Buscar

@En1buena

Lo demás es puro cuento

Etiqueta

Luis Suárez

MANO DE DIOS & MANO DE SUÁREZ. Incomparables!

Es un disparate equiparar el gol con la mano de Maradona a los ingleses, en cuartos de final del mundial México 86’, con la mano de Suárez en el partido contra Ghana, por la misma instancia del mundial 2010.

Que lo diga un aficionado en caliente vaya y pase, pero escuchar a un árbitro, instructor de FIFA, como Jorge Larrionda, llama mucho la atención.

La diferencia entre uno y otro caso es bien simple.

Luis Suárez no burló el reglamento contra Ghana. Como cualquier jugador, en cualquier lugar de la cancha, se valió de una acción de juego para evitar que el rival sacara una ventaja. Dicha acción tiene una pena y la misma fue aplicada como correspondía.

Así como algunos cometen un foul, otros toman de la camiseta o se arrojan de manera temeraria con tal de evitar que el rival avance o llegue al gol, Suárez con sus manos evitó lo que era una segura conquista del seleccionado africano.

¿Eso es ilícito? ¿Eso implica sacar una ventaja extradeportiva ?

No! Claro que no!

ILÍCITO ES OBTENER ALGO POR FUERA DE LO REGLAMENTARIO; jugar dopado, sobornar a los rivales o HACER UN GOL CON LA MANO y que no te lo anulen.

El gol con la mano de Diego Maradona fue ilícito, antirreglamentario.

El reglamento no permite que sean validados los goles convertidos con la mano.

Valerse de ello implica una ilicitud que no se da en jugadas como la de Suárez a Ghana donde el reglamento castiga la acción con el cobro de un tiro penal además de la expulsión.

Esto en los tiempos que corren ya que años atrás, jugadas idénticas apenas se sancionaban con amarilla: Mario Kempes (ARG) contra Polonia en el 78’ o Francisco Villarroya (ESP) tras cabezazo de José Herrera en el partido Uruguay – España de Italia 90’.

Entonces, Suárez fue partícipe de una acción que el reglamento NO prohíbe, pero sí sanciona, y por eso no sólo se cobró penal sino que fue expulsado.

Maradona burló el reglamento y se valió de una acción que el reglamento SÍ prohíbe ya que jamás puede convalidarse un gol hecho con la mano.

QUE LA LESIÓN DE SUÁREZ NO SEA EXCUSA

Sin dudas ha sido una muy mala noticia la baja de Suárez de cara a la próxima doble fecha de la eliminatoria. De todas maneras, en 24 horas no paramos de escuchar comentarios negativos que dan por sentado que sin él no podemos lograr un punto, mucho menos ganar un partido.

Es hora de dejar de pensar en Suárez como el salvador y preocuparse por mejorar el funcionamiento de un equipo que pueda obtener puntos más allá de cómo se pare en la cancha o quiénes sean sus protagonistas.

Porque hoy hay dos hechos objetivos que muchos en 24 horas están pasando por alto:

  1. En estas eliminatorias con Suárez (9) ganamos 4 partidos y obtuvimos el 51,8% de los puntos en juego en tanto que SIN él (5) ganamos 3 partidos logrando el 60%.
  2. Si querés ir al mundial tenés que ganarle, con o sin Luis, mínimo a los equipos que no van a ir y están por debajo tuyo en la tabla; y eso, no lo estamos haciendo. Ver abajo.

Entonces, es una lástima que uno de los mejores delanteros del mundo no pueda estar, sobre todo contra Paraguay, en un partido ideal para el juego de Uruguay y el propio Suárez (explotando el contragolpe, pase largo y una defensa bien posicional).

Pero las lesiones, como las suspensiones, están a la orden del día y hay que estar preparado para afrontarlas y superarlas. Nosotros supimos hacerlo en 2015, desde entonces no.

Quiero decir que la clasificación (o no) no será producto de esta baja de Suárez contra Argentina y Paraguay.

Uruguay en el último tiempo (con Suarez) ha dejado pasar oportunidades que hoy ya le habrían posibilitado estar clasificado a Rusia 2018.

Desde noviembre 2016 a octubre 2017 habremos jugado 6 partidos contra 5 rivales que estaban, están y estarán por debajo nuestro en la clasificación.

Y como decía, si tenés aspiraciones de ir al mundial al menos debes ganarle a ésos países; pero lamentablemente, con dos ya hemos perdido. Cuidado!

Uruguay jugó contra Chile al cual le empezó ganando; de vencerlo quedábamos a 1 punto de la clasificación y dejábamos a los trasandinos sin chances de poder alcanzarnos. Perdimos!

Luego llegó Brasil. Le empezamos ganando lo cual hubiera significado quedar a un punto de ellos en el tope de la tabla. Perdimos!

Nos fuimos a Perú que estaba en el sótano. También nos adelantamos en el marcador; quedábamos otra vez a un punto del mundial y eliminábamos ahí mismo a los incaicos. Perdimos!

Ahora vienen Argentina, Venezuela y Bolivia; todos por debajo nuestro y los últimos dos eliminados.

Entonces cuidado! A no colgarse de Suárez; la clasificación depende de todos. No dejemos pasar más trenes y subamos rápido al que va directo a Rusia.

CABEZA FRÍA PARA EL CALOR DE BARRANQUILLA

El martes nos toca visitar a Colombia por la fecha 10 de las eliminatorias.

Es un partido sumamente difícil por dos aspectos: el tipo de fútbol que desarrollan los de Pekerman -procurando quitar la pelota al rival y jugar rápido en corto- y el factor climático; ambos suelen complicar a la celeste.

Hay días suficientes para mentalizarse en ese partido sin perder vista que LA FINAL que nos deja en la puerta de Rusia es el encuentro contra Ecuador, en noviembre, por la fecha 11 en el Centenario.

El martes contra Colombia perfectamente podemos perder 3 puntos… pero NO jugadores para esa final contra los ecuatorianos!

En Baranquilla no deberíamos exponer a aquellos jugadores que deberán estar sí o sí contra Ecuador: Muslera, Godín, Arévalo Ríos, Cavani y Suárez.

Gran parte del mérito de Tabárez es haber sabido aprovechar su vasta experiencia con el seleccionado de modo de no repetir errores o circunstancias que se hayan podido dar en el pasado.

Así, entonces, debería tenerse en cuenta el antecedente inmediato contra Colombia en Barranquilla (0-4 en el año 2012) y descartar del equipo titular a aquellos jugadores que más padecieron, junto a Maxi Pereira –no convocado- los efectos del calor; hablo de Cristian Rodríguez, Álvaro Pereira y Arévalo Ríos.

Todos dicen que estamos ante un partido perdible; yo comparto.

Lo que no todos dicen es que perfectamente podemos ganarlo. Para ello, creo yo, debería apostarse a un equipo joven, liviano, dinámico y de buen pie, que pueda retener la pelota, cuando la recupera, y no estar 90’ corriendo detrás de ella bajo los efectos del calor y la humedad.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, mi equipo titular ideal para enfrentar a Colombia sería con: Campaña

Corujo – Coates – Silva – Ricca

Sánchez – Vecino – Ramirez – DeArrascaeta – Laxalt

Rolan

Sé que es improbable que se presente un equipo así.

De todas manera confío plenamente en nuestro entrenador sabiendo, además, que pase lo que pase el martes, venciendo a Ecuador en noviembre, en Paraguay por la 16ª fecha, podríamos lograr el boleto a Rusia.

Prueba superada!

Feliz, radiante, orgulloso de mi selección. Gracias a sus jugadores y cuerpo técnico por regalarme una alegría más.

Esa fue la primera expresión que me nació tras el contundente y por qué no sufrido triunfo logrado ante Venezuela que nos permite afianzarnos en la cima de la tabla cumplido ya el 50% de las Eliminatorias.

Era un partido clave y se ganó. De esos que en la previa y producto del momento, las circunstancias y plantel de cada uno, no admitía otra posibilidad que la de un triunfo celeste.

Al mismo tiempo era también de esos partidos que -hasta no hace mucho- se terminaban con una frase más o menos así: “otra vez le dimos vida al que llega muerto”.

Frase que pareció asomar en la mente de muchos cuando en la primera media hora la vinotinto se apoderó de la pelota y con transiciones rápidas, mucha precisión en los pases, gran funcionamiento y un desequilibrante Peñaranda por izquierda, generó peligro en cada jugada de ataque.

Claro que a la hora de concretar no pudo hacerlo y lo terminó pagando caro.

Tras una jugada rápida y aislada de los celestes llegó el primer tanto y con eso pareció sentenciarse el partido. Pase largo cruzado hacia la izquierda, centro preciso efectuado a la carrera por Suárez y gran definición de Lodeiro de cabeza tras llegar de la zona de volantes a toda velocidad.

El gol trajo tranquilidad y mató anímicamente a Venezuela que procuró mantener su buen juego colectivo hasta que la imprecisión se apoderó del equipo.

El segundo tiempo fue otro partido. Uruguay encontró rápido el segundo gol, pasó por arriba físicamente a su rival, cortó todos los circuitos que llevaban peligro en la primera mitad -al punto que Peñaranda fue sustituido-, logró juntar las líneas, armó circuitos de fútbol, mejoró en la precisión y generó varias oportunidades de gol. Así, hasta que llegó la expulsión de Vizcarrondo y posteriormente el tercer tanto tras una extraordinaria combinación entre Vecino, Sánchez, Suárez y Cavani.

El balance es sumamente positivo. Hubo rendimientos individuales buenos (Silva, Suárez, Cavani) y no tanto (Coates, Corujo y -más allá del gol- Lodeiro en el 1er tirmpo), pero lo más importante es que se ganaron 3 puntos que sirvieron para mantener el liderazgo en la tabla y dar un paso más hacia Rusia 2018.

Venezuela ya es historia. Ahora pasemos raya y permitámonos disfrutar, al menos hasta la próxima fecha, de algo inédito bajo este formato de eliminatorias: tener a Uruguay 1°, solo, habiéndose jugado ya la mitad de la competencia.

EN PARAGUAY PODRÍAMOS LOGRAR EL BOLETO A RUSIA

 

Con el pesimismo que nos caracteriza no estamos sabiendo valorar la extraordinaria eliminatoria que Uruguay viene teniendo hasta el momento. Estamos primeros habiendo jugado los partidos más difíciles y, sin embargo, muchos se esfuerzan por seguir viendo todo de manera negativa.

Los que pisamos los 40 podemos recordar vagamente la eliminación de 1981, pero ya con total uso de razón y conocimiento futbolístico, las eliminatorias desde 1985 hasta hoy (9 con la que se está jugando); pues bien, nadie puede negar que estamos ante el mejor desempeño celeste en ese lapso.

A los “exquisitos” que suelen criticar a la selección, haga lo que haga, los invito a esperar cuatro años para que vean y valoren, si el fixture no cambia, lo difícil que será tener a esta altura 16 puntos.

Porque hay algo que muchos están pasando por alto, EL FIXTURE DETERMINÓ QUE URUGUAY TUVIERA EL COMIENZO MÁS DIFÍCIL. Del mismo modo, nadie tendrá un remate más accesible!

No es lo mismo enfrentar a Bolivia en la altura en la fecha 1, que en la penúltima eliminado y con un equipo nuevo.

Algo similar pasa con Ecuador, rival directo al que tuvimos que visitar, también en la altura, en la 3ra fecha y con las chances intactas. Del mismo modo, que te visiten Colombia (F.2) y Chile (F.4); en el caso de los cafeteros, además, sin jugadores suspendidos por acumulación de tarjetas por tratarse de la 2a fecha. Cuanto más se avanza suele haber más suspendidos.

Tampoco es lo mismo visitar a Brasil y Argentina en las primeras fechas que en las últimas cuando, en teoría, ya están clasificados.

EL BOLETO PUEDE ESTAR EN ASUNCIÓN

La frase hay que salir a ganar todos los partidos es tan absurda como aquella que dice que para ser campeón hay que ganarle a todos. En las eliminatorias hay que usar la cabeza y pensar más allá de lo inmediato.

Lo próximo de Uruguay es contra Venezuela (L), Colombia (V) y Ecuador (L). Ganar esos 6 puntos de local nos dejaría con un pie en Rusia.

En Colombia perfectamente se pueden perder tres puntos NO jugadores! Contra Ecuador en casa tenemos que tener lo mejor y ello significa contar con Suárez y Cavani, que arrastran tarjeta amarilla.

Entonces, juguemos  una final contra Venezuela procurando repetir lo hecho contra Paraguay. Pensemos que el partido dura 45’; tratemos de sacar una ventaja de modo de que promediando el segundo tiempo ambos se puedan hacer amonestar y cumplan su suspensión contra Colombia.

En Baranquilla no podemos exponer a quienes deberán estar sí o sí contra Ecuador.

eliminatoriasPorque si todo sale bien, en la 16a fecha contra Paraguay y a falta de dos para finalizar la competencia, podríamos estar alcanzando la clasificación directa.

¿Cómo? Alcanzando los 28 puntos y sin que ello implique hacer un razonamiento extremadamente optimista.

Tenemos 16 puntos.

De los próximos 21 (7 partidos) contemplo solamente la obtención de 9 que podrían salir de:

2 triunfos: Venezuela y Ecuador.

2 derrotas: Colombia y Chile de visita, por ejemplo.

3 pts de los partidos contra Brasil, Argentina (ambos de local) y Perú de visita (F.14)

Perú estará virtualmente eliminado o con la necesidad imperiosa de salir a ganar. Lo mejor que tiene Uruguay es su juego de respuesta y nada mejor que rivales como Perú o Paraguay para desarrollarlo.

Es por eso que en la fecha 16, cuando juguemos contra los guaraníes, urgidos de la victoria -si es que ya no están eliminados-, tendremos la posibilidad matemática de sacar el boleto a Rusia.

De lograr una victoria se llegaría a los 28 puntos, suficientes para clasificar al mundial.

Habrá quien diga que el razonamiento es igualmente optimista.

A esos les digo que recuerden que en el peor de los casos, perdiendo otro partido, siendo un desastre, haciendo solo 9 de los próximos 24 pts y llegando con 25 a las dos últimas fechas, contamos con el doble bonus: Venezuela  (F.17 de visita recontra eliminado) y Bolivia (F.18 de local, que hace más de 50 partidos no gana fuera de casa).

Quienes quieran seguir criticando pueden hacerlo, sólo sepan que estamos, como pocas veces, muy cerca de un campeonato del mundo habiéndose jugado solamente un 44,44% de las eliminatorias.

MODIFICACIONES A LAS REGLAS DEL JUEGO

En el día de hoy entraron en vigencia las modificaciones a las Reglas de Juego establecidas por la International Football Association Board (IFAB) en su asamblea general anual celebrada el 5 de marzo de 2016.

Algunas resultan interesantes, otras recogen aspectos que ya estaban rigiendo y, finalmente, están las que darán lugar a la polémica ya que lejos de brindar certezas dejan lugar para las dudas y suspicacias.

Empecemos por repasar LAS MODIFICACIONES MENOS RELEVANTES; no se aburran que las últimas dan lugar para la opinión y polémica.

El terreno de juego:  a) Se permite estampar logos en los banderines de las esquinas del campo. Habrá que ver si son simples logos con escudos o bandera de los equipos o países que ofician de local en ése terreno –como por ejemplo ya ocurrió en el mundial de 1966- o si la norma dará lugar a una operación de marketing y comiencen aparece logos de empresas.

 b) Se habilita que las canchas puedan tener una superficie mezclada entre césped natural y artificial. En Uruguay todos agradecidos, menos el Ingeniero Agrónomo que tiene arruinados la mayoría de los campos del país.

La indumentaria de los jugadores: a) Las prendas que se utilicen debajo del short, como las mallas térmicas, deben tener el mismo color que el pantalón corto; esto ya se venía aplicando. 

b) El jugador que abandone el campo para cambiarse el calzado deberá esperar la autorización del árbitro para reingresar. Esto ya acontecía solo que ahora la autorización puede ser dada por el cuarto árbitro y sin que el juego esté detenido.

Duración del partido: El tiempo que se estipula para el período de hidratación será ahora agregado oficialmente al final del partido. Si bien esto ya regía la palabra “oficialmente” obliga al árbitro a respetar sí o sí, el tiempo exacto de paralización del juego.

El inicio y la reanudación del juego: a) La pelota no tendrá que moverse hacia adelante en el inicio del partido. Es un nuevo cambio a una disposición que hasta 1997 exigía que por lo menos dos jugadores tocaran el balón y que tras el primero, la pelota hiciera un giro completo sobre sí misma.

b) Se prohíbe a los árbitros “fabricar” las jugadas de balón a tierra; significa que no podrán sugerir quién debe hacerse del balón tras una detención, cosa que acontece hoy con el mal empleado “fair play”.

Tiro penal: a) Los jugadores que amaguen a patear una vez iniciada la carrera hacia la pelota serán amonestados.

La redacción es muy vaga y nada dice respecto a otro punto fue cambiando a lo largo de la historia, ¿está permitido frenarse en la carrera previo al remate?

Jorge Larrionda, integrante de la Comisión de Arbitrajes de FIFA, sobre este punto ha dicho que se permite al jugador detenerse en su carrera, todas las veces que lo entienda oportuno, hasta el momento previo a la ejecución; es decir, cuando se afirma para rematar -entiéndase que ya tiene un pie en  el aire- ya no puede volverse atrás, amagar y luego ejecutar.

Si lo hace, el jugador es amonestado y se cobra tiro libre indirecto para el equipo rival.

b) Los porteros que se adelanten de la línea de gol antes del cobro también serán amonestados. Es una buena y peligrosa medida ya que una definición de cinco (5) un equipo podría quedarse sin golero por la aplicación irrestricta de esta medida.

c) El equipo que tenga más jugadores que otro en una definición deberá reducir sus lanzadores hasta igualarlo. Esto ya se venía aplicando y tiene una lógica, algo rebuscada pero lógica al fin. Se procura que camino a una definición un equipo no provoque expulsiones de algunos de su jugadores, no más de cuatro -claro está- cosa de que si se extiende la definición de 5, sus mejores pateadores puedan repetir antes que el rival.

d) Los equipos ya no tendrán por qué informar el orden de ejecución de los cinco penales en una definición.

El saque de banda: Los jugadores que impidan el cobro de un saque de banda serán amonestados si están a menos de dos metros de distanciaEs un cambio que favorecerá el juego rápido y traerá más incidencias de peligro en ataque ya que se suele usar como recurso el saque de banda lanzado al área a manera de corner.

También se hace mención a la ley del offside: Se establece que “no serán considerados los brazos y las manos”. No entiendo por qué se estableció tal medida con una disposición que ya estaba prevista; de hecho, el reglamento indicaba que a los efectos de esta ley “los brazos no se consideran parte del cuerpo”.

MODIFICACIONES INTERESANTES

Cuarto cambio en los alargues. Se prevé la posibilidad de realizar un cuarto cambio en caso que un partido, correspondiente a un campeonato con fases eliminatorias, llegue a una prórroga.

No se aplicaría esta norma en casos como los de la vieja Copa Intercontinental dado que era un partido único al que se accedía sin fase previa (la Copa Europa y Libertadores no eran parte de la Copa Intercontinental). Hoy sería el caso de la Recopa Sudamericana o Suruga Bank.

Los jugadores o personas que interfieran en el juego: a) Si un suplente, entrenador o miembro de un equipo, entra al terreno e interrumpe el juego, se castigará con falta o penal según el lugar de la interrupción.

Resulta un castigo interesante para evitar “avivadas” que hemos visto especialmente por tierras sudamericanas. Antes el castigo para casos como los planteados era un tiro libre indirecto o bote a tierra.

b) Si alguien ajeno a los 22 jugadores -persona o agente externo- evita un gol, deteniendo el balón que iba hacia la portería, el árbitro puede otorgar la conversión.

Es una lógica medida para evitar casos que han pasado incluso en nuestro país done algún alcanza pelotas llegó a impedir un gol y el juez sólo podía cobrar bote a tierra.

Podrá caber la duda de cómo sabe el árbitro si el balón iba dirigido al arco o no; pues bien, con la otra modificación que veremos más adelante -la utilización del video- la duda desaparece.

El árbitro: a) Los jueces tendrán la autoridad de tomar una acción desde el momento que entran a inspeccionar el campo antes del partido. Hasta hoy la tenían desde el comienzo del juego. Significa que un jugador puede ser expulsado por un insulto u ofensa durante el precalentamiento lo cual dará lugar a cualquier tipo de suspicacias.

b) El árbitro sólo podrá mostrar tarjetas amarilla una vez que comience el partido.

c) Los jugadores que resultan lesionados por un rival no estarán obligados a salir del campo para ser tratados.

La norma no dice más nada con lo cual cabe preguntarse si el partido queda detenido hasta que el jugador se recupera o si bien, como ocurre en el rugby, se permite al cuerpo médico atenderlo mientras el juego continúa sabiendo que si alguno de ellos interfiere voluntariamente en el juego, le caben las consecuencias que vimos en el punto anterior.

LAS MODIFICACIONES MÁS RELEVANTES Y CONTROVERSIALES

Faltas e incorrecciones: Se modificó la ley del “triple castigo” por el cual se establecía penal, expulsión y posterior sanción automática para el jugador infractor que impedía una oportunidad clara – manifiesta de gol

a) Ahora, cuando un jugador impida un gol u oportunidad manifiesta mediante una infracción deliberada por mano será expulsado tal como sucede actualmente.

El ejemplo más claro fue la mano de Luis Suárez contra Ghana en 2010 sancionada con penal y expulsión; antes simplemente se cobraba penal, alcanza recordar la “palomita” de Mario Kempes en 1978 contra Polonia.

b) El árbitro tendrá a partir de ahora la potestad de determinar si el defensor buscó jugar limpiamente el balón; en estos casos, pese a impedir una oportunidad manifiesta de gol, será sancionado con tarjeta amarilla.

Hasta hoy, sólo se tenía en cuenta la acción final –impedir la oportunidad manifiesta de gol- y ella traía consigo una única consecuencia.

c) Ahora sólo se sancionará con tarjeta roja casos donde:

– el infractor no intente jugar el balón o ni siquiera haya tenido la posibilidad de jugarlo;

– se sujete o empuje al rival;

– la falta fuera merecedora de tarjeta roja en cualquier lugar del terreno (juego brusco, temerario, etc).

d) Una ofensa contra los árbitros del partido será castigada con un tiro libre directo por lo que si ocurre dentro del área será penal.

Entiendo que aquí radica el principal problema que traerá esta serie de modificaciones. Hasta que no ocurra como en el rugby, que el juez tiene un micrófono que capta todos los diálogos y son percibidos a su vez por el público -presente en el estadio o a través de la televisión- eso será motivo de CORRUPCIÓN, así, clarito!

Quién podrá decir si hubo o no insulto? Se darán casos donde los propios atacantes lanzarán insultos al aire tratando de inducir en error al árbitro con tal de que sancionen un penal. Sinceramente, me parece una locura.

Asistencia del Video. Finalmente se estableció lo que muchos esperaban desde hace años, el uso de la tecnología en el fútbol. A partir de hoy los árbitros podrán auxiliarse de imágenes para REVISAR SITUACIONES RELACIONADAS CON: goles, tarjetas rojas, cobro de penales e identificar jugadores que cometan una acción que merezca sanción.

Me parece una resolución exagerada que atenta contra la dinámica del juego y que no brinda certezas absolutas.

Una cosa es recurrir al video por un hecho objetivo, como establecer si la pelota traspasó o no la línea de gol, donde ni siquiera hay que parar el partido -como ocurrió en Brasil 2014- y otra parar el juego, vaya a saber cuántas veces, para determinar si una jugada es tarjeta roja o no; siendo en última instancia un elemento netamente subjetivo.

Podría justificarse la utilización del video para saber si una infracción fue dentro (penal) o fuera del área pero no más que eso.

En lo personal entiendo que el fútbol, en lo que hace al reglamento, debería volver a sus raíces y, sin miedo, incorporar más normas del rugby. En parte algunas de estas modificaciones recogen el espíritu de aquellas.

Por ejemplo, si se va a tener en cuenta el insulto al árbitro, cosa condenable por cierto, que se condene toda conducta antideportiva de manera firme no permitiendo a ningún jugador, salvo al capitán del equipo, dirigirle la palabra al juez castigándosele a quien lo haga con tarjeta amarilla.

Que se sancione con un tiro libre indirecto -10 metros más adelante del lugar- cuando se produce un reclamo –verbal o ademán- así como cuando se interrumpe el juego evitando que un rival saque rápido.

De esta forma en dos años se reduciría enormemente el juego para la tribuna, desleal, asqueante al que cada vez más el fútbol de hoy nos está acostumbrando.

Hay que erradicar todo tumulto generado por una decisión arbitral, más si se le va a permitir revisar jugadas decisivas.

Hay muchas normas del rugby que perfectamente pueden aplicarse ya mismo al fútbol sin necesidad de caer en experimentos que pueden dar lugar a mayores problemas.

En el rugby lo que sanciona el árbitro es sagrado.

En el fútbol, si se llega a cobrar un penal por un insulto al juez, puede producirse una tragedia.

Como siempre ocurre cuando hay cambian estos traen consigo cosas positivas y negativas; habrá que esperar un año para saber cuál fue el balance y la influencia de estas modificaciones y si se ratificarán o no estos cambios que ya están en vigencia.

CON NUESTRO SELLO

No todos los días se puede ganar, gustar y golear; menos aún si nos disponemos a ver un encuentro de Uruguay. Como suelo decir “para ver fútbol lindo miren al Barça los fines de semana por ESPN”.

El estilo del fútbol uruguayo no sabe de lujos ni victorias holgadas. Porta orgulloso esa manera de ganar sufriendo y no es más ni menos que parte de NUESTRA IDENTIDAD.

Con distintos matices contra Chile y Colombia de local se ganó de manera contundente pero hoy, cuando de antemano muchos suponían que le pasaríamos por arriba a Perú por la posición que llevaba en la tabla, terminamos sufriendo y cerrando un triunfo (1-0) importantísimo, como se pudo.

Por momentos nos vimos superados, cedimos terreno y pelota al rival, y no tuvimos la contundencia que siempre necesita Uruguay para concretar en la red lo que genera.

Al igual que contra Brasil el cambio realizado en el entretiempo fue clave para una mejora en el segundo; no de la magnitud del partido anterior pero una mejora al fin.

En los primeros 45’ no pudimos elaborar una sola jugada colectiva. Perú ganó en el juego por las bandas, sobre todo en velocidad ganándole las espaldas a Maxi Pereira y además demostraba estar más atento ganando todas las segundas pelotas.

Uruguay trasladaba lentamente el balón y así encontraba al rival siempre bien parado. Las veces que aceleraba lo hacía a través de corridas aisladas de Maxi Pereira las cuales fueron intrascendentes ya que nunca pudo culminar los ataques con un buen centro o jugada de peligro.

No se remató de larga distancia y fueron pocas las veces que se optó por mater un pase profundo o jugar al medio para que alguien hiciera de pivot y generara juego; cuando se hizo se pudo inquietar.

En el inicio del segundo tiempo con el ingreso del “Cebolla” Rodríguez cambió la actitud del equipo. Se salió a buscar el partido, generaron situaciones y pudo convertir.

Por su parte, Perú se olvidó de atacar por nuestro sector derecho de la defensa y así fue muy poco lo que pudo inquietar.

Es verdad que hicimos un gol y pudimos convertir algún otro si no fuera por los palos o mala puntería; pero también es verdad que si Perú convertía la que atajó Muslera de manera espectacular en el 1er tiempo, o sobre el final del partido con ese remate cruzado que nos dejó sin respiración, la historia ahora podría ser otra.

Analizar a los jugadores por sobre el planteo que se realiza suele ser muy injusto. Por eso hoy me quiero detener en:

Luis Suárez: volvió a jugar en Montevideo un partido oficial después de mucho tiempo y tuvo un rendimiento impresionante. Cada vez que entró en contacto con el balón generó peligro.

Además de la asistencia en el gol se aburrió de ganar pelotas que parecían imposibles. Es el futbolista que mejor protege la pelota con su cuerpo en el mundo y no hay nadie que intuya como él a dónde y de qué forma va a caer un balón; eso le permite posicionarse antes que sus rivales y así hacerse de una pelota que para cualquier otro está perdida.

Su participación fue y seguirá siendo decisiva. Debemos agradecer todos los días por ser contemporáneos a esta “bestia” que no es más que el jugador uruguayo más desequilibrante de la historia de su selección.

Edinson Cavani tuvo su premio a tanto despliegue y sacrificio por el equipo.  Si bien ahora volverán a aparecer los que lo quieren ver de 9 yo seguiré queriendo que juegue donde más le aporta a la selección, de volante ofensivo con llegada permanente al área rival.

Allí es donde, producto de un estado atlético impresionante, mejor le ha rendido a la selección desde el mundial 2010 hasta hoy. De hecho, hoy se lo vio por varios momentos auxiliando a los defensores e inmediatamente proyectándose al ataque; ello no le impidió llegar al gol.

Lo único cierto y objetivo, más allá del rendimiento general y las individualidades, es que:

  • A esta hora estamos primeros en la tabla tras 6 fechas.
  • Jugamos una doble fecha sin ninguno de nuestros defensores titulares.
  • Somos uno de los 3 países con más goles y uno de los 2 menos goleados.

¿Es para ilusionarse no? Sí, pero no para enloquecerse.

Hoy quedó demostrado que en el Estadio ningún rival será fácil.

Faltan muchas fechas y muchos puntos para poder estar en Rusia.

El próximo partido es Argentina de visitante, quizás el partido más difícil de todos. Un rival al que nunca le podemos ganar por eliminatorias en su casa y que en la última oportunidad nos ganó holgadamente.

Pero seamos optimistas. A ése encuentro llegaremos primeros con todo el equipo a disposición. No hay suspendidos y esperemos no haya lesionados.

Además pensemos…

Hoy muchos dicen que no jugamos bien y generamos unas siete u ocho situaciones de gol.

Muchos insisten con que no jugamos bien y sin embargo, no habiendo podido contar en ninguno de los seis partidos con los titulares, estamos primeros en la tabla.

Y no jugamos bien, dicen…

Me despido feliz sabiendo que si bien hoy no rendimos a gran altura el equipo demostró su jerarquía para igualmente imponerse.

Es que así son los grandes equipos; jugando bien o mal ganan cuando hay que ganar sin importar cómo.

El camino aún es largo, sigue faltando bastante, pero claramente estamos más cerca del objetivo.

El cierre es el de siempre. Al final sabemos que está la recompensa y como siempre digo, es este proceso el que, con aciertos y errores, mejor lo transita: lento, sí; poco vistoso, puede ser; pero de la manera más sería, respetuosa y segura posible.

Finalizado el 33,3 de la eliminatoria y desde el primer lugar una vez más les digo

Arriba Uruguay !

UN CAMBIO, CAMBIÓ EL PARTIDO. Brasil 2 – 2 Uruguay

Con el título se puede resumir lo que fue el partido de hoy ante Brasil. Tuvimos un encuentro claramente divido en dos tiempos o, si se quiere, en tres partes siendo la primera netamente favorable al local.

En 25’ perdíamos 0-2 y nos estaban llegando por todos lados. Nuestros defensores no paraban a nadie, la línea de volantes no contenía y nuestros delanteros eran meros espectadores.

A partir de los 32’, con el descuento uruguayo, pudimos nivelar el partido, primero, para pasar a dominarlo sobre su etapa final.

Hoy quedó demostrado, una vez más, que para este grupo nada es imposible.

Ellos representan fielmente la historia de nuestra selección. Quedó demostrado que pase lo que pase, con o sin Suárez, con la línea defensiva titular o suplente, seguiremos dando batalla hasta el final.

Como bien estampó nuestro entrenador una vez terminado el partido, “nuestros jugadores saben sufrir, se caen, pero saben levantarse”.

Eso es lo que trasmite la selección y lo que inculca su seleccionador. Todo el que se pone la celeste sabe que no será menos que su rival, sea quien sea.

En este caso nos faltaba toda la defensa titular. Muchos lo veían imposible y daban por perdido antes de jugar, pero quienes entraron a la cancha, por suerte, estaban convencidos de lo contrario.

En algunos partidos faltaron nuestros delanteros estrellas y los defensores sacaron el pecho por ellos, pues bien, hoy nuestros máximos artilleros salvaron el empate y pudieron llegar a darnos el triunfo. ¡ESO ES UN EQUIPO!

Lo primero que hay que tener, juegue quien juegue, es la convicción de que siempre se puede; y eso sobra en el complejo celeste.

1er Tiempo

Brasil fue superior y aprovechó los errores de nuestra defensa, principalmente de nuestros laterales; de esta forma, cada vez que atacaba daba la sensación de que terminaba en gol.

La temprana apertura fue casi una copia del gol que nos hizo Falcao (Colombia) en la eliminatoria pasada. Pasividad en la marca, se permitió tirar un centro, todos la vieron pasar y el atacante pudo conectar.

Se sabía que con Fucile de 4 y Palito de 6 los volantes de sus respectivos sectores debían hacer un esfuerzo tremendo a la hora de marcar. Y ello no sucedió.

No sólo no pudieron evitar la contención en zona media sino que tampoco relevaron y auxiliaron a los defensores.

Sabemos que lo mejor de “Palito” Pereira en la selección no está en su función de marcador sino cuando se desempeña en zona de volantes. De hecho, la única vez que subió en el primer tiempo gestó la incidencia del gol

(Lo haría de nuevo en el segundo con el excelente pase a Suárez para el empate).

Así ha sido siempre en Uruguay. Cuando jugó de volante, como en pasados partidos o Copa América 2011, lo hizo de manera correcta siendo aplicado en la marca y teniendo participación en ataque, ya sea con goles o incluso con pases de gol, como en la semi final de aquella Copa contra Perú.

La marca de Fucile también era defectuosa. Perdía siempre en velocidad, la mayoría de los mano a mano y terminó muchas veces optando por retroceder en lugar de ir hacia el defensor que atacaba y así permitir que el resto del equipo se armara.

Culminada esa primera mitad no había mucho para destacar. Las veces que se intentó triangular hubo mucha imprecisión y se terminó perdiendo la pelota, los delanteros no pudieron juntarse y la zona media no llegó ni una sola vez en bloque.

De todas maneras el gol de Cavani sirvió para aplacar los nervios y hacer que todo el equipo se convenciera que el partido estaba a tiro.

2do Tiempo

El maestro Tabárez volvió a demostrar su capacidad para manejar un plantel que conoce a la perfección.

Estábamos ante un partido de los “perdibles” y caíamos 1-2; de última, perder por un gol sin amarillas estando segundos en la tabla no era mal resultado. Mover piezas en pos de ir sin argumentos a buscar el empate podía haber sido catastrófico pero claro, no es a lo que nuestro entrenador nos tiene acostumbrados.

En el entretiempo decía que “esperaba mejorar la marca y desde ahí dar vuelta el partido. Poder, se puede #vamosquevamos.

Una posibilidad era reorganizar la zona defensiva dando ingreso a Varela (4) por Rodríguez pasando a Fucile de 6 y adelantando a Palito a la zona de volantes.

Sin embargo el técnico ratificó la confianza a los laterales, pidió más sacrificio en la marca a jugadores como Vecino y Cavani e incorporó al Tata González para hacer los relevos siendo esta la clave del partido; así, todos ellos hicieron que las líneas estuvieran siempre juntas, no nos agarraran mal parados y Brasil prácticamente no tuviera opciones claras en el segundo tiempo.

El jugar en bloque hizo, además, que se tuvieron varias chances de poder convertir luego del empate de Suárez quien demostró que por más que le llegue el juego “sucio”, siempre se las arreglará para enloquecer a cualquier defensor.

En definitiva sacamos un resultado que nos deja bien posicionados (2°) y permite convencernos de que hay plantel para afrontar este largo camino sobreponiéndonos a cualquier adversidad.

El rendimiento del equipo fue sólido y parejo.

Los errores de la primera media hora fueron más de funcionamiento que de nombres.

Ahora a pensar en Perú y lograr una victoria que nos siga posibilitando ver la tabla desde arriba y alejarnos de a poco de los países que están fuera de la zona de clasificación.

#VamosQueVamos, siempre!

Eliminatoria Sudamericana Rusia 2018                
Pos. País P.J. P.G. P.E. P.P. Ptos. D.G. G.F. G.C.
1 ECUADOR 5 4 1 0 13 7 11 4
2 URUGUAY 5 3 1 1 10 7 11 4
3 BRASIL 5 2 2 1 8 3 9 6
4 PARAGUAY 5 2 2 1 8 1 5 4
5 ARGENTINA 5 2 2 1 8 0 4 4
6 CHILE 5 2 1 2 7 -1 8 9
7 COLOMBIA 5 2 1 2 7 -1 6 7
8 PERÚ 5 1 1 3 4 -5 6 11
9 BOLIVIA 5 1 0 4 3 -4 7 11
10 VENEZUELA 5 0 1 4 1 -7 6 13

PENAL Y GOL ES GOL

Desde niño me acostumbré a escuchar la frase “penal y gol es gol”. Pasó el tiempo y en cada transmisión de un partido me terminaron haciendo creer que “en el penal NO había ley de ventaja”.

Eso hasta que pude leer y aprender el Reglamento FIFA sobre las leyes del juego. Su simple lectura no deja dudas; efectivamente, penal y gol es gol.

Pongamos un ejemplo. Qué hubiera pasado si “la mano de Suárez” contra Ghana en lugar de convertirse en un despeje hubiera: evitado el gol, en primera instancia, pero inmediatamente después alguien la impulsaba y convertía el gol.

Para la mayoría el gol no hubiera valido ya que, según dicen, “en el penal no hay ley de ventaja” con lo cual, sí o sí debía cobrarse la infracción y disponer la expulsión de Suárez.

Sin embargo, ante un caso así, el árbitro, como en cualquier otra acción de juego, debe esperar la resolución de la jugada:

– si termina en gol el mismo debe convalidarse y no expulsar al defensor.

– si no es gol se retrotrae la decisión, cobra penal y expulsa del defensor.

La norma: Debemos tomar en cuenta la Regla V a través de la cual el árbitro, ante una infracción, tiene la potestad de aplicar la ventaja o interrumpir el juego, según las circunstancias.

No existe ninguna otra disposición dentro del reglamento, incluso a la hora de tratar el penal, que contradiga o establezca alguna excepción a esta norma de “la ley de ventaja”.

Veamos ahora cuáles serían ésas circunstancias:

1. Si la infracción implica una expulsión (como en el ejemplo), el árbitro deberá interrumpir el juego y expulsar al jugador, a menos que se presente una ocasión subsiguiente de marcar un gol,

Además hay otro aspecto que se debe tener en cuenta a la hora de aplicar o no la ventaja y por el cual, ante un caso como el reseñado, el árbitro debe convalidar el gol.

2. La posición en que se cometió la infracción –cuanto más cerca de la meta adversaria, más efectiva será la ventaja-, así como la oportunidad de un ataque inmediato y peligroso contra la meta adversaria.

En el ejemplo, si bien la situación implica una expulsión, estamos en un lugar cercano a la meta -donde más efectiva es la ventaja- y, además, existió una ocasión subsiguiente de gol.

La misma Regla prevé también que: La decisión de sancionar la infracción original deberá tomarse en los siguientes segundos después de que ocurra.

Por lo tanto el árbitro deberá esperar un instante, antes de pitar y cobrar la infracción, para advertir cuál puede ser el destino final del balón.

Si la jugada siguiente a la mano deviene en impulsar el balón al gol no cabe dudas que lo que corresponderá será cobrar el tanto y omitir la expulsión de quien tocó la pelota con la mano.

Porque como digo siempre, “para ganar hay que hacer goles y para eso hay que patear al arco”. Una expulsión no es un beneficio cierto para el equipo que queda con superioridad numérica. Los partidos se ganan con goles, no con más jugadores contrarios expulsados.

Ahora una pregunta, ¿cuándo puede el juez volver atrás y cobrar penal si permitió seguir la jugada?

Como la ley de ventaja en el fútbol no tiene nada que ver con la del rugby conviene aclarar lo siguiente.

En ésos “siguientes segundos” que la norma otorga al árbitro antes de cobrar la infracción (penal) el equipo atacante debe tener un control cierto del balón.

Si el atacante tras la infracción llega exigido y apenas puede impulsar la pelota sin siquiera darle dirección, es un caso claro de que quien sacó la ventaja fue el infractor y por lo tanto se debe volver atrás y cobrar penal.

Por el contrario, si tras el penal el atacante continúa en posesión del balón -con control de sus movimientos- y dispara afuera, o elude al golero, dispara y falla, se entiende que la ventaja ya la tuvo y por lo tanto NO se debería retrotraer la jugada y cobrar penal.

En definitiva, queda claro que PENAL Y GOL ES GOL. En los penales SÍ HAY LEY DE VENTAJA y estará en el buen árbitro saber administrar los tiempos de la jugada y discernir qué es lo más conveniente para el equipo que ataca.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑