundente 4-1 a favor de los por entonces campeones del mundo.

Balance final en Copas Confederaciones.

Partidos: Brasil 1 & 0 Argentina.

Títulos: Brasil 4 & 1 Argentina.

ELIMINATORIAS

Otra competencia oficial, aunque no arroja títulos, es la disputa de las eliminatorias de cara a un campeonato del mundo. También ahí la supremacía norteña es clara siendo además el único de los dos seleccionados que pudo ganar de visitante.

Se han enfrentado en ocho ocasiones desde el año 2000 a la fecha: Brasil 4 & 2 Argentina, 2 empates.

2000: BRA 3-1 ARG

2001: ARG 2-1 BRA

2004: BRA 3-1 ARG

2005: ARG 3-1 BRA

2008: BRA 0-0 ARG

2009: ARG 1-3 BRA

2015: ARG 1-1 BRA

2016: BRA 3-0 ARG

AMISTOSOS

Nos quedarían por ver los amistosos jugados desde 1990 para encontrar algún elemento del cual “el hincha moderno argentino” pueda valerse para “gastar” a su “clásico” rival; pero no, también en amistosos la diferencia es a favor de la verdeamarela: Brasil 8 & 5 Argentina, 4 empates.

TOTAL DESDE 1990

ENFRENTAMIENTOS DIRECTOS EN CAMPEONATOS QUE TERMINARON CON TÍTULO DEL RIVAL: Brasil 5 & 2 Argentina (cuento la Copa de 1991 por más que el enfrentamiento no fue eliminatorio).

FINALES JUGADAS ENTRE ELLOS: Brasil 3 & 0 Argentina.

TOTAL TÍTULOS: Brasil 7 & 2 Argentina.

Que se yo… un argentino puede llamarle clásico a lo que quiera. Eso sí, si van a gastar a alguien, por lo menos que lo hagan con algún fundamento. Está claro que a la hora de hablar de fútbol, a un brasileño, como a un uruguayo, no lo pueden gastar.

Anuncios

URUGUAY – ARGENTINA, EL ÚNICO CLASICO

Es hora que los uruguayos reivindiquemos el clásico más importante de la historia del fútbol. Que los argentinos no lo hagan y hoy quieran convencerse de que su rival de todas las horas es Brasil y no Uruguay obedece a dos motivos, el puro desconocimiento de la historia y el pésimo historial que tienen respecto de nuestra selección.

Que su odio futbolístico sea con Brasil no quita que el clásico más importante y laureado en la historia del fútbol es el que juegan Uruguay y Argentina desde comienzos Siglo XX.

CUANDO URUGUAY Y ARGENTINA DEFINÍAN COPAS LIPTON, NEWTON, AMÉRICA, JJOO Y MUNDIAL, BRASIL RECIÉN ESTABA HACIENDO PIE.

Mientras los rivales del Río de la Plata boicoteaban su participación a los mundiales de 1934 y 1938 (Uruguay por el boicot europeo en 1930 y Argentina por no haber sido elegida sede en 1938), Brasil siempre acudió basado en un excelente relacionamiento con el poder de turno, cosa que mantuvo hasta nuestros días.

Si bien el clásico más antiguo de selecciones es Inglaterra-Escocia el más importante fue, es y será Uruguay – Argentina.

Y lo primero que tengo que reconocer, como uruguayo, es que en el historial general de partidos estamos muy por debajo. Claro que por suerte, los triunfos más importantes de la historia han sido para la celeste.

Lean bien.

URUGUAY Y ARGENTINA HAN CHOCADO PARA DEFINIR UN TÍTULO CONTINENTAL EN NUEVE (9) OCASIONES Y EN TODAS ELLAS GANÓ URUGUAY!

Quizás por ello el argentino prefiera indicarle al mundo que su rival de todas las horas no es Uruguay. Cómo explicar que siendo tan poderosos haya caído históricamente ante el más débil, el chiquito, el hermano menor, la provincia…

ARGENTINA – URUGUAY EN LA HISTORIA

El primer enfrentamiento entre ambas selecciones se registró un 16 de mayo de 1901 en la cancha de Albion, en Uruguay. La victoria fue de los locales en un partido que no es considerado oficial, por no haber sido organizado por las respectivas Asociaciones.

Para encontrar el primer clásico oficial tenemos que ir a la misma cancha un 20 de julio de 1902. En esa ocasión Argentina logró un contundente 6-0. 

Las primeras competencias entre ambas selecciones con un título en juego, de carácter AMISTOSO claro está, se remontan a 1905 cuando se comenzó a disputar la Copa Lipton. A partir del año siguiente se empezó a jugar, además, la Copa Newton.

Fueron 29 y 27 ediciones, respectivamente. La supremacía albiceleste fue notoria: Argentina 35 & 21 Uruguay.

En el total de AMISTOSOS a lo largo de toda la historia la diferencia a favor de la albiceleste es abismal: Argentina 68 & 42 Uruguay, 36 empates. También ellos tienen ventaja en los partidos por ELIMINATORIAS de campeonato del mundo: Argentina 6 & 2 Uruguay, 4 empates.

Es que, como dije, no podemos más que reconocerles a nuestros vecinos su clara supremacía en el historial de partidos.

LAS QUE DUELEN

Por competencias oficiales con título en juego la historia es diferente. A medida que la trascendencia del acontecimiento crecía la supremacía del hermano menor fue cada vez más fuerte.

LOS JUEGOS OLÍMPICOS.  Con la idea de poder organizar en el futuro un Campeonato del Mundo, en el Congreso de 1924 la FIFA asumió la responsabilidad de la organización de los Torneos Olímpicos de Fútbol. Así dispuso que “a condición de que los Torneos Olímpicos de Fútbol se celebren de acuerdo con la reglamentación de la FIFA, esta última reconocerá este torneo como un campeonato mundial de fútbol”.

Los Juegos Olímpicos de 1924 y 1928 fueron los únicos organizados por FIFA y, en consecuencia, reconocidos por esta como Campeonatos Mundiales.

Final JJOO 1928. Los capitanes J.Nasazzi (Uru) – M.Ferreira (Arg)

Pues bien, en los de 1928 Argentina y Uruguay llegaron a la final. El primer partido finalizó 1-1 tras 120′. Debió jugarse un partido de desempate el que terminó con triunfo uruguayo 2-1.

Así, Uruguay obtuvo ante su clásico rival, su segunda medalla de oro y, por consiguiente, su segundo título del mundo.

COPA DEL MUNDO. Argentina – Uruguay se han enfrentado dos veces por Copas del mundo con un triunfo para cada uno. Hasta ahí uno diría que los logros están repartidos, aunque no tanto.

El triunfo argentino se remonta a una instancia de octavos de final en México 1986 (1-0). Pero antes, la historia quiso que los clásicos rivales se encontraran en la final del primer mundial organizado por la FIFA.

Resultado: Uruguay 4-2 Argentina en un partido donde los visitantes estuvieron en ventaja hasta el minuto 12 del segundo tiempo.

COPAS AMÉRICA. El historial de partidos indica: Argentina 14 & 13 Uruguay, 4 empates.

Visto así, pareciera una estadística pareja. Pero si profundizamos en la historia veremos que las consecuencias de los triunfos celestes, sumado a lo que acabamos de ver, lo convierten en su verdugo histórico.

Así como no podemos dejar de considerar, por su trascendencia, el triunfo de Argentina en el primer encuentro oficial entre ambos, no puede relativizarse lo que fue la obtención de la primer Copa América para Uruguay (1916), en calidad de visitante y en un último partido entre ambos donde, de ganar Argentina -cosa que no pudo-, se consagraba campeón.

Veamos el siguiente resumen considerando únicamente las veces que Argentina y Uruguay definieron el título (1-2 / 2-1).

Año Sede Resultado Campeón Comentario
1916 ARG ARG 0-0 URU URUGUAY Último pp. del campeonato. Si ganaba Argentina era campeón.
1917 URU URU 1-0 ARG URUGUAY Último pp tras llegar empatados
1920 CHI URU 1-1 ARG URUGUAY 1er pp. de un campeonato que se definió por 1pto.
1923 URU URU 2-0 ARG URUGUAY Último pp tras llegar empatados
1924 URU URU 0-0 ARG URUGUAY Último pp. Si ganaba Argentina había partido extra.
1926 CHI URU 2-0 ARG URUGUAY Penúltmo pp.
1927 PER ARG 3-2 URU ARGENTINA Penúltmo pp. No salió campeón ahí sino a la fecha sgte.
1935 PER URU 3-0 ARG URUGUAY Último pp. tras llegar empatados
1941 CHI ARG 1-0 URU ARGENTINA Penúltmo pp. No salió campeón ahí sino a la fecha sgte.
1942 URU URU 1-0 ARG URUGUAY Último pp. tras llegar empatados
1959 ECU URU 5-0 ARG URUGUAY Antepenúltimo pp. en un campeonato ganado por 2 pts
1967 URU URU 1-0 ARG URUGUAY Último pp. Con el empate era campeón ARG (gol Rocha 74’).

De lo que acabamos de ver, que no es más que un ligero resumen de toda la historia de ambos seleccionados en la Copa América, se desprende que:

– ARGENTINA JAMÁS LE GANÓ A URUGUAY UNA FINAL O PARTIDO DONDE ESTUVO EN JUEGO UN TÍTULO CONTINENTAL.

– Fueron nueve (9) enfrentamientos (1928, 1930, 1916, 1917, 1923, 1924, 1935, 1942 y 1967) con el siguiente resultado: Uruguay 9 & 0 Argentina

– De 12 Copas América donde los clásicos rivales ocuparon los dos primeros lugares: Uruguay 10 & 2 Argentina (ninguna de esas dos las logró tras el partido contra la celeste).

Como vieron, no tomé en cuenta eliminaciones directas previo a la obtención del título. Si lo hiciese el recuerdo sería aún más duro para nuestros hermanos.

En las ediciones de 1987 y 2011, jugadas en suelo argentino, Uruguay fue quien dejó sin chances de salir campeón al local. En 1987 lo venció en semifinales (1-0) en tanto que en 2011, por cuartos de final, lo eliminó en definición por penales luego de empatar 1-1.

Que Uruguay haya salido campeón las dos veces es un detalle que no viene al caso.

Vale decir, que desde que se juega en régimen de eliminación a partir de la segunda fase (1993) sólo una vez han coincidido los clásicos rivales, con el resultado que acabamos de ver en 2011.

Así que díganle a todos los hinchas modernos que desconocen -y poco les importa- la historia que dejen de inventar clásicos que sólo existen en su imaginario y reconozcan al partido URUGUAY – ARGENTINA como EL CLÁSICO MÁS IMPORTANTE DEL FÚTBOL MUNDIAL.

No existe en el mundo dos seleccionados que hayan ganado tanto y se hayan enfrentado tantas veces, desde sus orígenes, para dirimir contiendas continentales.

Quizás por eso el argentino promedio prefiera hacerse el distraído y no hablar de Uruguay.

Pero la historia no se puede ocultar, está ahí y hay que conocerla.

MARACANAZO. Mucho más que 90 minutos.

Decir “maracanazo” es sinónimo de hazaña.

Se ha convertido con los años en una expresión que excede al ámbito deportivo. Los amantes del fútbol saben que está ligado al “partido final” de la Copa del mundo de 1950.

Los uruguayos sabemos que ocurrió un 16 de julio pero pocos, muy pocos, saben realmente cómo se llegó a cristalizar.

Porque el partido contra Brasil es cierto que de por sí tiene un significado mayúsculo. Ganarle al organizador, el mejor equipo del torneo hasta entonces y ante 200.000 personas es algo que nunca se dio y difícilmente se vuelva a dar.

Pero está en el conocedor de la historia, y es obligación de todos los uruguayos, hacer saber al mundo el por qué de tamaña hazaña.

Hay que explicar que Uruguay – Brasil no jugaron una final.

Hay que decir que Brasil, como todo organizador en aquellas épocas, tenía ciertos privilegios a la hora de la organización y el sorteo.

Todos tienen que saber que luego de la fase inicial se disputó un cuadrangular final para dirimir quién sería el campeón. Brasil, Uruguay, España y Suecia jugaron ese cuadrangular en sistema de todos contra todos donde se otorgaban, como hasta 1994, dos puntos al vencedor, uno en caso de empate y cero por la derrota.

De esa forma los brasileños pensaron que difícilmente podía escapárseles el título. ¿Por qué? Porque no es lo mismo jugar un partido para consagrar al campeón, donde cualquier error puede no ser reversible, que hacerlo por sumatoria de puntos en un “campeonato largo”. Sino piensen qué le pasó a Hungría cuatro años después.

ASÍ ENTONCES, TODOS TIENEN QUE SABER QUE LA HAZAÑA DE MARACANÁ PASA, PRINCIPALMENTE, POR LO QUE VERÁN A CONTINUACIÓN.

1. En los tres partidos del cuadrangular final Uruguay se encontró en desventaja: ESPAÑA 1-2 hasta el empate de Obdulio 73’; SUECIA  1-2 hasta que llegaron los goles de Miguez 77’ y 85’ para darlo vuelta, y contra BRASIL 1-2 hasta el empate de Schiaffino en el 66’ y posterior gol de Ghiggia en el 79’.

2. Faltando 13 minutos para terminar el segundo partido (&SUE) Uruguay estaba sin chances de ser campeón. Pudo llegar a jugar con Brasil por nada!

Es más, si se hubiera dado el triunfo sueco (2-1 contra Uruguay) los brasileños podían sentirse campeones a falta de un partido. Entrarían a la última fecha con España y Uruguay eliminados y para perder el título debían no solo caer con los celestes sino que Suecia le ganara a España y descontara una diferencia de 16 goles!

3. Faltando 5 minutos para terminar el segundo partido (&SUE) Uruguay, si bien quedaba con chances de ser campeón en la última fecha, debía ganarle a Brasil por 6 goles!

El empate de Miguez dejaba a Suecia eliminado, al igual que España, pero obligaba a los charrúas a ganar por esa diferencia ya que cinco goles no le eran suficientes (los norteños tenían mayor cantidad de goles a favor).

4. El 16 de julio de 1950 Brasil llegó al último partido como pensaban los organizadores, sin necesidad de ganar para salir campeón. Esto es algo que no tuvo precedentes ni volvió a repetirse en la historia de las mundiales, incluyendo los disputados bajo la organización del COI (1924-1928).

5. Jugaban el mismo día Suecia – España pero ya sin chances de campeonato. A los organizadores les alcanzaba con el empate para lograr su primera Copa del mundo.

Si con el empate eran campeones qué decir a los 2’ del segundo tiempo cuando se adelantó en el marcador a través del gol de Friaça.

6. Uruguay debía dar vuelta el partido en los 43’ que tenía por delante.

7. A los 66’ llegó el empate de Schaffino. Brasil seguía a 24 minutos de ser campeón del mundo; los mismos que tenía Uruguay para ponerse en ventaja y no dejar escapar la Copa.

La celeste la seguía luchando de atrás como a lo largo de toda la fase final. De la derrota con España y la próxima eliminación con Suecia, a quedar a un paso de la Jules Rimet siendo testigos del festejo de 200.000 personas.

8. Fue así que recién a 11 minutos del final del torneo nos pusimos en ventaja con el gol de Alcides Ghiggia (79’). Recién en ese momento pasamos a liderar la tabla de posiciones y sentirnos campeones del mundo.

El resto es historia. Llegó el pitazo de George Reader  y con el la consagración más impresionante que jamás una selección haya podido obtener.

Porque el “Maracanazo” no fueron solo 90 minutos.

Fue una sucesión de acontecimientos vividos a lo largo de todo el certamen que han hecho que hoy, cualquiera que pueda salir de una situación incómoda, angustiante, casi irreversible, resuma su proeza con esa expresión.

SIGUE PERDIENDO VIGENCIA.”EL LOCAL TIENE MÁS CHANCES DE SALIR CAMPEÓN”

El año pasado muchos minimizaron el logro de Chile, tras ganar su primera Copa América, en el hecho de que la habían obtenido en condición de local. En su momento escribí un artículo del cual se podía advertir que la frase del título hace tiempo está en desuso.

Ha pasado un año desde entonces y contamos con dos nuevos casos que no hacen más que aumentar aquella leyenda urbana. Repasemos los números, incluidas las ediciones 2016 de la Euro y Copa América.

AMÉRICA

En primer lugar cabe reiterar el ejemplo de Chile que alcanza para tirar abajo los argumentos de quienes entienden que el local tiene más chances de ser campeón. Primero por el hecho de que acaba de obtener su segunda Copa América en condición de visitante. Además, porque los trasandinos con la de 2015 organizaron: otros 12 torneos sudamericanos (siete Copas América de mayores y cinco juveniles) y 2 Copas del Mundo (una de mayores y otra juvenil); sin embargo, tras organizar 14 campeonatos, recién en la pasada edición de Copa América pudieron gritar campeón (7,1%).

La estadística general de la Copa América indica que de las 42 ediciones –en otras 3 no hubo sede fija- en 21 el organizador fue campeón (50%).

Es verdad que Chile, Colombia y Bolivia han ganado su única Copa América en condición de local pero no es menos cierto que el fútbol es cada vez más parejo y la condición de ser local ya no pesa como en décadas anteriores. Lo veremos más adelante.

Si bien Uruguay (7/7), Brasil (4/4) y Colombia (1/1) han ganado cada vez que organizaron la Copa América conviene hacer la siguiente precisión para destacar el caso de “la celeste” como algo inédito en el mundo.

Uruguay y Colombia son los únicos campeones continentales (de América y Europa) que han ganado todos los torneos de mayores que organizaron.

1995-uruguay
Último título de Uruguay como local en 1995

La diferencia está en la cantidad; mientras Colombia sólo organizó la Copa América de 2001, Uruguay fue sede del Mundial de 1930, siete Copas América y, si se quiere, se le puede agregar la Copa de Oro de Campeones del Mundo.

EUROCOPA

En Europa la mayoría de los que organizaron la Euro no lograron obtener el campeonato; lo que acaba de suceder con Francia no hace más que aumentar los porcentajes en ese sentido.

De hecho en el viejo continente no existe ningún país que haya ganado todo lo que organizó. Encontramos un par de casos de países que organizaron y ganaron una edición de la Euro pero perdieron otra (Francia -2- e Italia) y está también el caso de España que si bien ganó el único título que organizó (1964) al momento de organizar un mundial (1982) no logró pasar la segunda fase.

En definitiva, de las 15 ediciones de la Eurocopa, donde hubo 18 locales -3 veces la sede fue  compartida-, sólo 3 de ellos pudieron dejar el trofeo en su país (16,66%).

MUNDIALES

Si tomamos en cuenta los 20 mundiales que se han disputado hasta el momento observamos que de 21 países organizadores sólo 6 de ellos pudieron gritar campeón (28,57%).

ÚLTIMOS 30 AÑOS

El porcentaje de países que han sido campeones cuando organizaron un torneo continental ha ido bajando considerablemente con el correr de los años; en los últimos 30 se evidencia no sólo lo difícil que es cada competición sino la paridad cada vez mayor que existe entre los seleccionados.

Desde 1986 a hoy nos encontramos con:

 8 Mundiales donde hubo 9 organizadores y sólo 1 quedó en manos del local (11,1%)

 13 Copas América donde tan sólo en 4 festejaron los anfitriones (30,7%).

8 Eurocopas, con 11 organizadores, donde NINGUNO pudo ser campeón (0%).

SUMA HISTÓRICA

En definitiva, si sumamos todas las ediciones de Copa América, Mundiales y Copas de Europa, desde su primera edición hasta hoy, vemos que en un 37% el local se quedó con el trofeo; y si tomamos en cuenta los últimos 30 años, vemos que el anfitrión logró dar la vuelta olímpica en un 20,83% de los casos.

CHILE PONE EN JUEGO EL TÍTULO, CUÁL FUE EL REINADO MÁS CORTO?

A partir del 3 de junio CHILE pondrá en juego su título; de no retenerlo, será el 5° o 6° reinado más corto de la historia de la Copa América. Aquí un repaso de las selecciones que menos perduraron con el título de Campeón.

El 1er lugar pertenece a Argentina que en el año 1959 fue campeón por tan solo 256 días. Cabe señalar que en ése año se disputaron dos ediciones del máximo evento continental; los albicelestes fueron campeones el 4.4.1959 y cedieron el trono tras quedar sin chances de ser campeón 256 días después (16.12.1959) pese a que el campeonato finalizó el 25.12.1959.

Los siguientes tres reinados más cortos también pertenecen al seleccionado argentino.

2°: 310 días (25.12.1925 al 31.10.1926 pese a que el torneo finalizó el 3.11.26).

3°: 322 días (30.3.1955 al 15.2.1956).

4°: 340 días (4.3.1941 al 7.2.1942).

Ahora, como se dijo, de no retener el título Chile ocupará uno de los siguientes lugares:

– Si no avanza a la 2a fase, teniendo en cuenta que el último partido del grupo es el 14.6.2016 quedará en el 5o lugar con 346 días (desde 4.7.2015).

– También quedará en el 5o lugar con 350 días (desde 4.7.2015) si pierde en cuartos de final (18.06.2016), haya terminado 1° o 2° en su grupo.

SI EL SELECCIONADO CHILENO ACCEDE A SEMI FINALES el 5° lugar quedará en manos de Argentina con 353 días (30.10.1921 al 18.10.1922 por más que el evento terminó el 22.10.1922) y los trasandinos OCUPARÍAN EL 6° LUGAR:

6°: CHILE (353 días) 4.7.2015 al 21.6.2016, si clasificó 1° en el Grupo y cae en semi final.

6°: CHILE (354 días) 4.7.2015 al 22.6.2016, si clasificó 2° en el Grupo y cae en semi final.

6°: CHILE (358 días) 4.7.2015 al 26.6.2016, si llega y cae en la final.

Los siguientes lugares seguirán siendo para:

7°: BRASIL (362) 29.5.1919 al 25.09.1920 por más que el evento terminó el 3.10.1920.

8°: URUGUAY (384) 1.11.1926 al 20.11.1927 más allá de terminar el certamen el 27.11.1927.

9°: URUGUAY (392) 3.10.1920 al 30.10.1921.

10°: BRASIL (399) 22.10.1922 al 25.11.1923 por más que el torneo terminó el 2.12.1923.

11°: URUGUAY (413) 15.2.1956 al 3.4.1957 pese a terminar su participación el 1.4 y la Copa el 6.4.

12° URUGUAY (418) 2.11.1924 al 25.12.1925 fecha en que hubo nuevo campeón ya que la celeste no participó.

UN CAMBIO, CAMBIÓ EL PARTIDO. Brasil 2 – 2 Uruguay

Con el título se puede resumir lo que fue el partido de hoy ante Brasil. Tuvimos un encuentro claramente divido en dos tiempos o, si se quiere, en tres partes siendo la primera netamente favorable al local.

En 25’ perdíamos 0-2 y nos estaban llegando por todos lados. Nuestros defensores no paraban a nadie, la línea de volantes no contenía y nuestros delanteros eran meros espectadores.

A partir de los 32’, con el descuento uruguayo, pudimos nivelar el partido, primero, para pasar a dominarlo sobre su etapa final.

Hoy quedó demostrado, una vez más, que para este grupo nada es imposible.

Ellos representan fielmente la historia de nuestra selección. Quedó demostrado que pase lo que pase, con o sin Suárez, con la línea defensiva titular o suplente, seguiremos dando batalla hasta el final.

Como bien estampó nuestro entrenador una vez terminado el partido, “nuestros jugadores saben sufrir, se caen, pero saben levantarse”.

Eso es lo que trasmite la selección y lo que inculca su seleccionador. Todo el que se pone la celeste sabe que no será menos que su rival, sea quien sea.

En este caso nos faltaba toda la defensa titular. Muchos lo veían imposible y daban por perdido antes de jugar, pero quienes entraron a la cancha, por suerte, estaban convencidos de lo contrario.

En algunos partidos faltaron nuestros delanteros estrellas y los defensores sacaron el pecho por ellos, pues bien, hoy nuestros máximos artilleros salvaron el empate y pudieron llegar a darnos el triunfo. ¡ESO ES UN EQUIPO!

Lo primero que hay que tener, juegue quien juegue, es la convicción de que siempre se puede; y eso sobra en el complejo celeste.

1er Tiempo

Brasil fue superior y aprovechó los errores de nuestra defensa, principalmente de nuestros laterales; de esta forma, cada vez que atacaba daba la sensación de que terminaba en gol.

La temprana apertura fue casi una copia del gol que nos hizo Falcao (Colombia) en la eliminatoria pasada. Pasividad en la marca, se permitió tirar un centro, todos la vieron pasar y el atacante pudo conectar.

Se sabía que con Fucile de 4 y Palito de 6 los volantes de sus respectivos sectores debían hacer un esfuerzo tremendo a la hora de marcar. Y ello no sucedió.

No sólo no pudieron evitar la contención en zona media sino que tampoco relevaron y auxiliaron a los defensores.

Sabemos que lo mejor de “Palito” Pereira en la selección no está en su función de marcador sino cuando se desempeña en zona de volantes. De hecho, la única vez que subió en el primer tiempo gestó la incidencia del gol

(Lo haría de nuevo en el segundo con el excelente pase a Suárez para el empate).

Así ha sido siempre en Uruguay. Cuando jugó de volante, como en pasados partidos o Copa América 2011, lo hizo de manera correcta siendo aplicado en la marca y teniendo participación en ataque, ya sea con goles o incluso con pases de gol, como en la semi final de aquella Copa contra Perú.

La marca de Fucile también era defectuosa. Perdía siempre en velocidad, la mayoría de los mano a mano y terminó muchas veces optando por retroceder en lugar de ir hacia el defensor que atacaba y así permitir que el resto del equipo se armara.

Culminada esa primera mitad no había mucho para destacar. Las veces que se intentó triangular hubo mucha imprecisión y se terminó perdiendo la pelota, los delanteros no pudieron juntarse y la zona media no llegó ni una sola vez en bloque.

De todas maneras el gol de Cavani sirvió para aplacar los nervios y hacer que todo el equipo se convenciera que el partido estaba a tiro.

2do Tiempo

El maestro Tabárez volvió a demostrar su capacidad para manejar un plantel que conoce a la perfección.

Estábamos ante un partido de los “perdibles” y caíamos 1-2; de última, perder por un gol sin amarillas estando segundos en la tabla no era mal resultado. Mover piezas en pos de ir sin argumentos a buscar el empate podía haber sido catastrófico pero claro, no es a lo que nuestro entrenador nos tiene acostumbrados.

En el entretiempo decía que “esperaba mejorar la marca y desde ahí dar vuelta el partido. Poder, se puede #vamosquevamos.

Una posibilidad era reorganizar la zona defensiva dando ingreso a Varela (4) por Rodríguez pasando a Fucile de 6 y adelantando a Palito a la zona de volantes.

Sin embargo el técnico ratificó la confianza a los laterales, pidió más sacrificio en la marca a jugadores como Vecino y Cavani e incorporó al Tata González para hacer los relevos siendo esta la clave del partido; así, todos ellos hicieron que las líneas estuvieran siempre juntas, no nos agarraran mal parados y Brasil prácticamente no tuviera opciones claras en el segundo tiempo.

El jugar en bloque hizo, además, que se tuvieron varias chances de poder convertir luego del empate de Suárez quien demostró que por más que le llegue el juego “sucio”, siempre se las arreglará para enloquecer a cualquier defensor.

En definitiva sacamos un resultado que nos deja bien posicionados (2°) y permite convencernos de que hay plantel para afrontar este largo camino sobreponiéndonos a cualquier adversidad.

El rendimiento del equipo fue sólido y parejo.

Los errores de la primera media hora fueron más de funcionamiento que de nombres.

Ahora a pensar en Perú y lograr una victoria que nos siga posibilitando ver la tabla desde arriba y alejarnos de a poco de los países que están fuera de la zona de clasificación.

#VamosQueVamos, siempre!

Eliminatoria Sudamericana Rusia 2018                
Pos. País P.J. P.G. P.E. P.P. Ptos. D.G. G.F. G.C.
1 ECUADOR 5 4 1 0 13 7 11 4
2 URUGUAY 5 3 1 1 10 7 11 4
3 BRASIL 5 2 2 1 8 3 9 6
4 PARAGUAY 5 2 2 1 8 1 5 4
5 ARGENTINA 5 2 2 1 8 0 4 4
6 CHILE 5 2 1 2 7 -1 8 9
7 COLOMBIA 5 2 1 2 7 -1 6 7
8 PERÚ 5 1 1 3 4 -5 6 11
9 BOLIVIA 5 1 0 4 3 -4 7 11
10 VENEZUELA 5 0 1 4 1 -7 6 13

LA PELOTA QUIETA

Qué importante saber explotar esa faceta del juego en los tiempos modernos. Hace 40 años a nadie se le ocurría definir un partido con una pelota quieta. Hoy cada centro puede ser un gol, un partido, un campeonato.

Los partidos suelen ser cada vez más cerrados y las posibilidades de llegar al gol, en la alta competencia, muchas veces se reducen demasiado. En la pelota quieta se encuentra una posibilidad cierta que no requiere tanta elaboración pero sí, al menos cierta preparación.

TODOS LOS GOLES VALEN LO MISMO POR ESO DA IGUAL SI A ÉL SE LLEGA TRAS UNA JUGADA PERFECTAMENTE ELABORADA O A TRAVÉS DE UN CORNER, TIRO LIBRE U OUTBALL.

En el mundial de 2010 la selección que mejor controlaba el balón y manejaba los tiempos de un partido era la española, a la postre campeona del certamen.

En la semifinal contra Alemania el partido estaba cerrado. El trabajo táctico y despliegue físico de los germanos imposibilitada que el juego de toque, preciso y por abajo de España pudiera crear una jugada clara de gol ante el arco de Neuer. Hubo que esperar al minuto 73 para que, tras un corner donde hubo 13 jugadores dentro del área (8 alemanes y 5 españoles) Puyol pudiera poner el 1-0 que en definitiva significó el pase de España a la final (foto de portada).

zizu
1er gol de Zidane tras corner de la derecha ejecutado por Petit
zidane-1998_0222
2do de Zidane tras corner de la izquierda enviado por Djorkaeff

Qué decir de la final del mundial 1998. Francia, se retiró al descanso ganando 2-0 a Brasil con dos tantos convertidos de cabeza por Zidane tras sendos tiros de esquina, uno de cada lado. Así, lo que en la previa era un claro favoritismo de Brasil se transformó en una inesperada y clara ventaja del local que terminó ganando 3-0 aquella final.

final maracana
Foto tomada de la filmación. Se observa que mientras el golero (Máspoli) saltaba a disputar el balón el árbitro ya estaba dando por finalizado el partido y algún uruguayo festejaba.

Quién iba a pensar tiempo atrás en definir un partido por esa vía. Se tomaba el corner, ni que hablar un saque lateral, como una jugada de paso para poner la pelota en juego, no más que eso. Recuerden sino la final del 50′ que terminó en un corner a favor de Brasil. La imagen muestra sólo 4 brasileños dentro del área; hoy van los 11 a buscar “la heroica” procurando el gol que te pueda dar el empate (en aquél caso el empate era el campeonato del mundo para los brasileños).

Antes los partidos terminaban a los 45’ en punto! Hoy el árbitro amparado en el reglamento religiosamente deja ejecutar esa última pelota que puede beneficiar a quien tiene una falta a su favor.

No hablo de una infracción penal donde el árbitro tiene que dejar ejecutarla así esté pasado de hora sino de cualquier otra jugada donde el tiempo (añadido) ya se encuentre cumplido. Hoy es usual que se le permita al equipo que está en desventaja ejecutar un lateral, tiro libre o corner a su favor.

Por eso, como siempre digo, mi homenaje a George Reader que el 16. de julio de 1950 terminó una final del mundo en el momento en que, tras un corner a favor del local y con 200.000 personas en las tribunas, la pelota se encontraba en pleno vuelo.

MUNDIAL COREA & JAPÓN 2002

¿EL MUNDIAL DEL PRIMER MUNDO?

El entorno: El 17º mundial no sólo fue el primero del Siglo XXI sino que fue el primero organizado por dos países. Lejos de existir inconvenientes, su desarrollo fue todo un éxito.

Pese a que ni Corea ni Japón tenían grandes antecedentes futbolísticos, se trataba de dos potencias a nivel mundial y eso quedó evidenciado con los estadios que le brindaron a la competencia. Todos ellos de lujo, la mayoría hechos a nuevo y en un tiempo récord; algunos techados, otros con la “cancha movediza”, todos con pantallas gigantes y lo más importante, todos con un césped realmente increíble.

En cuanto a la cantidad de público hay algunos datos curiosos, máxime tratándose de dos de los países más poblados del mundo. Se vendieron menos localidades que en los mundiales de Francia y Estados Unidos; un total de 2.705.197 entradas, a un promedio de 42.300 personas por partido.

Se puede decir que la organización fue un lujo siendo un acierto de dirigentes coreanos y japoneses quienes, luego de un par de años haciendo su postulación por separado, en 1996 se pusieron de acuerdo para unir sus fuerzas y plantear a la F.I.F.A. la posibilidad de organizar el evento de manera conjunta.

Lo futbolístico: Quizás haya sido uno de los mundiales que menos le dejó al aficionado del fútbol. No se observó ninguna variante táctica, ninguna selección que derrochara fútbol ni nadie que sobresaliera por sobre los demás. Cabe preguntarse si ¿ya está todo inventado?.

De lo único que se hablaba previo a un partido era si un seleccionado se iba a parar con línea de tres o de cuatro en el fondo como si ello significara hablar de táctica y no de sistemas; como si tuviéramos jugadores de futbolito que no pudieran salirse de algo que se habla en la previa de un partido pero que puede cambiar apenas empieza a rodar la pelota.

Pocos seleccionados mostraron un fútbol dinámico y ofensivo en busca de dar espectáculo. Hoy son pocos los equipos que juegan con punteros y en este mundial eso se vio reflejado. Únicamente Corea y Francia jugaron con punteros bien abiertos que pudieran desbordar y mandarle un centro al “viejo” Nº 9.

Más allá de con cuantos punteros jugó cada equipo podemos hacer un razonamiento inverso y decir que prácticamente todos los seleccionados defendieron con ocho jugadores.

Parecíió obligatorio poner a dos mediocampistas de marca, uno solo de armado y con suerte, dos puntas. Muy pocas fueron las excepciones y quizás el más ofensivo, por las características de sus defensores, aunque suene a contradicción, fue el seleccionado de Brasil.

Los dirigidos por Scolari, propusieron defender con ocho y atacar con cinco. Al momento de defender, salvo Rivaldo, Ronaldo y Ronaldinho, todos debían procurar hacerse con el balón y al momento de pasar al ataque, a ésos tres jugadores se le sumaban dos “extremos” que aparecían desde la defensa, Cafú y Roberto Carlos.

Otro aspecto que roza lo futbolístico fue el tan comentado tema de los arbitrajes. Nadie duda que son seres humanos y pueden equivocarse, lo que no se admite es que se cometan errores tan groseros como se vieron en este mundial.

En este repaso de lo que nos dejó el 17º Mundial de la historia, damos paso a comentar lo mejor y lo peor de Corea & Japón.

 El Mejor Equipo: Brasil, por la contundencia y su propuesta ofensiva. El Mejor Partido: Uruguay – Senegal, por lo cambiante y emotivo. El Mejor Gol: Podría estar entre el de Rivaldo (Bra) a Inglaterra; el de Diao (Sen) contra Dinamarca; el de Park (Cor) contra Portugal y porque no, el de Darío Rodríguez (Uru) contra Dinamarca. La Revelación: Turquía. El Mejor Jugador: Ronaldo.

Brasil 2002

Dentro de lo peor primero hablar de los jugadores, que por uno u otro motivo, no dieron lo que se esperaba de ellos y desilusionaron, al menos, a sus compatriotas: Figo, Verón, Totti, Beckham y Zidane. En cuanto a los “peores” seleccionados Francia y Argentina lucharon por ser el “fiasco” de la Copa. Sin dudas que los galos se llevan este galardón; los dirigidos por Lemerre pasaron de ser los mejores del mundo a ubicarse en la posición 28º.

El retorno de Uruguay luego de 12 años: Fuimos a Corea sin la presión de ser candidatos y habiendo clasificado por la puerta de atrás; pese a ello, y a que el técnico Víctor Púa mencionó que saldríamos a jugarle de igual a igual a todos nuestros adversarios, justamente por ir sin presión, quedó evidenciado que JUGAMOS IGUAL QUE EN LAS ELIMINATORIAS… A NADA!

Nunca tuvimos vocación ofensiva y solo salimos a jugar de igual a igual cuando nos sentimos eliminados, en el segundo tiempo contra Senegal.

La previa fue un caos, los amistosos fueron ante seleccionados de poca categoría, la integración de la lista definitiva no fue la acertada y por consiguiente, pienso que la del equipo tampoco.

Fuimos a un Mundial sin tener un lazador que pudiese explotar la velocidad de nuestros punteros, o dejarlos de cara al gol. Algunos por viejos, otros por lentos, otros por “pecho frío”, fueron algunas de las explicaciones para justificar exclusiones como las de Bengoechea, Tejera, Cohelo, Ligüera, Lemos o Pacheco.

En definitiva, como balance positivo o simplemente para rescatar nos queda la participación de algunos futbolistas: Darío Rodríguez: el más parejo de la defensa. Lamentablemente Púa le hizo hacer un recorrido de 70 metros en los dos primeros partidos, algo a lo que el lateral no estaba acostumbrado; de esa forma debió salir acalambrado y eso se sintió contra Senegal. Pablo García: el mejor de Uruguay por calidad, sacrificio y garra. Aportó marca y ayudó a todos sus compañeros. Richard Morales: fundamental; conoce sus limitaciones pero las suple con una entrega impresionante. Ya lo había demostrado en las eliminatorias y aquí no fue la excepción. A él le debemos la ida al Mundial y gracias a él muchos jóvenes pudieron ver a Uruguay por primera vez en una Copa del Mundo. Diego Forlán: más que por su actuación en este Mundial, por demás auspiciosa, invita a soñar con Almemania 2006.

¿Y del campeón?: Si bien no fue el Brasil del 70’ Luis Felipe Scolari logró conformar una estructura que lo hizo desequilibrante al menos en cuanto a sus individualidades.

Lejos de armar el plantel pensando en la “moderna” línea de tres o la “cásica” línea de cuatro lo hizo alrededor de sus tres máximos talentos: Rivaldo, Ronaldinho y Ronaldo. A partir de ellos fue buscando el equilibrio necesario que terminó de conseguir cuando le dio la titularidad a Kleberson, en el partido contra Inglaterra.

Mucho se ha discutido sobre la mediocridad o no del torneo y por ende del propio Brasil. El razonamiento es simple y no admite dos opiniones, al ganador se lo reconocerá como el mejor del mundo, al menos por cuatro años, por lo que pasó durante los 30 días que duró la competencia.

En un mundial los cuatro años anteriores no influyen a la hora de levantar la Copa del Mundo, sólo importará lo que hiciste en los siete partidos que te llevaron a poder lograrlo.

Brasil no fue el menos mediocre como muchos dicen; mediocre fueron los que demostraron sentir la presión de obtener el título como Francia o Argentina. El fútbol que se juega actualmente en todo el mundo es poco vistoso, eso no es sinónimo de mediocridad; es sólo cuestión de adaptarse.

No se debería esperar que llegue un campeonato de esta naturaleza para calificar de esta manera al fútbol. No es que el campeonato haya sido mediocre, esto es lo que se ve todos los domingos en las distintas ligas del mundo.

Posiciones Finales de la Copa del Mundo Corea & Japón 2002

PAÍS Pos. PAÍS Pos.
BRASIL 1 SUDAFRICA 17
ALEMANIA 2 ARGENTINA 18
TURQUÍA 3 COSTA RICA 19
COREA SUR 4 CAMERUN 20
ESPAÑA 5 PORTUGAL 21
INGLATERRA 6 RUSIA 22
SENEGAL 7 CROACIA 23
EE.UU. 8 ECUADOR 24
JAPÓN 9 POLONIA 24
DINAMARCA 10 URUGUAY 26
MÉXICO 11 NIGERIA 27
IRLANDA 12 FRANCIA 28
SUECIA 13 TUNEZ 29
BÉLGICA 14 ESLOVENIA 30
ITALIA 15 CHINA 31
PARAGUAY 16 A.SAUDITA 32

ESTADÍSTICAS – RÉCORDS DE COREA & JAPÓN 2002

5 Son los títulos de Brasil quien se convirtió en el seleccionado más ganador de la historia.

7 Las victorias de Brasil que iguala la marca de Italia (1934-1938) de mayor cantidad de triunfos consecutivos en campeonatos del mundo.

7 Son las finales disputadas por Brasil y Alemania convirtiéndose ambos en los países que más veces disputaron la final de la Copa.

1 Alemania y Brasil son las selecciones que más finales y partidos han jugado en la historia de los mundiales siendo la final de este mundial la primera vez que se enfrentaron.

4 Es la cuarta vez que un equipo consigue el campeonato ganando todos sus partidos. Los anteriores fueron Uruguay (1930), Italia (1938) y el propio Brasil en 1970.

87 Son los partidos que ahora lleva ganados Brasil en la historia de los mundiales (récord).

60 Son los partidos que lleva ganados Brasil, siendo el máximo en este rubro.

19 Son los partidos perdidos por México en la historia de los mundiales (récord).

18 Fueron los goles convertidos por Brasil siendo el seleccionado que más convirtió.

2 Fueron los goles recibidos por Pablo Caballero de Argentina, siendo la selección que recibió menos goles. Vale aclarar que Argentina solo jugó tres partidos. De los equipos que jugaron más el menos goleado fue Alemania con 3.

6 Son las veces que el seleccionado de Bélgica accedió a los mundiales en forma consecutiva vía eliminatorias desde 1982 hasta 2002 (récord).

0 Control positivo. Por suerte el doping no concurrió a Corea & Japón.

2.216 Son los minutos que lleva jugados Paolo Maldini (ITA) en partidos por Copa del Mundo desde 1990 a 2002 (récord).

11’’   Iban cuando Hakan Sukur (Turquía) le convirtió el gol a Corea del Sur. Es el gol más rápido de la historia de los mundiales.

15’’   Hacía que Richard Morales (Uruguay) estaba en la cancha cuando le convirtió su gol a Senegal. Es el gol más rápido convertido por un jugador llegado del banco de suplentes.

4 Fueron los empates consecutivos de Bélgica por copas del mundo. A sus dos primeros partidos se le suman los dos últimos de Francia 98’, igualando el récord de Irlanda en 1990.

1 Corea del Sur es la primera selección asiática en llegar a los Cuartos de Final de una Copa del Mundo.

161 Goles se convertieron en el campeonato.

2,52  Fue el promedio de goles de esta Copa tras los 64 partidos.

2 Goles en contra en un mismo partido por primera vez en la historia. Fue en el encuentro disputado entre EE.UU. – Portugal. Los goleadores fueron Agoos (EE.UU.) y Jorge Costa (Portugal).

2 Goles convirtió Ronaldo en la final siendo el octavo jugador que consigue dos o más goles en esta instancia junto a Colaussi y Piola –ITA 34’-, Rahn –ALE 54’-, Baba y Pelé –BRA 58’-, Hurst –ING 66’-, Zidane –FRA 98’-.

8 Goles convirtió Ronaldo siendo el goleador del torneo

5 Goles de cabeza convirtió el alemán Klose (récord).

22 Las expulsiones a lo largo del certamen (récord).

1 Por primera vez un jugador es expulsado sin ingresar a la cancha. Claudio Caniggia (Arg) contra Suecia tuvo ese privilegio.

16 Las amarillas que sacó el español Antonio López Nieto en el partido Alemania – Camerún (récord para un partido).

5 Son los Mundiales dirigidos por Bora Milutinovic. En esta oportunidad dirigió a China anteriormente lo había hecho con México (1986), Costa Rica (1990), EE.UU. (1994) y Nigeria en 1998.

RESUMEN DE LAS POSICIONES FINALES DE LAS COPAS DEL MUNDO F.I.F.A.

1930 – 2002

AÑO SEDE CAMPEON FINALISTA TERCERO CUARTO Final
1930 URUGUAY URUGUAY Argentina EE.UU. Yugoslavia 4-2
1934 ITALIA ITALIA Checoslovaquia Alemania Austria 2-1 (*)
1938 FRANCIA ITALIA Hungría Brasil Suecia 4-2
*** *** *** *** *** ***
*** *** *** *** *** ***
1950 BRASIL URUGUAY Brasil Suecia España 2-1
1954 SUIZA ALEMANIA Hungría Austria Uruguay (1-3) 3-2
1958 SUECIA BRASIL Suecia Francia Alemania 5-2
1962 CHILE BRASIL Checoslovaquia Chile Yugoslavia 3-1
1966 INGLATERRA INGLATERRA Alemania Portugal U.R.S.S. 4-2 (*)
1970 MEXICO BRASIL Italia Alemania Uruguay (0-1) 4-1
1974 ALEMANIA ALEMANIA Holanda Polonia Brasil 2-1
1978 ARGENTINA ARGENTINA Holanda Brasil Italia 3-1 (*)
1982 ESPAÑA ITALIA Alemania Polonia Francia 3-1
1986 MEXICO ARGENTINA Alemania Francia Bélgica 3-2
1990 ITALIA ALEMANIA Argentina Italia Inglaterra 1-0
1994 EE.UU. BRASIL Italia Suecia Bulgaria 0-0 / 3-2 (**)
1998 FRANCIA FRANCIA Brasil Croacia Holanda 3-0
2002 Cor. & Jap. BRASIL Alemania Turquía Corea del Sur 2-0

Nota: En 1930 no hubo definición del tercer puesto

(*) Se definió en tiempo suplementario

(**) Se definió desde con tiros penales.

BRASIL GANADOR DE LA COPA CONFEDERACIONES 1997

JUGANDO A UN RITMO IMPRESIONANTE LOS NORTEÑOS SE ALZARON CON OTRA COPA

ZAGALLO, UN TECNICO GANADOR: Impresionante. Esa es la palabra justa para catalogar a este equipo brasileño que parece encaminarse hacia su quinto título mundial ya que a lo largo de este último lustro no pareció tener oponentes, ni hubo rival que pudiera con él.

Desde que Mario “Lobo” Zagallo tomó el mando del seleccionado, una vez finalizado el Campeonato Mundial de Estados Unidos, solamente ha caído derrotado en tres oportunidades: México, Noruega y Nigeria -en la semifinal de los Juegos Olímpicos de Atlanta-.

Recordemos que Zagallo es el único en la historia del fútbol mundial que ha conseguido cuatro copas del mundo, lo que significa que hasta el presente, ha estado en todas las conquistas de su país. En 1958 y 1962 obtuvo el campeonato como jugador, en 1970 dirigiendo desde el banco al fabuloso “Scratch” donde brillaron Pelé, Jairzhino, Carlos Alberto y tantos otros; finalmente, en 1994 fue ayudante de campo del técnico Carlos Alberto Parreira.

Zagallo tomó el mando del seleccionado en julio del 94’ e inmediatamente comenzó a probar jugadores jóvenes con miras a los Juegos Olímpicos de 1996. Así llegó a la Copa América de 1995 en Uruguay con un plantel poderoso pero inexperiente. Pese a esto obtuvo el subcampeonato tras caer por penales contra el local. Zagallo fue duramente criticado debido a que solo utilizó, 5 minutos y contra Ecuador, a un chico de 19 años que era por segundo año consecutivo goleador del fútbol Holandés: Ronaldo.

Luego llegó el Preolímpico de Mar del Plata donde Brasil se llevó el campeonato ante el dueño de casa. En los Juegos de Atlanta Brasil ya tenía como figura no solo del Sub-23 sino a nivel de mayores a Ronaldo -ahora máximo goleador del campeonato español- pero cayó derrotado en semifinales ante Nigeria en un partido impresionante que lo relegó al tercer puesto.

Este año tuvieron su revancha en la Copa América de Bolivia donde se llevaron el título sin dificultades demostrando ser ampliamente superiores al resto de sus rivales sudamericanos. Así siguieron jugando amistosos y aplastando rivales hasta llegar a ésta Copa de las Confederaciones como máximos favoritos.

UN POCO DE HISTORIA. Esta fue la tercera edición de la Copa de las Confederaciones la cual es organizada por FIFA y alberga a todos los campeones vigentes de las distintas confederaciones continentales.

En esta ocasión participaron: Arabia Saudita como país organizador, Emiratos Arabes Unidos como Campeón de Asia, Sudáfrica como último Campeón de Africa, Australia como Campeón de Oceanía, México como último Campeón de la Concacaf, Uruguay como Campeón de América, Brasil como Campeón del Mundo –más allá de ser el vigente Campeón de América- y por último, la República Checa como Campeón Europeo, debido a que Alemania no quiso participar.

Por lo tanto llegamos a esta edición con 8 equipos participantes, a diferencia de 1993 y 1995 donde solo lo hacían 4. En la primera edición el título fue para Argentina y en la segunda para Dinamarca.

URUGUAY Y LAS SERIES. Uruguay llegó a éste campeonato con una doble finalidad, hacer el mejor papel posible y principalmente, implantar un estilo de juego que nos pueda servir de referencia para un futuro.

Esa tarea fue encomendada al técnico subcampeón del mundo a nivel juvenil Víctor Púa quién será el responsable no sólo de las selecciones juveniles por período de 2 años, sino de la selección mayor hasta terminado el Mundial de Francia.

Fue una medida inteligente adoptada por los neutrales de la AUF ya que así no hay apresuramientos en lo que respecta al nombramiento del nuevo técnico y, además, deja cubierto el cargo ante cualquier enfrentamiento de carácter amistoso que se le ofrezca al seleccionado celeste.

La idea de Púa fue citar a la base de la selección subcampeona en Malasia agregándole un par de jugadores experientes (Montero y Méndez) además de otros que por pocos meses no pudieron integrar aquella selección: Recoba, De Los Santos, Flores, entre otros. Así se logrará llegar a Sidney 2000’, el primer gran objetivo, con unos 30 partidos internacionales.

En lo que respecta al campeonato la participación de Uruguay fue mas que meritoria tomando en cuenta lo ya dicho, la presencia de jugadores jóvenes, inexperientes y sin trabajo previo. La imagen que se dejó fue, por el contrario, la de un equipo armado, con idea de juego definida y que sabía lo que tenía que hacer dentro del campo. Claro que a la hora de definir, esa inexperiencia pesó en varios de los jugadores y no se pudo repetir en la semi final, la performance de la primera rueda.

En el debut enfrentamos a Emiratos Árabes, selección a la que luego de los primeros 10 minutos se lo dominó en todas las líneas, aunque vale decir que los goles llegaron sobre la finalización de ambos tiempos y que en el primero tuvimos mucha fortuna.

En ese encuentro se sacaron muchas conclusiones; la primera, el acierto de Púa en darle la capitanía a Paolo Montero quien supo ser líder del equipo sin caer en el “descontrol” típico de su temperamento que lo ha llevado a terminar varios partidos antes de los 90 minutos.

También se destacaron: Gonzalo De Los Santos, Nicolás Olivera y Marcelo Zalayeta ratificando lo hecho meses atrás en el mundial juvenil; por último, destaco al mejor jugador de Uruguay a lo largo de la competencia, Pablo García.

El mismo reúne un montón de cualidades dignas de destaque marca, entrega, lucha, técnica y sobre todo una gran personalidad que lo llevó a que, siendo un jugador de medio campo, no haya acumulado ni una sola tarjeta amarilla a lo largo del torneo.

Además fue por varios momentos el encargado del traslado del balón desde el campo celeste hasta tres cuartos de campo contrario.

Luego llegó la República Checa la cual venía de un empate con Sudáfrica. El partido se presentó difícil en los primeros minutos donde incluso se le anuló un gol lícito al equipo europeo por presunta falta del atacante.

Poco a poco Uruguay encontró su juego y se puso en ventaja con gol de Olivera que nuevamente jugó un gran partido. A partir de ese momento el equipo uruguayo fue muy superior y logró aumentar su ventaja a través de Zalayeta. Finalmente los checos descontaron para poner el definitivo 2 a 1.

Con los dos triunfos Uruguay ya estaba clasificado por lo que el técnico decidió afrontar el partido contra Sudáfrica con 10 variantes; de los titulares únicamente jugó Diego López.

Fue este el mejor partido de la serie y quizás del campeonato ya que Uruguay si bien se vio superado en varios momentos, nunca renunció a su forma de juego y mostró gran efectividad a la hora de definir.

Uruguay ganó como muchas otras veces, quizás sin merecerlo, pero con una gran diferencia, jugando al fútbol. Eso fue lo que se procuró, que ganando o perdiendo, con titulares o suplentes, el juego fuera siempre el mismo, pelota a ras del el piso, con un destinatario cierto y con un solo objetivo, el arco de enfrente.

Por otra parte LA SERIE A fue ganada por Brasil que sin mucho esfuerzo y con escasos lujos ganó dos partidos y para sorpresa de todos, empató sin goles ante Australia.

Claro que Brasil al igual que Uruguay probó varios jugadores y por ello se dio el lujo de dejar en el banco, en mas de una ocasión, a Dunga, Juninho y el mismísimo Romario.

Australia, que alcanzó la segunda posición en la serie, fue un equipo bien disciplinado pero muy avaro a la hora de brindar espectáculo, mucho toque de pelota pero falta de profundidad.

México fue la gran decepción de la serie ya que si bien le hizo un aceptable partido al invencible Brasil, no opuso mucha resistencia contra la selección australiana; pese a golear a los locales se despidió del certamen sin pena ni gloria. Del local muy poco, únicamente un triunfo ante Australia quien formó en ese partido con varios suplentes.

FINALES. Todo parecía indicar que habría una final sudamericana. Brasil parecía invencible y Uruguay había sido el único seleccionado que había conseguido tres triunfos en tres presentaciones.

La primera semifinal pareció indicar eso. Brasil sin exigirse venció por dos tantos contra cero en forma clara y contundente a la República Checa, la cual no se atrevió a patear al arco defendido por Dida en todo el encuentro.

Por otro lado Uruguay enfrentaba a Australia con la misma alineación del comienzo del torneo. Fue un dominio claro, absoluto por parte de los celestes, como hacía tiempo no se veía; prácticamente todos rindieron en forma brillante: Olivera, García, De Los Santos, Montero, López, Recoba y Zalayeta –aunque malogró un par de oportunidades de gol-.

Pero la falta de contundencia y efectividad hizo que los 90’ terminaran empatados y luego, por segunda vez y ante el mismo rival, volvimos a quedar eliminados de un certamen a través del hoy llamado Gol de Oro y que allá por 1993 se llamó Muerte Súbita y nos dejó fuera de la semifinal del mundial Sub-20 de Australia.

Al minuto y medio del primer tiempo del alargue y tras un ataque uruguayo llegó el contragolpe australiano que terminó con el gol de Kewell y la eliminación de Uruguay.

Si bien nunca sirve perder quizás ésta derrota sirva para adquirir experiencia y demostrarle a los jugadores que no siempre gana el mejor y que en todo deporte se necesita algo de fortuna.

En el partido por el tercer puesto se notó la falta de motivación y si bien el sistema de juego fue el mismo, hubo jugadores que no rindieron, caso de Olivera y Zalayeta.

El triunfo de los checos por 1 a 0 fue inobjetable, aunque vale decir que el gol se gestó tras un grave error de la defensa celeste.

La final fue un mero trámite. Los brasileños humillaron a su rival convirtiéndole nada menos que 6 goles (3 de Romario y 3 de Ronaldo) a través de los 2 mejores delanteros del mundo en este momento.  El poderío norteño deja planteada la interrogante, ¿hay alguna selección que pueda vencer a Brasil?; ¿el campeonato mundial de Francia se jugará por el segundo puesto?. Estas preguntas recién encontrarán respuesta en un año.

BALANCE. La imagen dejada por Uruguay fue altamente positiva entre otras cosas por haber desterrando definitivamente la imagen de cuadro agresivo.

En lo que respecta a los ingresos la AUF percibió un millón y medio de dólares lo cual no sólo permite saldar varias deudas a nivel de clubes y técnicos anteriores de la selección, sino que asegura el pago del contrato de Víctor Púa al mando de las selecciones juveniles.

Pero lo más importante es la idea de juego que se implantó en los jugadores. El tema será hacerla perdurar en el tiempo para que llegado los desafíos importantes estemos a la altura de afrontarlos. Y para ellos ya falta muy poco: el preolímpico de Sidney 2000 y las eliminatorias para el próximo mundial.

El primer paso para salir del fondo está dado. Este cuerpo técnico y estos jugadores nos representaron de muy buena forma en un torneo que con el paso del tiempo tendrá una valoración muy especial.

Esperemos que los nuevos dirigentes que hoy gobiernan la AUF valoren este logro y sigan apoyando a este cuerpo técnico para no caer nuevamente en desgracia y sufrir duros golpes como la reciente -pero anunciada- eliminación de Francia 98’.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑