Buscar

@En1buena

Lo demás es puro cuento

Etiqueta

Uruguayo

36 AÑOS SIN GANAR UN SUDAMERICANO JUVENIL

Si podemos llegar a definir mundiales, como ha pasado más de una vez, no hay excusas para no poder definir sudamericanos juveniles, como pasa desde hace 36 años!

Lo primero que tenemos que hacer es mentalizarnos en que el objetivo es el campeonato, de ahí para abajo, lo que se alcance será bienvenido pero como premio consuelo.

En épocas de Víctor Púa el objetivo siempre era pasar de ronda, luego ir avanzando, quizás clasificar a un mundial pero jamás se habló de la posibilidad de salir campeón.

LA ACTITUD ES TODO y empieza por la cabeza! Eso es lo que por décadas les faltó a los seleccionados juveniles y lo que sobraba cuando se comenzó a disputar este tipo de torneos donde…

De los primeros 10 campeonatos, hasta 1981, Uruguay ganó 7; después, se jugaron 17 torneos Sub.20, 16 en la categoría Sub.17, y más acá en el tiempo 7 Sub.15 de los cuales no ganamos ninguno.

SIGNIFICA QUE DE LOS ÚLTIMOS 40 TORNEOS JUVENILES NO OBTUVIMOS NINGUNO (0%) CUANDO DE LOS PRIMEROS 10 HABÍAMOS GANADO EL 70%.

Además, desde 1981 a la fecha, se jugaron 9 torneos preolímpicos (los últimos 3 en sudamericanos) dónde no solo no obtuvimos el Torneo sino que clasificamos únicamente a la cita olímpica de Londres 2012.

En definitiva a nivel Juvenil entre Sub.15, Sub.17 y Sub.20:

Hasta 1981 Uruguay tenía 7 títulos, Argentina, Paraguay y Brasil 1

HOY Uruguay sigue con 7 pero BRA tiene 26, ARG 8, COL 4, PAR 3, BOL 1 y PER 1

Incluso, por fuera de los sudamericanos pero también a nivel juvenil, se disputan los Juegos Panamericanos donde hubo que esperar 7 Juegos y 32 años para volver a subir al escalón más alto del podio.

futbol-uruguay-campeon-panamericano-toronto-2015Como pasó en Toronto 2015 debemos mentalizarnos desde el comienzo en el objetivo principal para que el momento de la definición nos encuentre motivados y con plena convicción de que el campeonato debe ser celeste.

El proceso Tabárez llegará a su fin a mediados de 2018. Entraremos a jugar los últimos 3 sudamericanos juveniles dentro de su ciclo. Es hora de que el trabajo serio, metódico y responsable que se ha llevado adelante desde 2006 tenga su coronación también a nivel de sudamericanos juveniles.

Dominador hoy por hoy nadie lo es en ninguna categoría. Desde hace un tiempo hemos vuelto a ser competitivos asistiendo de manera constante a los mundiales mayores y juveniles. Pero nuestra historia y este proceso exigen dar un paso más para volver a levantar el trofeo.

Es verdad que las selecciones juveniles son amores pasajeros donde se suele disfrutar del momento y en la mayoría de los casos sus integrantes no tiene gran futuro. Pero 36 años sin que se haya podido consolidar una relación estable que pudiera engendrar un título parecen demasiado.

NOS DEJÓ NUESTRO ÚLTIMO CAMPEÓN DEL MUNDO

Q.E.P.D. ALCIDES EDGARDO GHIGGIA

Algún día el momento iba a llegar. Con lágrimas en los ojos hoy despido a quien hizo el gol más importante en la historia del fútbol mundial, Alcides Edgardo Ghiggia.

Dios quiso que esta leyenda se fuera el mismo día, casi a la misma hora, pero 65 años después, de haber dado vida al “Maracanazo”.

Entre la lluvia de mensajes y homenajes que leí en estas horas destaco uno que resume el sentimiento de todo un país: “sólo los Dioses tienen derecho a elegir la fecha de su muerte y Ghiggia ha elegido exactamente el mismo día que silenció Maracaná”.

Si hablamos con orgullo de Maracaná en gran parte es por ese gol que Alcides hizo en el minuto 79 de aquél partido disputado en Río de Janeiro, un 16 de julio de 1950, y que permitió a Uruguay ponerse 2-1 y finalmente consagrarse campeón del mundo.

En todo el mundo se habla del “Maracanazo” pero no todos saben que ése partido NO FUE UNA FINAL y que CON EL EMPATE BRASIL ERA CAMPEÓN.

De hecho, fue la única vez en 20 mundiales disputados que no hubo un partido sino un cuadrangular final para definir al campeón. Ello al estilo de lo que fue la definición de varias Copas América, la última bajo dicho régimen la de Chile en 1991.

En la fase final Brasil venía de golear a Suecia (7-1) y a España (6-1) en tanto que Uruguay empató con estos últimos el primer partido (2-2) y contra los suecos, de atrás y a falta de 5’ logró imponerse 3 a 2.

Por lo tanto el destino quiso que contra Brasil, en el último partido, Uruguay definiera la posibilidad de ser campeón del mundo; pero con una diferencia, mientras a Brasil le alcanzaba el empate Uruguay tenía que ganar!

Tras empatar el primer tiempo sin goles, no bien comenzó el segundo (2’) Brasil se puso en ventaja. La misión parecía imposible, había que dar vuelta el partido y sólo quedaban 43’.

gOL gHIGGIAA los 20 del segundo tiempo empató Juan Alberto Schiaffino. Brasil seguía siendo campeón del mundo hasta que a los 34’ del complemento llegó lo impensado…

Esta persona que hoy despedimos convirtió el segundo gol de Uruguay, silenció a las 200.000 personas que colmaban el estadio y dejó petrificado a sus rivales que nada pudieron hacer hasta que terminó el partido.

GHIGGIA A URUGUAY LE DIO EL CUARTO TÍTULO MUNDIAL, AL FÚTBOL LA PÁGINA MÁS IMPORTANTE DE SU HISTORIA.

Esa interminable corrida que terminó con la definición al palo izquierdo de Barboza se convirtió en el gol más importante de la historia. Hubo y habrá miles de goles, ninguno de la trascendencia de aquél convertido por Ghigghia.

LA DESPEDIDA

Hoy demostramos, una vez más, que somos una nación ingrata y desagradecida.

Con Ghiggia se han ido todos nuestros campeones del mundo. Ninguno fue despedido como merecía y hoy perdimos la última oportunidad de redimirnos.

En 2002 se le dio poca repercusión y fuimos aún menos que hoy al panteón de los olímpicos del Cementerio del Buceo a despedir al otro goleador de aquella gesta, Juan A.Schiaffino.

Siento profunda tristeza por las autoridades de mi país (todos los estamentos) que en un momento como este se olvidaron de la gente y la pelota.

GHIGGIA FUE, ES Y SERÁ NUESTRO “HÉROE DE MARACANÁ” POR LO QUE HIZO EN UNA CANCHA DE FÚTBOL NO EN EL PARLAMENTO DONDE DECIDIERON VELARLO “PÚBLICAMENTE”.

Ghiggia merecía -debió- ser velado, aunque sea por unas horas, en el césped del Estadio Centenario y ante una multitud que debió concurrir a despedirlo. Allí fue donde Alcides se hizo grande, cosechó los méritos suficientes para llegar a vestirse de celeste y así poder jugar aquél 16 de julio de 1950.

Nada hizo Alcides Edgardo Ghiggia dentro del Palacio Legislativo; sí en el Centenario donde la gente de fútbol lo conoció, agradeció y debió despedir.

En noviembre de 2013 no costó nada gritar su gol en aquél homenaje que se le brindó en la previa del partido Uruguay – Jordania. Claro que aquello fue montado por una empresa que buscaba sacar su rédito pecuniario a través de un libro y futura película.

Hoy no había plata de por medio. Ningún campeón del mundo uruguayo tuvo plata de por medio. Y así fue que la gente del fútbol se quedó sin poder despedir a su héroe.

Por otra parte me pareció una falta de respeto y sentí vergüenza ajena con las alocuciones que se hicieron en cementerio.

Julio Toyos aprovechó para criticar de manera absurda al técnico de la selección actual. Atilio Garrido para mencionar las bondades de Tenfield y hacer alarde del dinero que pasaba por mes a la familia del jugador y, finalmente, otro ignoto “periodista” hablando en primera persona de su relación con Ghiggia y promocionando su programa en radio Universal. Un espanto!

Hoy no se despedía a un futbolista, se despedía a una GLORIA DE ESTE PAÍS que excedía los colores y su profesión. Ni siquiera viendo la repercusión mundial que generó su deceso pudimos darnos cuenta de lo INMENSO que fue, y despedirlo en consecuencia.

Para la próxima vez, si algún día vuelve a haber una próxima vez, dejen el parlamento de lado y recuerden que el lugar natural del futbolista es la cancha de fútbol.

Ghiggia parte finalOjalá Alcides haya recibido en vida el cariño que mereció. Ojalá haya sido bien recibido por el resto del plantel que lo estaba esperando. Ojalá algún día otro uruguayo pueda volver a tocar la Copa del Mundo; si eso es así, ya saben que significa…

Hasta siempre y gracias, Alcides Edgardo Ghiggia.

MI RELACIÓN CON URUGUAY Y “LOS GRANDES”

Muchas veces me preguntan ¿“cómo puede ser que no seas de ningún cuadro”?

La respuesta es siempre la misma…“estás equivocado, si bien mi pasión y admiración incondicional es por la selección nacional, me siento orgulloso de SER DE TODOS LOS CUADROS”

Padre de Nacional, tío de Peñarol, desde muy chico me llevaron a ver a uno u otro sin obligarme a ser de uno en particular. Así, no me identificaba con ninguno sino que festejaba y me alegraba por los dos. Y con ambos, siempre, íbamos a ver a Uruguay.

Llegó la década del 80’ y ya con 5 años disfruté de una época gloriosa para el fútbol de mi país: Peñarol ganó la Copa Libertadores en 1982 y 87; Nacional en 1980 y 88, se ganaron las Copas Intercontinentales del 80, 82 y 88, la Interamericana y Recopa del 1989. Ufff!!

Pude ver a Uruguay ganar la Copa Oro de campeones del mundo en (1980/81) y las Copas América de 1983 y 87. Lo vi en otra final continental en 1989 y clasificar a los mundiales de México 86 e Italia 90.

Siempre iba al Centerario a ver a Uruguay, como hasta hoy, justamente en una década donde de locales la selección sólo perdió un partido (Perú en 1981); claro que ése partido costó caro, la eliminación de España 82.

Así me acostumbre a ver ganar siempre a mis clubes y mi selección. Recién en México 86, al perder ampliamente con Dinamarca y quedar eliminados con Argentina, me di cuenta que perder era algo que también podía pasar.

Lamentablemente en los 90’ la realidad cambió. La selección comenzó a transitar caminos difíciles y los clubes uruguayos nunca más ganaron nada; de hecho, desde entonces y hasta el presente (26 años) llegaron a 4 finales continentales y las perdieron todas.

Me aburrí de criticar todo y desilusionarme día a día si no se lograba ser campeón. Ello hasta que con la selección, a partir de 2010, volví a cambiar mi pensamiento.

Si bien siempre la selección fue una isla y siguió definiendo a nivel de Copas América: campeones 1995 y 2011, segundos en 1989 y 1999, terceros en 2004 y cuartos en 2001 y 2007, igual yo no me conformaba y la criticaba por no clasificar a los mundiales, no jugar bien, etc, etc.

Todo por un EXITISMO INJUSTIFICADO BASADO EN LO QUE FUISTE Y NO YA EN LO QUE SOS.

Ahora si estás del otro lado ya sabés que mi sangre es celeste, está formada por cinco colores y que quiero lo mejor para TU club.

Siempre me emocioné y acompañé a mi selección pero cuando TU equipo, que también es el mio, definió o define algo, podés tener la certeza que allí estuve y estaré: Nacional 2009, River Plate en la Sudamericana del mismo año, Peñarol en 2011 y Defensor en 2014; en todas ésas instancias definitorias estuve en el Estadio acompañando y vivando por los clubes de mi país.

Eso si, al fútbol uruguayo no voy! Considero que la grandeza de nuestros grandes se ha hecho puertas afuera.

FUI SOCIO DE PEÑAROL Y NACIONAL, FUI A ALENTAR A SUS “BARRAS” OCASIONALMENTE CON LA MISMA PASIÓN.

FUI A LA COPA AMÉRICA de 1995 CON CAMISETA DE NACIONAL (de un amigo que jugaba en inferiores), GORRO DE PEÑAROL Y ENVUELTO CON BANDERA DE URUGUAY

Considero que el fútbol de mi país ha sido generoso conmigo. Vi cosas que otros amantes del fútbol de otros países jamás vieron; tuve el privilegio de estar presente y ver en vivo a Uruguay campeón de América tanto en mi país (95’) como en el exterior (Bs.As.2011) y cumplí el sueño de ver (in situ) a la celeste en un mundial en uno de los partidos más memorables de su historia reciente (&ING 2014).

Puedo morir tranquilo, pedir más sería ser desagradecido; de todas formas, me gustaría morir más tranquilo y volver a ver algún día a los “grandes” de mi país otra vez campeones continentales.

LIGA URUGUAYA DE… (UN) BASKETBOL QUE NO LEVANTA

Las finales de la LUB 2014-2015 vienen siendo un resumen lo que es el basquetbol uruguayo actual: mediocre.

Lo triste es que la mediocridad nace de la propia competencia y no necesaria ni exclusivamente de quienes practican el deporte.

La forma de disputa del campeonato es un espanto. A los dirigentes del basket no se les cae una idea, ni siquiera copiada de algún lado, para poder levantar el nivel y mejorar en todo sentido.

Con ver la organización y forma disputa de todos los campeonatos de la FUBB rápidamente nos damos cuenta que Uruguay nunca más, salvo un milagro, podrá soñar con ir a un mundial o JJOO.

Cuando aún peleábamos sudamericanos (lo único que podríamos aspirar a conquistar hoy) al basquetbol en Uruguay se jugaba todo el año; se arrancaba con un torneo invierno, luego el federal y se terminaba con una liguilla (con refuerzos) que solía ser éxito en cuanto a espectáculo y público.

Cuando aún ganábamos sudamericanos se jugaba de 1ra a 4ta, a la vez! Hoy se juega la LUB y el Metro descansa. Así permitieron que gran parte de los que juegan un campeonato, se cambien de camiseta y en pocos días ya estén participando de otro, en otra divisional. De esa forma se vienen tapando y desmotivando a jóvenes jugadores, proyectos, etc.

Antes no se pagaban derechos de televisación. Canal 5 pasaba algunos partidos y a veces Canal 10 transmitía las finales del Federal; y luego sí se comercializaba la Liguilla. Igual había buena concurrencia porque el espectador del basquetbol, mucho o poco, siempre fue fiel al deporte más allá de cómo le podía ir a su club.

La TV pudo ayudar a llevar el basket a todo el país, el proyecto de LUB también, pero la carencia de ideas de la dirigencia desmoronó el sueño en menos de 5 años.

Ya no quedan equipos del interior, la integración es un chiste y todo se reduce, como toda la vida, al Departamento de Montevideo.

Hay un sinfín de cosas que se hacen mal, entre ellas, permitir indiscriminadamente el cambio de extranjeros en los equipos hasta la etapa semifinal del torneo, algo inconcebible!

Sucede que las reglas, disputa de los campeonatos, fechas, todo, absolutamente todo, se vota en Asamblea de clubes. Son ellos pues los responsables y los únicos que pueden ayudar a cambiar esta realidad; ¿qué esperan?

“GONCHI” MUCHO MÁS QUE UNA PELÍCULA

Recién llego de ver “Gonchi”, una película que de principio a fin te deja con los sentimientos a flor de piel. Quiero agradecer nuevamente a su director Federico Lemos (@fedelemos26) por la invitación y felicitarlo por haber hecho un trabajo espectacular.

Gonchi te posiciona en lo que es la vida de un joven que lucha por alcanzar sus objetivos: a fondo, cargada de sueños, sacrificios, mucho esfuerzo y varios golpes, algunos de los cuales, lamentablemente, no dan revancha.

Es imposible no emocionarse al recordar la vida de Gonzalo Rodríguez. Lloré y mucho por su trágico final; al ver la película, me volvió a pasar lo mismo.

El deporte me llevó a llorar por dos acontecimientos: la derrota de Uruguay en la final del mundial Sub.20 de Malasia (1997) y al enterarme de la pérdida de Gonchi aquél fatídico 11 de setiembre de 1999.

Respuestas al por qué pude encontrar con el tiempo. Haber podido ver a Uruguay campeón del mundo, aunque juvenil, fue algo siempre soñado por mi.

Al perder aquella final le desolación fue total. ¿Por qué? Porque SEGURAMENTE NUNCA MÁS IBA A VER A URUGUAY EN UNA INSTANCIA SIMILAR.

Eso pasa cuando perdés algo y sabes que difícilmente lo puedas recuperar o, en todo caso, puedas volver a estar tan cerca del objetivo.

En el caso se Gonchi no sólo se acabó un sueño sino, y lo más importante, la vida de un ser espectacular. Como amante de la F1 supe que a partir de aquél 11.9.1999 nunca más iba a poder ver a un uruguayo tan cerca de competir en algo que es mi pasión.

Recuerdo aquella tarde cuando escuché por Canal 4 a Flavio Bonavena dar la triste noticia. Me fui solo a la vereda a llorar desconsolado. Lo mismo me pasó cuando llegó al país y fui a recibirlo a la rambla en una tarde lluviosa.

El comienzo de la película me llevó a mi infancia cuando corría carreras de bicicleta con mis hermanas cual si fuera un Gran Premio de F1. En una ondina “saltaba” las curvas que armaba con sillas que hacían las veces de chicana.

Cascos

Es que mi niñez está asociada a la pelota y la F1. Torta de cumpleaños, “chaleco antiflama”, “cascos”, en fin, sueños similares a los que algún día tuvo Gonchi.

CumpleAquellos que me pregunta por qué o cómo hago para ver carreras a las 3AM aquí tienen una explicación.

Cuando llegué de ver la película y me preguntaron si era triste porque entré aún lagrimeando simplemente respondí: “es que cuando Gonchi corría yo sentía que lo hacía con él”.

Además de ser contemporáneo y compartir la misma pasión por el automovilismo lo admiraba por ser uruguayo, su constancia, talento, don de gente y varios etc.

Ver y escuchar en la película la admiración y respeto que Gonchi despertó en sus colegas causa un orgullo aún mayor. Rivales que llegaron a lo que él quería y que fueron vencidos en la pista, más de una vez, por nuestro gran piloto.

Muchos amigos no fanáticos del automovilismo por años me han preguntado ¿Gonchi hubiera llegado a la F1? Siempre les respondí lo mismo: no tengas dudas!

No olvidemos que llegar a F1 no es sólo largar los domingos 20 veces al año. Ser piloto de pruebas o tener la chance de pilotar un test, también lo es. En la película vimos a Montoya que fue campeón de F.3000, Indy, ganó las 500 millas y 7 carreras en la F1.

A ese Montoya nuestro Gonchi venció en más de una oportunidad! Pese a los roces entre ambos el colombiano homenajeó a Gonchi más de una vez corriendo con el logo de “Speedy Gonzalo” en su caso.

Del mismo modo, algunos compañeros de Gonzalo llegaron a la F1 habiendo sido superados ampliamente por él como Gaston Mazzacane (Minardi, Prost) y Justin Wilson (Minardi).

Da una impotencia enorme ver como todos, ABSOLUTAMENTE TODOS los campeones de F.3000 y GP2, desde 1985 a la fecha, pilotaron un F1.

Aquí todos los campeones de F.3000 que han sido pilotos titulares de F1: Christian Danner, Ivan Capelli, Stefano Modena, Roberto Moreno, Jean Alesi, Eric Comas, Christian Fittipaldi, Luca Badoer, Olivier Panis, Jean C.Boullion,  Vicenzo Sospiri, Ricardo Zonta, Juan P.Montoya, Nick Heidfeld, Bruno, Junqueira, Justin Wilson y Sebastian Bourdais.

Luego tenemos a Jörg Müller (96) piloto de pruebas de Arrows, Sauber y Williams, y a Bjorn Wirdheim (03) tester de Pacific.

Desde 2005 la antesala de la F1 pasó a llamarse GP2; la situación no cambió y todos, incluso el último campeón (2014), se han subido alguna vez a un F1.

Han sido pilotos titulares: Nico Rosberg, Lewis Hamilton, Timo Glock, Giorgio Pantano, Nico Hülkenberg, Pastor Maldonado y Romain Grosjean.

Luego están los que ya han sido pilotos de prueba: Davide Valssecchi, Fabio Leimer y Joylon Palmer.

Entonces, si Gonchi ganó, peleó títulos y se codeó con todos los que salieron campeones y llegaron a la F1 cuando él corría, su destino, sin dudas, también era el de acceder a la máxima categoría.

Gonchi Mónaco
Celebrando su victoria en el GP de Mónaco 99′

 

Claro que el talento llega hasta la puerta de la F1. Allí sólo se permite la entrada a los que van acompañados (de dólares)!

Hoy Gonchi me volvió a emocionar.

Lo quiero recordar con esa enorme y contagiosa sonrisa que regalaba todo el tiempo y agradecerle por la extraordinaria lección de vida que dejó a los niños de este país. En Gonzalo siempre tendrán un extraordinario ejemplo de lo que significa luchar por sus sueños.

FORLÁN HA ANUNCIADO SU RETIRO DE LA SELECCIÓN NACIONAL

Diego Forlán convocó a una conferencia de prensa para anunciar su retiro de la selección nacional; lo hizo desde Japón en una actitud que, al menos yo, no comparto.

A FORLÁN HAY QUE AGRADECERLE, como a tantos otros jugadores a lo largo de la historia, por todo lo que le dio al seleccionado uruguayo, y punto.

Entiendo que FORLÁN NO ES QUIÉN PARA DECIR QUE DEJA LA SELECCIÓN CUANDO LA SELECCIÓN HACE MESES LO DEJÓ A ÉL.

Soy de los que cree que tras llegar a lo máximo uno debería retirarse, sin importar la edad, como por ejemplo hizo Philip Lahm -capitán de la selección alemana- tras haber salido campeón mundial.

Pero que un jugador de 36 años, que venía siendo suplente, diga que se retira de la selección me parece una falta de respeto.

Vía twitter escribía algunos meses antes del mundial que varios jugadores “del ciclo Tabárez” debían abandonar la selección pasara lo que pasara, tras el último partido del mundial 2014.

Más allá del rendimiento de Lugano o Forlán, líderes del proceso que llevó a la selección al primer nivel mundial, ambos tenían que estar en Brasil por lo que podían aportar más afuera que adentro de la cancha.

Pero hasta ahí llegaba su ciclo. Con el último partido del mundial (terminó siendo Colombia) terminaban sus convocatorias.

FALTÓ GRANDEZA DE ALGUNOS (jugadores) E INTELIGENCIA DE OTROS (técnico y dirigentes) PARA ORGANIZAR UNA MERECIDA DESPEDIDA.

Debió aprovecharse el que en principio sería el único partido que había en el estadio previo a la Copa América de Chile para homenajear, agradecer y despedir a varios jugadores que dieron mucho dentro y fuera de la cancha: Forlán, Lugano y Diego Pérez son los más renombrados pero da gusto escuchar a los que aún permanecen en la selección hablar de la importancia y ascendencia de Scotti, Eguren, Abreu o Juan Castillo, por poco que hayan jugado.

Era el de Costa Rica un partido amistoso a ocho meses de la Copa América; mejor imposible pero, como tantas veces, se optó por la decantación.

Así llegamos a esta demostración de soberbia que entiendo nada bien le hace a la selección. Por algo Scotti, Abreu y el propio Lugano no compartieron el proceder del ex 10 de la celeste.

Forlán debió pensar en otras glorias de nuestro fútbol e irse en silencio, como ellas.

Recuerdo el caso de una leyenda como Rodolfo Rodríguez, quien tuvo el récord de partidos jugados con Uruguay -antes de que quedara en manos de Forlán- y que con Uruguay salió: campeón de América juvenil, mayor y de la Copa de Oro de 1980; además ganó con un club de nuestro país, otro campeonato de América y del mundo.

Rodolfo Rodríguez era el golero titular y capitán de cara al mundial de México 86’. Tuvo la desgracia de lesionarse infelizmente con un compañero en el amistoso previo al viaje siendo ese el último partido jugado por él en la selección. Tenía tan solo 30 años; jamás nadie lo llamó para hacerle un mínimo homenaje.

Claro que el hecho de ser un país desagradecido con sus glorias no es culpa de  Forlán y los jugadores de fútbol sino de las autoridades de este país; las vinculadas al fútbol y al gobierno, todas!

DE TODAS FORMAS PREFIERO SER AGRADECIDO Y DECIRLE A FORLÁN:

Forlán copa américaGracias por haberme permitido ver a un uruguayo goleador de un mundial.

Gracias por contribuir, de manera sobresaliente, a una de las mejores actuaciones del seleccionado de los últimos 40 años y permitirme ver a Uruguay entre los 4 primeros de una Copa del Mundo.

Gracias por contribuir en la obtención de otra Copa América y darme la oportunidad de gritar 2 goles tuyos en el Monumental.

Me quedo con eso, con lo que hiciste dentro de una cancha de fútbol por mi selección; gracias y suerte en lo que viene!

HOMENAJE AL MAESTRO

OSCAR TABÁREZ SEGUIRÁ SIENDO EL DT CELESTE

En el día de hoy ha renovado su contrato con Uruguay Oscar Washington Tabárez. Y lo celebro.

Jamás esperé -ni espero- ver a Uruguay jugar como el Barcelona, Bayern o la España de 2008 a 2010, pero tampoco la quiero dando lástima como en la década del 90’.

No todo lo hecho por Tabárez estuvo ni estará bien pero seguro estará mucho mejor que con cualquier otro improvisado y sobrevalorado DT.

Nada funciona bien sin planificación salvo que sea de casualidad. Si las cosas se hacen bien, generalmente, se tienen más posibilidad de que salgan bien; eso es lo que ha pasado con la selección desde que él asumiera en 2006.

Aprovechando esa noticia va entonces un pequeño homenaje al mejor DT de la historia de la selección uruguaya en sus 114 años.

Empecemos por su trabajo con los juveniles que va, desde la clasificación a todos los mundiales desde 2006, hasta la inclusión de José María Giménez que pasó de un momento a otro a ser parte esencial del plantel con tan solo 19 años.

Lo último que ha ganado Uruguay en juveniles se ganó con el Maestro Tabárez: Panamericanos de 1983.

Lo último que ganó Peñarol a nivel internacional lo ganó con él, con una base en su mayoría sub23: Copa Libertadores 1987.

Que Uruguay haya estado en los primeros planos en los últimos tiempos es porque él ha fomentado el trabajo y ascenso de juveniles, a los cuales rápidamente llevó a consolidar en la selección mayor y que resultaron siendo fundamentales: Suárez, Cavani, Cáceres, Lodeiro, Giménez etc.

Los que estamos cerca de los 40 el mejor fútbol que vimos de la selección fue con el maestro Tabárez: Copa América y eliminatorias 1989.

La conquista más cómoda que vimos de un equipo o seleccionado uruguayo fue con Tabárez: contra Paraguay en la Copa América 2011.

Vimos a Uruguay en 5 mundiales. A 3 nos clasificó él y en todos Uruguay pasó a la segunda ronda (16 mejores).

177 países quisieron ir al mundial 2014 pero quedaron eliminados. Uruguay fue uno de los 32, mejor aún, fue uno de los 8 cabezas de serie.

Los que tienen 24 años (o menos) nunca habían visto ganar a Uruguay en un mundial; hasta que Tabárez y su plantel les dieron mucho más que un triunfo hace 4 años.

Los que pisamos los 40 sabíamos lo que era ganar en un mundial también gracias al actual DT ya que en 1990 le ganamos a Corea del Sur 1-0 (después de 20 años).

Hasta el 19.06.14 los que tienen 50 años tampoco sabían lo que era ganarle a un rival europeo en un mundial, hasta que le ganamos a Inglaterra.

Ahora le ganamos a 2 europeos en un mismo mundial después de 60 años.

Tampoco Uruguay ganaba un partido no amistoso de visitante por 5 o más goles, como pasó con Jordania, desde hacía 66 años! (1-6 en Ecuador, 16.12.1947)

Peor aún, cualquier uruguayo, tenga la edad que tenga, vio por primera vez a Uruguay ganarle a un campeón del mundo en una Copa mundial.

Vimos 3 Copas América dirigidas por él: se ganó una 2011, perdió una final 1989’ y estuvimos a un partido de otra final 2007.

Tabárez IICon Tabárez vimos a Uruguay en su máxima racha histórica de partidos sin conocer la derrota en 114 años de historia. Estuvimos invictos durante 18 partidos (desde el 8/6/2011 hasta el 15/8/2012).

Vimos a Uruguay entre los mejores 4 del mundo (cosa que no pasaba hacía 40 años). No es un título, pero sería bueno valorarlo.

Con él Uruguay ganó 3 partidos seguidos en eliminatorias de campeonato del mundo, por primera vez.

Vimos ganar dos partidos seguidos de visitante en eliminatorias (cosa que muchos no vieron porque no pasaba desde 1965).

Vimos a Uruguay en su mejor posición del Ranking FIFA: 2º en junio de 2012.

Con Tabárez, Muslera se transformó en el arquero uruguayo que más tiempo tuvo la valla invicta en un mundial (337 minutos).

También con Tabárez vimos al jugador más joven en vestir la celeste en un mundial: José Ma.Giménez (19 años y 149 días).

Con Tabárez, Luis Suárez se convirtió en el mayor goleador histórico de la selección (récord que tenía 70 años).

También con él vemos a los futbolistas con más partidos en la historia de la selección. Eso no es porque se jueguen más partidos sino porque los que juegan ganan, se consolidan y pueden seguir jugando.

Si las cosas van mal, sabemos que los jugadores -ni que hablar el DT- rotan constantemente. Vaya si lo sabemos!!

Por todo ello… gracias TABÁREZ por firmar! GRACIAS POR TANTO, PERDÓN POR TAN POCO (RECONOCIMIENTO).

LA FIFA NOS FALTÓ EL RESPETO

ARTÍCULO PUBLICADO POR FIFA SOBRE EL CLÁSICO DEL RÍO DE LA PLATA

En el sitio web de FIFA del pasado 10 de octubre bajó el título “Un clásico, cinco recuerdos” se recopilan los supuestos partidos más importantes que han jugado Uruguay y Argentina, el clásico de selecciones más importante del fútbol mundial.

Increíblemente sólo se registra una victoria celeste! Incluso se hace mención al triunfo de Argentina 1-0 por las eliminatorias en el Centenario (2009) siendo que no decidió absolutamente nada.

El link al que hago referencia lo pueden ver en http://es.fifa.com/worldcup/preliminaries/news/newsid=1770321/index.html?intcmp=newsreader_news_caption

De lo que surge del artículo si se quiere podemos dejar el 0-6 logrado por Argentina por ser el primer partido de la historia, nada más que por eso.

Sin dudas los dos enfrentamientos más importantes han sido victorias del seleccionado uruguayo: la final del primer campeonato mundial en 1930 y la final de los JJOO de 1928, en ese orden.

Así como podemos dejar el primer triunfo clásico a favor de Argentina (por lo que significó) no puede no estar considerada en la reseña la obtención de la primera Copa América ya que se jugó en Buenos Aires y la ganó Uruguay (1916).

Poner el triunfo de Argentina por las eliminatorias (año 2009) por el simple hecho de que la dirigió Maradona es una falta de respeto. Fue un partido más que no definió absolutamente nada; ni Uruguay quedó eliminado por perder, ni Argentina podía quedarlo si perdía.

Está bien incluido el partido de octavos de final del mundial 86’ ganado por Argentina (1-0) ya que por lo menos fue un partido de play off que decidió la eliminación de Uruguay del certamen.

Está tan mal la reseña que se pone como más destacado el empate y posterior triunfo de Uruguay por penales en la Copa América 2011 y no el triunfo celeste 1-0 en la Copa de 1987, también celebrada en Argentina y que significó un pase a la final del torneo, no a la semifinal como sucedió el año pasado.

Se ve que el artículo no sólo fue escrito por un argentino sino que, además, de historia no sabía nada.

DERECHO A RÉPLICA (Forlán-Suárez)

Al escribir para mis amistades que el 11.11.11, tras el partido contra Chile, Luis Suárez se había convertido en el jugador más desequilibrante que había visto jugar en la selección, recibí algunas críticas y ciertos reparos de su parte.

Sabía que Diego Forlán era ídolo de los niños pero parece que también lo es para muchos de mi generación, por supuesto no tan niños.

Que haya dicho que Suárez fue lo más desequilibrante que vi no implica desmerecer lo hecho por Forlán en los 10 años que lleva defendiendo la celeste; de hecho, no pretendí hacer una comparación entre ambos.

No desconozco las virtudes del rubio delantero y le estaré eternamente agradecido por su gran Mundial el año pasado; no obstante, no considero sea lo más desequilibrante que yo haya visto.

En mi opinión Forlán es un muy buen jugador, domina las dos piernas como nadie en el plantel, hizo partidos excelentes vistiendo la celeste, definió más de uno con gol suyo pero no puedo decir que por su sola actuación en un partido hayamos ganado, como si me pasó con Rúben Sosa y me pasa con Luis Suárez.

Quizás lo más aproximado a la perfección de Forlán haya sido el partido que jugó contra Sudáfrica en el Mundial pasado, donde hizo lo que quiso, más allá de dos goles.

Me refería entonces a alguien que en los últimos 30 años haya visto como solo se las arreglaba para hacer ganar a Uruguay.

Y eso, repito, lo vi en Rúben Sosa, fundamentalmente contra Paraguay, Argentina (Copa América 1989), Bolivia y Perú (por las eliminatorias del mismo año); y ahora lo veo en Luis Suárez.

Lógicamente existen hechos aislados donde un jugador pudo haber sido fundamental por haber ayudado a ganar UN partido; por ejemplo: Marcelo Zalayeta contra Colombia por las eliminatorias de 2006 (3 goles para el triunfo 3-2).

Vi por ejemplo a Enzo Francescoli. No sólo fue tricampeón de América con Uruguay (1983-1987-1995) sino que tuvo participación decisiva en cada una de esas conquistas: con Brasil en el 83′, Argentina en el 87’, lo que Arpi Fhillo le dejó jugar contra Chile en la final de ése año, así como los partidos contra Paraguay y Colombia en el 95’ por los cuartos y semi final de dicho torneo.

Enzo también tuvo excelentes partidos como Forlán (por ejemplo en Quito 1985 por la eliminatoria) pero entiendo no fue todo lo desequilibrante que fue Sosa y hoy es Suárez.

De hecho el período de Sosa lo marqué en 15 partidos (entre el año 89 y la previa del mundial 90) ya que desde 1991 hasta 1995 jugó varios otros y fue uno más del montón.

Considero que Forlán es muy importante para Uruguay -y los rivales-, domina varios aspectos del juego que otros desconocen, TIENE QUE SER SIEMPRE TITULAR y coincido con Tabárez que no hay otro como él en el plantel; no obstante, no considero que sea lo mejor que yo vi pasar por el seleccionado.

Tuvo participaciones fundamentales (penal en Quito para el 2-1 y asegurar el repechaje previo a Sudáfrica 2010, tiro libre contra Ghana para el empate en el mundial), no por eso puedo decir que fue lo más desequilibrante que vi.

De hecho Pablo Bengoechea también tuvo participaciones más que importantes en la selección (goles en las finales de 1987 y 1995) pero no lo convierten, tampoco, en lo más destacado que se haya puesto la camiseta celeste en los últimos 30 años.

Toto Schilachi fue bota y balón de oro en Italia 90 sin embargo, pasó al olvido al día siguiente de terminado el Mundial.

Oliver Khan fue balón de oro en el 2002 y también está años luz de ser el mejor jugador de la historia de Alemania; de hecho, ni siquiera será considerado el mejor golero de su historia.

Los títulos por sí solo no hacen más grande a un jugador, pero son una gran caricia. Mucho menos una distinción otorgada por una indumentaria deportiva como fue el premio que se llevó Forlán en Sudáfrica.

De todas formas, reitero, reconozco en Diego Forlan a un extraordinario jugador y evidentemente, está también, entre los mejores que vi ponerse la celeste.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑