Buscar

@En1buena

Lo demás es puro cuento

Etiqueta

Mundial de Clubes

Que vuelva la Copa Intercontinental!

Si Conmebol quiere volver a tener un equipo campeón del mundo va a tener que pedirle a la FIFA que reinstaure la vieja Copa Intercontinental.

Desde que se implantó el mundial de clubes la supremacía europea ha quedado de manifiesto. Mientras que los sudamericanos ganaron el trofeo en 4 ediciones, la última a través de Corinthians en 2012, los europeos lo hicieron en 11, incluidas las últimas 6.

Además, salvo en la primera edición, donde Real Madrid quedó fuera de la final por diferencia de goles, en todas las demás el representante del viejo continente dijo presente en el último partido; mientras tanto, 4 de las 15 finales el equipo sudamericano no las jugó.

Si bien el europeo por lo general era favorito, antes los partidos solían ser parejos.

Antes la paridad la rompíamos con técnica, la cual se sobreponía a lo físico. Hoy el físico hace que la técnica quede neutralizada.

Antes la técnica la teníamos nosotros, de este lado del mundo, hoy el físico preparado para la alta competencia lo tienen todos.

Antes el poderío económico del viejo continente podía verse opacado dada la forma de disputa del trofeo. En el viejo formato todo se decidía en un único partido y por aquello de que en fútbol cualquier cosa puede pasar, siempre había lugar para las sorpresas.

Hoy la brecha económica es infinitamente mayor y en todo el mundo el deporte se ha desarrollado. Por eso ahora, con ronda previa y en un fútbol cada vez más parejo, a los sudamericanos se les está haciendo realmente imposible coronarse campeones del mundo.

Anuncios

CAMBIOS EXPERIMENTALES EN EL MUNDIAL DE CLUBES

En un rato comienza la primera semifinal del mundial de clubes donde habrá un par de cambios (experimentales) a las reglas de juego.

En el saque de arco la regla actual exige que para tomar contacto con el balón se debe aguardar a que este salga del área grande.

Pues bien, en este torneo los jugadores del equipo que saca desde los 5.50 no tendrán limitación alguna para disputar el balón mientras que los rivales solo podrán entrar en juego cuando este salga del área mayor.

Buen cambio si tomamos en cuenta que el equipo que saca puede hacer tiempo con el mal uso de la regla, dado que en caso de infracción se repite el saque. Pero tiene su trampa.

Un equipo podría ponerse a tocar dentro el área, por varios segundos, sabiendo que el rival no va a interceder. O podría ponerse a tocar, levantar la pelota, cabecearla, permitirle al golero tomarla con la mano y así hacer más tiempo.

Por eso creo que esta decisión no quedará firme.

Entiendo que lo que sí hay que prever es un castigo al equipo infractor con un tiro libre desde el lugar donde se cometió la infracción, es decir, desde donde se tocó el balón dentro del área evitando que saliera.

El otro cambio es para el momento de las sustituciones. El árbitro ahora puede exigirle a un jugador retirarse por cualquier punto del campo y no ya por la mitad de la cancha, donde se encuentra el cuarto árbitro. Me parece perfecto.

El tiempo efectivo de juego ronda los 60’ y eso no es culpa del VAR, como muchos en estos tiempos quieren hacer creer, sino en gran medida de “la viveza” de los jugadores y la falta de aplicación del reglamento.

Desde 2016 por ejemplo está previsto que un jugador que sale de la cancha para ser atendido pueda reingresar con la habilitación del 4to árbitro; sin embargo se sigue esperando por el visto bueno del principal.

Hay cambios a las reglas del juego, como estos que se pretenden, que son positivos y colaboran con el espectáculo; el tema luego es que se cumplan.

NUESTROS GRANDES A NIVEL MUNDIAL

Han pasado 57 años de la obtención de la primera de las SEIS copas intercontinentales que tiene nuestro país.

En aquella oportunidad (19.09.1961) Peñarol vencía al Benfica de Eusebio y se tomaba revancha de lo sucedido un año antes ante el Real Madrid.

Qué lejos están nuestros clubes de ganar hoy algo parecido!

Hasta el 1988 se habían jugado 27 ediciones de la final del mundo; los uruguayos habían participado en 8 y ganado 6.

A partir de allí se disputaron otras 29 ediciones (serán 30 a fin de año), entre Copa Intercontinental y Mundial de Clubes, no sólo no se ganó ninguna sino que ni siquiera tuvieron la posibilidad de hacerlo, al no haber obtenido la Copa Libertadores.

Causas puede haber muchas, pero no alcanza con el simplismo de decir que cada vez es más difícil, que lo es!

Porque para ganar una final del mundo primero hay que llegar; y para ello hay que ganar un torneo continental donde en los últimos 30 años los uruguayos han desaparecido. Lo han ganado representantes de Argentina, Brasil, Paraguay, Chile, Colombia y Ecuador, pero nosotros no.

Queda claro que es muy difícil volver a ser campeón del mundo de clubes; pero no tanto llegar a la posibilidad de serlo.

Si llegamos a la conclusión de que lejos de resultar un imposible, ganar la Copa Libertadores está al alcance de la mayoría de los países de este continente, quizás nos convenzamos de que se puede, la actitud ante el desafío sea otra, y casi sin quererlo terminemos, de un momento a otro, a dos partidos de volver a tener, al menos por un año, el mejor equipo del mundo.

MUNDIAL DE CLUBES 2021. OTRO MAMARRACHO DE LA FIFA

La FIFA en su afán recaudador y cada vez más sometida a la voluntad de los clubes poderosos, que le exigen limitar calendarios o aggiornarlos al interés de las competiciones europeas, se lanza ahora a otra aventura, la realización de un mundial de clubes que irá a sustituir a la Copa Confederaciones debido a, según dicen, el poco interés que ha despertado a lo largo de los años.

La Copa Confederaciones es un excelente invento donde se buscó reunir lo mejor de cada continente de cara a un mundial que se celebra un año después. Si perdió interés es por culpa de la propia FIFA que ha hecho todo lo posible por arruinarlo.

Lejos de cuidarlo y potenciarlo, no buscó la forma de que los jugadores pudieran llegar al torneo descansados, exigiendo el corrimiento de los calendarios de las diferentes ligas el año de su disputa.

Tampoco exigió que se presentaran las selecciones con el máximo de su poderío y no que usaran el certamen como un banco de pruebas.

Así es como un torneo va perdiendo interés.

Ahora, bajo esta excusa se busca armar un gran negocio en beneficio de los clubes europeos, los únicos realmente interesados en algo así.

El interés es estrictamente económico ya que desde lo deportivo no les aportará absolutamente nada!

Si antes se decía que a los clubes europeos le importaba poco la Intercontinental imaginen ahora. Además, tal como está confeccionado el sistema de disputa, será un milagro ver a un club por fuera de Europa acceder a la final del certamen.

El campeonato lo estarían disputando 24 equipos; 12 europeos, cinco sudamericanos, dos africanos, dos asiáticos, dos de la Concacaf y uno de Oceanía.

Los 24 participantes serán divididos en ocho grupos, de tres equipos cada uno, donde sólo el primero avanzará a la próxima ronda (cuartos de final).

A través de un sistema de eliminación directa se avanzará luego hasta la final.

Entonces volvamos a lo del principio, se dice que es una apuesta más atrayente que el actual Mundial de Clubes cuando lo cierto es que lo único atrayente son los billetes; lo que se recaudará por concepto de televisación será inimaginable.

Se detendrá la competición europea  durante el tiempo de disputa y todos los ojos estarán puestos en este torneo.

Pero desde lo deportivo será una burla. La posibilidad de que un equipo sudamericano gane el torneo será prácticamente nula; qué decir del resto de las confederaciones.

Aún hoy estos tienen un mínimo de posibilidad de ser campeones del mundo básicamente porque:

* hay un solo club europeo y recién se lo enfrenta en la final;

* para ser campeón sólo se juegan dos partidos (menos chance de quedar fuera antes de la final o tener suspendidos).

* la liga europea no se para y puede haber algún club que opte por cuidar algún jugador (para ellos es más importante su competencia interna o Europea).

Pero a partir de 2021 sólo un milagro hará posible que el título mundial de clubes salga del continente europeo.

Para empezar participarán 12 clubes (50%).

La mayoría son selecciones disfrazadas de clubes.

Muchos se reforzarán para tener un plantel aún más amplio y competitivo ya que el premio por salir campeón (más la televisación) justificará cualquier erogación anterior.

Los campeonatos locales se detendrán. Se pondrá toda la atención en este evento y luego vendrá la licencia de los jugadores. Lo que pase en Sudamérica y otras partes del mundo a nadie le importa.

Para salir campeón hay que jugar cinco partidos y no dos. Tres de ellos pueden durar 120 minutos.

En épocas de Intercontinental, donde se jugaba un único partido, las chances se equilibraban.

Ahora, la sumatoria de partidos traerá cansancio, lesionados y suspendidos; la diferencia de planteles será abismal por lo que mientras unos padecerán la competencia los otros simplemente se limitarán a rotar el plantel, como suelen hacerlo todo el año, sin que el rendimiento se vea afectado en lo más mínimo.

En definitiva, nos cansaremos de ver campeonatos definidos exclusivamente por europeos. Todos los demás serán invitados a su gran fiesta.

La FIFA debió buscar la manera de potenciar la Copa Confederaciones, rever el mundial de clubes, reinstalar la Copa Intercontinental y dejar de hacerle los negocios a los clubes europeos.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑